Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El olvido de los cambios ambientales, la biodiversidad y la degradación del mar pueden convertir el Mediterráneo en una cloaca

29/02/2016 11:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El calentamiento global está produciendo tres graves alteraciones en el Mediterráneo: aumento de la salinidad, del nivel del mar y de la temperatura del agua. Sus posibles consecuencias para 2099 se predicen nefastas para el medio ambiente

Pero desde principios del siglo XXI los niveles en el Mediterráneo han recobrado el ritmo de aumento y parecen acelerarse. Así lo demuestran los resultados actualizados de la segunda edición del libro Cambio Climático en el Mediterráneo Español.y  eso se ha acentuado en los últmos años.

Los datos climáticos de 1943 a 2008 a través de un sistema de observación marino único en España y pionero en Europa, confirman que el Mediterráneo se está calentando. También se incrementa su salinidad, y se acelera el aumento del nivel del mar, que desde el siglo XIX ya ha subido unos 20 centímetros

Un estudio de Puertos del Estado avisa de que la temperatura del agua aumentará 2, 5 grados y el nivel del mar subirá hasta 16 centímetros a finales de este siglo

El calentamiento global está produciendo en los últimos años tres importantes alteraciones en el Mediterráneo: el aumento de la salinidad, del nivel del mar y de la temperatura del agua. El organismo Puertos del Estado ha publicado recientemente un estudio que analiza la evolución de estas variables entre los años 2000 y 2099 y sus posibles consecuencias para el medio ambiente.

Los resultados muestran que la temperatura superficial del Mare Nostrum aumentará 2, 5 grados, pasando de los 19, 3º de media en el año 2000, a 21, 8º a finales de siglo, en el supuesto de que se cumplan los pronósticos más pesimistas de emisiones de gases de efecto invernadero. La investigación alerta sobre los riesgos ecológicos que estas alteraciones pueden ocasionar en los ecosistemas marinos de la zona, que también afectarían de manera indirecta a actividades como la pesca.

El aumento de la temperatura tiene un efecto directo en las praderas de posidonia, una planta acuática endémica del Mediterráneo muy sensible a los cambios ambientales. La Región de Murcia cuenta con 11.000 hectáreas de estos 'bosques' marinos distribuidos a lo largo de toda la costa. Las formaciones mejor conservadas se encuentran frente a La Manga, Calblanque y Calarreona

Sin embargo, “durante los últimos años que se han añadido al estudio a partir del 2005 el aumento de las temperaturas ha sido algo  más suave que a finales del siglo XX, cuando las temperaturas del mar subieron mucho”, señalan los ecólogos, quienes insisten en la necesidad de estudiar series de datos amplias para demostrar el impacto del cambio climático en el Mediterráneo.

Los cambios que se producen en las temperaturas no sólo se deben a los efectos del cambio climático, sino también a cambios atmosféricos naturales y “normales”. Y a la degradación del Mediterráneo debido a la industrialización de toda la cuenca que vierte sus aguas más negras con residuos industriales a ese mar que es una laguna. Francia, España, Italia y diez de los 16 países que tienen sus puertos e industrias abiertos a ese mar no cuidan para nada del medioambiente. Está además el factor del petróleo cuyos barcos limpian fondos en sus aguas para ahorrarse un montón de dinero. El Mediterráneo es una cloaca como los mares interiores de muchos países no sólo europeos sino asiáticos, véase los mares de Rusia.

Arnaldo Marín, profesor de Ecología de la Universidad de Murcia, explica que la importancia de la posidonia radica en que aporta grandes cantidades de materia orgánica que sirven de alimento para peces de interés alimenticio; contribuye a proteger de la erosión la línea de costa y a mantener la playa más limpia. También destaca que estas praderas liberan una gran cantidad de oxígeno y son un potente sumidero de dióxido de carbono. Marín indica que otras consecuencias del calentamiento del agua son la proliferación de medusas y la entrada de especies tropicales, que desestabilizan el ecosistema y lo hacen más vulnerable.

Bajo el título 'Mediterráneo: más cálido y más salino', el informe realizado por los técnicos de Puertos del Estado pone de relieve que el incremento del nivel del mar se irá intensificando a lo largo del siglo XXI por dos factores fundamentales: la fusión de los hielos continentales, localizados en Groenlandia, la Antártida y los glaciares de las grandes cordilleras de todo el mundo, que aportarían una importante cantidad de agua dulce a los océanos, y la dilatación térmica del volumen del agua a causa de la disminución de la densidad por el aumento de la temperatura. La estimación es de un ritmo de crecimiento de hasta 1, 6 centímetros por década, lo que daría lugar a un máximo de 16 centímetros durante este siglo.

La subida del nivel del mar puede provocar averías importantes en las infraestructuras portuarias, para las que el informe recomienda un proceso de adaptación y de reordenación en todo el litoral. Además, destaca que el estudio del clima marino y la estimación de su evolución son «fundamentales para poder anticipar sus posibles consecuencias y minimizar los daños que ello provocaría».

Simulaciones climáticas por ordenador

La salinidad superficial también es uno de los valores que experimenta una variación significativa, al observarse un incremento «prácticamente generalizado en todo el Mediterráneo vinculado al aumento de evaporación en toda la zona», señala el informe.

Las conclusiones del análisis se basan en simulaciones climáticas realizadas por ordenador del comportamiento de las aguas del Mediterráneo, bajo unas determinadas hipótesis atmosféricas ocasionadas por los efectos del cambio climático. Estas simulaciones hacen una reconstrucción del periodo 1970-1999 y lo compara con los valores reales producidos durante esas décadas, así como una prospección de lo que puede suceder a lo largo del siglo XXI.

Para obtener los resultados, los técnicos de Puertos del Estado han utilizado un supercomputador, una máquina diseñada para procesar enormes cantidades de información en poco tiempo, y han contado con la colaboración del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados (Imedea) de Baleares y la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

El estudio se ha realizado bajo la hipótesis de un escenario climático futuro en el que se tienen en cuenta variables como la evolución socioeconómica del planeta y las posibles medidas que adoptan los gobiernos para minimizar las consecuencias del calentamiento global. En particular, el informe ha tenido en cuenta el denominado escenario A2 descrito por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC, por sus siglas en inglés), el organismo encargado de revisar y evaluar toda la información científica, técnica y socioeconómica relevante para el mejor conocimiento de los efectos del calentamiento global.

Este escenario es el más pesimista medioambientalmente y se basa en la posibilidad de que se produzca, en las próximas décadas, una alta cantidad de emisiones de gases de efecto invernadero, así como un crecimiento constante de la población y un cambio a las fuentes de energía verde más lento.

Así, por ejemplo, el A1B es menos extremo y estima un rápido aumento de las emisiones globales de CO2 en la primera mitad del siglo XXI, para llegar a un máximo alrededor de 2050 y disminuir posteriormente, con un mayor balance entre el uso de las energías fósiles y renovables.

El análisis de la temperatura y la salinidad en el Mediterráneo se ha realizado a distintas profundidades (de 0 a 150 metros, de 150 a 600 y de 600 hasta el fondo) y por zonas (golfo de León, mar Adriático, mar Egeo y Levante). El promedio realizado de los últimos 30 años del siglo XX muestra que la temperatura superficial del mar aumenta a medida que se acerca al Sureste, variando de los 16 grados de media en el golfo de León (situado frente al litoral de las regiones meridionales de Francia) y norte de los mares Adriático y Egeo, hasta los 21 en el entorno de las costas de Egipto, Israel y Líbano. De este modo, en caso de cumplirse las emisiones de gases de efecto invernadero pronosticadas para el siglo XXI, se pasaría de los 19, 3 grados de media en 2000, a 21, 8 en 2099.

Los cálculos muestran que las tendencias de temperatura son a ir aumentando en toda la cuenca mediterránea, con valores superiores a las dos centésimas (0, 02 grados) al año. En concreto, el estudio resalta que «la serie de temperaturas medias mensuales y anuales desde 1960 a 2099 para el conjunto del mar Mediterráneo muestra un aumento constante, al tiempo que se evidencia una aceleración del proceso a partir del año 2000»

El nivel del Mare Nostrum sigue subiendo y los paises ribereños quedarán a su merced

.

En lo que respecta a la salinidad superficial, para la que se utiliza como unidad de medida el psu (de las siglas en inglés 'practical salinity unit', unidad práctica de salinidad), que equivale a un gramo de sal disuelto en un litro de agua, el informe observa un incremento gradual cuanto más al este, de acuerdo a los resultados simulados para el periodo 1970-1999. Así, se pasa de 36 psu en el mar de Alborán, la parte más occidental del Mediterráneo, a 39 al sur de Turquía.

Además se aprecia un gran aporte de agua más dulce procedente del mar Negro en aguas del Egeo, junto con la de los principales ríos de la cuenca mediterránea, como el Ródano (Suiza y Francia), Po (Italia) y Ebro (España). De acuerdo a las hipótesis barajadas para el siglo XXI, la salinidad del norte del mar Egeo aumentaría de manera considerable. La causa sería el menor aporte de agua del mar Negro.

El informe apunta que, como conclusión del análisis realizado a distintas profundidades y zonas, «se constata un mayor incremento de la temperatura en la capa superficial, mientras que el comportamiento de la salinidad es más dispar y depende de las regiones estudiadas».

También incide en que los cambios en la salinidad y temperatura del mar «se traducen automáticamente en variaciones en la densidad», lo que influye en las corrientes. Las aguas más densas en las capas superficiales, debido a que son más frías o contienen más sal, tienden a hundirse hacia los niveles más profundos, mientras que las más cálidas y menos salinas ascienden. Este proceso se denomina circulación termohalina. El estudio apunta que los cambios de densidad que se producirán a lo largo de las próximas décadas alterarán esta circulación y, como consecuencia, variará el nivel del mar a escala local.

En la simulación analizada, los investigadores observan que las aguas tienden a hundirse menos en las zonas en las que tradicionalmente lo hacían en mayor proporción; todo debido a las alteraciones provocadas por el cambio climático, lo que modificaría sustancialmente el patrón de circulación de las masas de agua.

Los cambios de densidad del agua también dan lugar al denominado 'efecto estérico': la contracción o dilatación de la columna de agua. El informe indica que de los resultados obtenidos, «se desprende que en el conjunto del Mediterráneo la columna de agua se contraería a lo largo del siglo XXI, puesto que la contracción debida al aumento de salinidad sobrepasaría la dilatación por el aumento de temperatura».

A este descenso del nivel del mar provocado por los cambios de densidad, habría que añadirle el efecto de la presión, así como todos los litros de agua que van a parar a los océanos debido al deshielo de los casquetes polares y los glaciares de Groenlandia, que se calcula que puede suponer una subida del nivel del mar de entre 0, 4 y 2 centímetros por década.

Por tanto, de acuerdo a todos estos datos, el balance final sería de un aumento del nivel del mar Mediterráneo de entre 0 y 1, 6 centímetros como máximo por década de media, siempre y cuando se cumplan las perspectivas más pesimistas del cambio climático.

En general, se trataría de unos valores inferiores a los estimados a nivel global por el IPCC que prevé un aumento de 18 a 59 centímetros para el año 2090 si no se toman medidas desde los gobiernos. No obstante, muchos científicos califican esta previsión como «muy optimista» y señalan que se podría incluso alcanzar el metro con respecto a las cifras de 1990..

Lo que el ser humano ya no puede evitar

En la capa superficial del mar la temperatura ha subido a lo largo del siglo XX a un nivel similar al del aire, es decir de unos 0, 7 ó 0, 8 ºC. “Vamos a un ritmo de ascenso de casi un grado por siglo pero no se puede extrapolar para el siglo XXI, porque depende de lo que hagan los seres humanos y no responde sólo a las leyes de la naturaleza”, concretan los expertos.

Aún en el caso de que los humanos emitan menos CO2 a la atmósfera durante este siglo, los países emergentes reduzcan sus emisiones, y la quema de combustibles fósiles baje y se promuevan las economías verdes, “a corto plazo, las temperaturas seguirán ascendiendo”, zanja el científico

.

“El clima de la Tierra tiene una cierta inercia. Aunque ahora mismo descendiéramos las emisiones de gases de efectos invernadero a los niveles de los años 90, durante los próximos 30 años el incremento de temperaturas y el del nivel del mar seguirían al mismo ritmo que si no se hiciera nada”, apunta el físico, quien añade, no obstante, que “el futuro está por escribirse, aún podemos arreglarlo”.

Los científicos su equipo pretenden continuar con la actualización año tras año de los datos climáticos en el Mediterráneo, y consolidar así el sistema de observación y monitorización. El siguiente paso será presentar un informe similar, pero “más multidisciplinar” y que incluya el estudio del impacto del cambio climático en los ecosistemas del Mediterráneo.

 

La bodiveridad del Mediterráneo además está "fuertemente amenazada" por la sobreexplotación, la pérdida de hábitats, la contaminación, la llegada de especies invasoras y el aumento de las temperaturas debido al cambio climático, según se desprende de un estudio realizado por científicos del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Según asegura la investigadora Marta Coll, "probablemente estas amenazas crecerán en un futuro, especialmente las asociadas al cambio climático y la degradación de hábitat".

 

El trabajo, forma parte del proyecto Censo de Vida Marina, constituido por una red global de investigadores que persigue caracterizar la biodiversidad de los océanos, así como su distribución y abundancia, con 25 zonas de estudio. Los investigadores del Censo han elaborado una tabla en la que se asignan diferentes puntuaciones según el grado de amenaza: el Mediterráneo resulta ser el ecosistema más amenazado, seguido de cerca por el Golfo de México y la plataforma continental de China.

 

El Mediterráneo es, además, la región con mayor número de especies invasoras, 637, aproximadamente un 4% de todas las que habitan la zona. La siguiente en la lista, la zona europea del Océano Atlántico, tiene 245. Los investigadores piensan que la mayoría de estas especies proceden del Mar Rojo y entraron al Mediterráneo a través del canal de Suez.

 

El trabajo también pone de manifiesto que el Mediterráneo es uno de los mares con más diversidad marina del planeta. De hecho, es el cuarto en la lista tras las aguas australianas, japonesas y chinas y cuenta con unas 17.000 especies marinas descritas hasta la fecha. Asimismo, tiene zonas de elevada concentración de especies con importancia ecológica, como el estrecho de Gibraltar, el Mar de Alborán, el mediterráneo español y la zona africana asociada, y el norte de los mares Adriático y Egeo. Estas regiones muestran también una alta concentración de especies en peligro, amenazadas y vulnerables.

 

Son cambios que siempre van a ocurrir; la atmósfera y los océanos son sistemas caóticos”, manifiesta unl experto.

 

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1585 noticias)
Visitas:
4154
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.