Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Ministros cesantes en busca de empleo

04/06/2018 06:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A pesar de la premura en el cambio de gobierno, los exministros volverán o bien a sus puestos de diputado o bien a sus antiguos trabajos como funcionarios públicos. Muchos ven en ello una posibilidad de recuperar su vida. Mientras tanto Sánchez activa al «gobierno en la sombra»

La sorpresiva victoria de la moción de censura que ha logrado Pedro Sánchez y el PSOE ha provocado que los altos cargos del gobierno de Mariano Rajoy, además de estar la mayor parte en estado de «shock», se hayan quedado, de un día para otro, sin trabajo.

La mayor parte con puesto de funcionario

Los más altos cargos del gobierno saliente, muchos ministros y todos los secretarios de estado, tienen puesto de funcionario, en excedencia mientras estuvieron en sus funciones ejecutivas, por lo que retornarán a la función pública.

El mismo Mariano Rajoy es registrador de la propiedad, puesto al que podría volver en caso de que no continúe como líder del PP, bien porque no lo desee o bien porque lo echen.

Ese «privilegio» permite que una vez que cesen como miembros del gobierno pueda reincorporarse al puesto de funcionario en el que estaban en excedencia, algo que no ocurre si quieren trabajar para una empresa privada.

En ese último caso, existe una incompatibilidad, por un tiempo, en el que no pueden hacerlo, por lo que reciben una compensación económica del Estado para que puedan tener unos ingresos mientras se cumple ese periodo.

Toda la cúpula del gobierno de Mariano Rajoy puede volver a la administración

Como ya hemos indicado, además de que Mariano Rajoy tiene su plaza ganada como registrador de la propiedad, muchos ministras y ministros también opositaron, habitualmente en lo que se conoce como cuerpos de élite de la administración.

Soraya Sáenz de Santamaría y Dolores de Cospedal con abogadas del estado, el cesante ministro de exteriores Alfonso Dastis es diplomático, Iñigo Méndez de Vigo es letrado del estado.

Ramón Escolano, breve ministro de Economía, y el ministro de Turismo, Álvaro Nadal, son economistas del estado. José Ignacio Zoido, ministro de Interior, es juez y el ministro de Justicia, Rafael Catalá, pertenece al cuerpo superior de administradores civiles del estado.

Entre los miembros del gobierno saliente, también son muchos los que además de ocupar un ministerio, son diputados del PP, por lo que podrán seguir ocupando su escaño.

No hay mal que por bien no venga

A pesar de que, en principio, que te echen sorpresivamente de tu trabajo, no es plato de gusto para nadie, muchos de los ministros y altos cargos del gobierno de Mariano Rajoy también son conscientes que van a recuperar su vida.

Entre los «afectados» también corre como la pólvora, una idea: ¡quiero vivir! El puesto de ministro o alto cargo del gobierno tiene un desempeño difícil muchas veces, ya que los horarios y la carga de trabajo a veces son difícilmente soportables.

Los compromisos laborales de la cúpula de la administración de Marino Rajoy también afectan, inclusive, a la esfera familiar, por lo que muchos añoran que el traspaso de poder se realice lo antes posible, de manera que también es tiempo, dicen muchos de ellos, de recuperar la esfera familiar y amical.

De hecho, alguna de las ministras del gobierno Rajoy, caso de Soraya Sáenz de Santamaría, ha tenido que aplicar, como ha compartido con los medios, la pedagogía familiar para explicar a su hijo de pocos años que ahora, con el cambio de gobierno, tendrán más tiempo para estar juntos.

Los ministros y ministras aceptan la derrota

Entre los altos cargos del gobierno del Partido Popular, el cambio de tornas se ha «metabolizado» bastante bien, y entienden que, en democracia, y más representativa como es la nuestra, son los diputados y diputadas los que ponen y quitan gobiernos.

De hecho, ya se ha hecho viral en internet, la conversación que mantuvo Juan Carlos Monedero, uno de los dirigentes de Podemos en la sombra, y la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, en la cual el primero le espetó “Me alegro mucho qué lo dejéis” a la vicepresidenta.

La dirigente del PP le explicó a Monedero, que eso era la democracia, y que entendía perfectamente que producto de la moción de censura con el voto mayoritario de los diputados, la Cámara haya retirado la confianza al gobierno al que pertenecía.

A pesar de que, en principio, que te echen sorpresivamente de tu trabajo, no es plato de gusto para nadie, muchos de los ministros y altos cargos del gobierno de Mariano Rajoy también son conscientes

Muchos ministros no vuelven a sus feudos

En el caso de Sáenz de Santamaría, existen rumores fundados sobre la posibilidad que vuelva a ser la portavoz del grupo parlamentario del PP, puesto que abandonó en el 2011, para convertirse en la «mano derecha» de Mariano Rajoy.

En el caso de la ministra de Defensa, ante su negativa a repetir como candidata en Castilla – La Mancha, parece que será promovida a encabezar al PP en el Parlamento Europeo, aunque la competición parece que va a estar reñida, ya que el mismo puesto lo codician otros dos exministros: Alfonso Dastis e Isabel García Tejerina.

Íñigo de la Serna, el único que engrosará las filas del INEM

El todavía ministro de Fomento en funciones, Íñigo de la Serna, Ingeniero de Caminos de 47 años, no tiene la calidad ni de funcionario ni de diputado, por lo que parece abocado a engrosar las filas del INEM.

Debido a ello, está sujeto a la Ley de Incompatibilidades, por lo que no puede desembarcar en la empresa privada hasta dentro de un tiempo. Debido a ello, y durante ese periodo, seguirá percibiendo el 80% del sueldo que cobraba como ministro.

Es otro de los ministros que ahora reflexiona si dar un giro a su vida, máxime cuando lleva desde 1999 ocupando cargos de representación política, por lo que todavía no se ha postulado como candidato a presidir Cantabria por el Partido Popular.

¿Y los nuevos ministros?

Tras la debacle Popular, el flamante presidente del gobierno, Pedro Sánchez, para evitar un vacío de poder, tendrá que nombrar a sus ministros, máxime cuando, por la premura de tiempo, no se podrá hacer un escrutinio sosegado.

La formación del gobierno tampoco parece sencilla, debido a la amalgama de formaciones políticas que han aupado a Sánchez a la máxima magistratura del Estado. Lo que ya sabemos, lo ha confirmado el propio Sánchez, es que su Ejecutivo será un gobierno paritario, con igual cantidad de hombres y de mujeres.

Posible presencia de independientes

Sería una posibilidad, y posiblemente una exigencia de los partidos políticos que lo han encumbrado, sobre todo por parte del PNV y de Podemos, aunque desde fuentes de Ferraz, se especula con la posibilidad de un gobierno monocolor.

Lo que ya se ha descartado, es un gobierno de coalición con Podemos, a pesar de que Pablo Iglesias Turrión, el líder de la formación morada, había apuntado esa posibilidad, tendiéndole la mano a Pedro Sánchez.

«Gabinete en la sombra»

A pesar de la premura, Pedro Sánchez, previendo un escenario en el cual se descabalgase del poder al PP, presentó, hace más de dos años y en Barcelona, su «gobierno en la sombra», un ejecutivo que entraría en funciones en caso de lograr el poder.

Entre los ministrables de aquel gobierno, se encontraban Jordi Sevilla para Economía, Josep Borrell en Exteriores, Patxi López para Regeneración Democrática, Margarita Robles en Justicia, Ángel Gabilondo en Educación, Meritxell Batet para Federalismo y el que fuera Consejero de Sanidad en el gobierno de Patxi López, Rafael Bengoa, en Sanidad.

El «núcleo duro» de Sánchez también tendrá responsabilidades

Son el grupo de fieles que no le ha abandonado nunca, ni cuando, por dos veces, se convirtió en un «cadáver político», por lo que todos ellos estarán incluidos en parcelas de poder del próximo ejecutivo, sean o no ministrables.

Tres de estos nombres son Cristina Narbona, actual presidenta del PSOE, Adriana Lastra, actual vicesecretaría general y José Luis Ábalos, secretario de organización. A estos nombres se podrían sumar inclusive personas que lucharon por la secretaría general contra Sánchez, como el diputado Patxi López.

Entre esos «nuevos valores» nos encontramos a Óscar Puente, actual portavoz del PSOE y máximo edil de Valladolid, Ander Gil, portavoz del PSOE en el Senado o Guillermo Fernández Vara, presidente de Extremadura, y que fue uno de los mayores críticos del próximo presidente del gobierno.

Fuente - El País / El Economista

Imagen - Partido Popular PP / Executive Forum España / PSOE 


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (191 noticias)
Visitas:
3039
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.