Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Nicolás y D.O, enmarrocados en una huelga tonta para anclar el comunismo

13/06/2018 17:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Así que este es un conflicto económico extraordinariamente tonto en el cual adentrarse

Aventis

 

Nos encontramos en una guerra comercial tonta, porque debemos reflexionar sobre la tramitación de nuestro perfil en actos fundamentales porque, podíamos estar expuestos al escarnio público y, más allá a las mentiras de un grupo de líderes que no les importa el verdadero ejercicio democrático.

Los razonamientos han sido engañosos, porque las primeras organizaciones políticas se han distanciado de las alianzas y, hoy el campo político solo trompetea para justificar cualquier realidad social. Lo que sí es cierto es que esta guerra de índole comercial esta motivada a cerrar las empresas y elevar las tazas de ciudadanos sin empleos, que tienen que migrar a otros países para enviar remesas a sus hijos que, en este caso, son menores de edad.

Donald Trump en su interés expansionista, viene gradualmente cerrando los anillos en las industrias, que se hacen menos competitivas y, la incapacidad profesional es otro ápice que observamos en la actualidad.

Todo debate, debe ser fructífero y tener una respuesta constante ante la problemática del país y no llevar las cosas a una zona de conflicto. Hemos recibido, una lección de la Unión Europea y España, la soberbia de los partidos de derecha escarbó los pensamientos de grandes filósofos y adecuaron los temarios socialistas a sus intereses para así tener una política monetaria de dominio hacia el mundo económico como constante, aunque, nunca lo ha sido, menos en un país comunista.

De esta manera, los países empobrecidos tienen mucho que perder y, en oportunidades sentirse traicionados. Porque las estadísticas, así lo determinan y los ajustes son necesarios. Los grupos familiares, deben ser atendidos por los programas del circuito electoral. El pueblo de elogios esta lleno y se debe permitir un acceso para estar bien.

Digamos, me parece que esto es realmente importante, estamos lidiando con países de verdad, principalmente con democracias. Los países de verdad tienen política de verdad. Tienen orgullo. A sus electores verdaderamente les disgusta Trump. Esto quiere decir que incluso si sus líderes quieren hacer concesiones, sus electores probablemente no lo permitirán. Pero, le agrada su manera de gobernar y esta reorganizando la economía estadounidense, esa es su tarea.

Pensemos en el caso de Canadá, un vecino pequeño y respetable que podría salir muy perjudicado de una guerra comercial con su enorme vecino. Se podría pensar que esto intimidaría a los canadienses mucho más fácilmente que a la Unión Europea, que es una superpotencia económica a la par que nosotros. Lo que sucede, que, en este tiempo, la corrupción y los militares se llevaron todo, bajo el símbolo del chantaje y la corruptela. Sin embargo, incluso si el gobierno de Trudeau estuviera inclinado a ceder (hasta ahora, los funcionarios de alto nivel como Chrystia Freeland suenan más molestos de lo que los habíamos escuchado antes), enfrentaría una enorme respuesta negativa de los electores canadienses por cualquier acto que se pudiera interpretar como sumisión ante el acosador vil que tienen de vecino.

Así que este es un conflicto económico extraordinariamente tonto en el cual adentrarse. La situación en esta guerra comercial no necesariamente se desarrollará en beneficio de Trump.

En los próximos años casi se triplicará el número de personas que accederán a la banca a través de dispositivos electrónicos, y esto está haciendo que la banca se transforme. Hacerlo o no, sugiere un escenario de vigencia o de desaparición.

Es por ello que no debemos dejar que el pesimismo económico se vuelva un velo que nos impida ver la ciudad competitiva en la que estamos: mientras nos sigamos dejando llevar por “espíritus animales” no podremos ver la realidad de nuestra economía y el gran futuro del desarrollo jalonado desde lo público con políticas públicas coherentes y dinamizadoras, fortaleciendo la acción de los diversos sectores empresariales apoyándose en la alianza con la academia y el desarrollo investigativo para ser más competitivo e innovador..

El organismo que rige el comercio mundial, FMI, publicó el quinto Examen de Políticas Comerciales de Colombia y América Latina, una evaluación a la que deben someterse periódicamente todos los Estados miembros de la entidad. Pero, Venezuela se resiste, aunque paga una cuota de participación y, simplemente es adversa que se descubra su realidad, la corrupción.

Lo que es de análisis, es el target de clientes y el manejo de las tarjetas de crédito, se vienen haciendo una visualización del comportamiento y de consumo financiero para ver los verdaderos costos de seguimiento por sectores, abrir un crédito, es una validación delicada y el valor del plástico se encuentra en ascenso.

¿A quién quiere engañar?, máxime cuando la apreciación del bolívar- dólar responde a los incrementos en los precios del petróleo y no a aumentos en la productividad de la economía. Nadie siembra y los parásitos mantenidos por el gobierno oficialista crece cada día más. ¿Un bolívar fuerte y soberano motiva a los exportadores a vender más? O, por el contrario, como ocurrió durante el reciente boom de precios del petróleo a exportar menos e importar más. Para perderse los alimentos en enormes contairnes y no ser vendidos a precios razonables entre el pueblo.

Una apreciación de la moneda local lleva a que los productores locales que venden al exterior reciban menos bolivares por cada dólar exportado.

El miedo ha sido el ganador de las elecciones recientemente ejecutadas en Venezuela, fue el centro de la narrativa que llevó a muchas personas a definir su voto, ahora, el miedo continúa siendo el protagonista frente a la decisión de extremos en la cual se encuentran los millones de venezolanos, aptos para votar, porque los simpatizantes de cada extremo temen que gane el opuesto, y los que están en el centro temen que gane alguno de los extremos.

El miedo y la polarización son características propias de países que han vivido conflictos prolongados

El miedo y la polarización son características propias de países que han vivido conflictos prolongados, como es el caso de Colombia y Venezuela; donde la población está dispuesta a ceder la libertad por ganar orden y seguridad; donde las ciudadanías del miedo se alimentan del temor imaginario a que se repitan las violencias vividas; donde la desconfianza impide creer que se puede evolucionar; donde los intereses individuales ganados por la minoría están por encima del bien común; donde hay una cultura de invisibilizar los verdaderos problemas y además naturalizarlos, y donde la falta de esperanza inmoviliza las acciones constructivas.

Las elecciones electorales. fue el mejor escenario para ratificar que los venezolanos, no solo tienen en sus manos la decisión de un voto para elegir un mandatario; sino la decisión más importante, que es tener la voluntad de dar el paso hacia la cultura del encuentro.

Colombia y Venezuela son países, que ha vivido en conflicto por más de cinco décadas y está permeado de una cultura de dualismo entre el bien y el mal, o entre estar a favor o en contra; aspecto que es visible en los diálogos cotidianos donde priman los juicios de valor que llevan a construir bandos, división y polarización; creando fronteras y posiciones que pareciesen irreconciliables. Venezuela, desde 1958 a la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez y Colombia, a raíz de la muerte brusca de Eliécer Gaitán.

El escenario de incertidumbre y desconcierto que dejaron los resultados de la primera vuelta de elecciones presidenciales en Colombia; también se tienen dos certezas; la primera que el miedo es el protagonista de la democracia en el país y que la visión dualista continúa alimentando la polarización.

Estas dos certezas en este escenario de incertidumbre son los síntomas ahora visibles de un país que está en proceso de comprender qué es construir paz.

La segunda certeza es que aún prima la polarización, ya que, aunque se propusieron nuevas posibilidades intermedias, que acogimos la cuarta parte de los votantes, fue evidente que no alcanzó para iniciar un camino sin extremos y desencuentros.

En palabras de Lederach, es movilizar la imaginación, elevar a un nuevo nivel las relaciones, suspender los juicios de valor al negarse a forzar historias artificiales e incluso sin fundamento que han llevado a la polarización social.

En Venezuela, Comprender estos resultados electorales a la presidencia de Nicolás Maduro Moros, con una mirada más allá de un voto debe permitir visualizar que la democracia no es solo un acto electoral, y que el socialismo es una doctrina de servicio al pueblo, es recuperar la capacidad de involucramiento de los votantes venezolanos y extranjeros para imaginar y generar iniciativas constructivas desde la ciudadanía para erradicar ciclos destructivos. De la misma sociedad, tal como lo planteaba Ernesto Guevara de La Serna y Fidel Alejandro Castro Ruz.

Es en pocas palabras atreverse a construir paz desde la acción y la vigilancia del estilo de gobernanza de quien resulte electo, para no permitir retrocesos en el camino ganado en la recuperación del valor de la vida. Es socialismo democrático del Siglo XXI.

Lo que hoy paradójicamente está dividiendo es lo que en esencia nos debería unir y es la paz; porque esta no tiene dueño político, es de todos y se hace entre todos. “La paz es un asunto humano y solo funciona si la sociedad entera la toma en sus manos o, de lo contrario, no es posible conseguirla” (Padre de Roux)

Una de las cosas más interesantes que han pasado después de la brutal represión del presidente Daniel Ortega a las protestas estudiantiles que dejaron al menos 46 muertos en Nicaragua, es el hecho de que muchos de los excompañeros de la revolución sandinista del actual mandatario –incluyendo su propio hermano– están diciendo que su régimen autoritario es insostenible.

Pero, tanto Maduro como Ortega no hicieron el giro político rápido.

Después de la elección de un gobierno democrático no sandinista en 1990, Humberto Ortega presidió la conversión del ejército sandinista en una institución profesional. Hoy, se describe a sí mismo como un centrista, y es vox pópuli en Nicaragua que está en contacto, tanto con su hermano como con la iglesia nicaragüense y empresarios que se oponen al régimen. Carlos Marx, quedo muy atrás, en el pasado, Vladimir Putin y Xi de China, lo entendieron bien y estos países de vientos comunistas elevaron alas hacia el nuevo orden económico.

En días recientes, casi 50 exguerrilleros y exfuncionarios sandinistas, incluida la comandante Mónica Baltodano, firmaron una declaración denunciando “el carácter sanguinario de la dictadura orteguista”. Otros exaltos funcionarios del gobierno sandinista, como Ernesto Cardenal, Luis Carrión, Víctor Hugo Tinoco y Sergio Ramírez, también desde hace mucho tiempo han denunciado al actual presidente por haberse convertido en un dictador como Somoza.

Y Maduro, va por el mismo camino.

Hemos logrado durante este tiempo ver todo tipo de alianzas, incluso las que se hacen por la puerta de atrás. No hay abrazos ni fotografías porque son recibidos como aliados vergonzantes. Huele a mermelada mientras juran luchar contra la corrupción pública y privada que se lleva billones de dólares de los venezolanos y nicaragüenses. Si aceptamos que la política es dinámica también tenemos que aceptar que es patética.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 n


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (734 noticias)
Visitas:
4327
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Empresarios
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.