Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Noruega, el acantilado de los socialistas y finiquitadores del comercio subterráneo

16
- +
25/08/2019 11:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Noruega, un dialogo cubierto de incertidumbres, arreglismo e inquietudes caballescas, Las respuestas es la misma, son todos de un solo sentir

Asidero

 

Existe un más allá de las palabras, de lo que decimos, lo que queremos, de nuestras expectativas y reflexiones, porque la realidad no nos necesita, es tan indiferente a nuestra voluntad como una gran carcajada, una mueca que se nos aparece antes de la siguiente noticia. Pero aquí estamos, entretenidos con una pancarta o decir que Maduro no sirve, pero, cobramos los bonos dados, mientras el contador macabro sigue su escalada hacia lo inaguantable. Necesitamos un canal de comunicación popular, porque ambos grupos, derecha e izquierda somos víctimas de los colectivos y bachaqueros, ellos, simplemente constituyen una maniobra de distracción en este enramado ideológico y partidista.

 Lo peor de toda esta hojarasca verbal que han vertido contra la campaña de la violencia derechista es que no sirven para nada, como los propios anuncios, como las medidas que tratan de proteger a las mujeres, niños y ancianos, pura falsedad, nepotismo y populismo. Lo peor de toda la cháchara es que es huera, que sus mentores sabían de su inutilidad antes de agitar el debate, que el propósito con el que comenzaron esa controversia era tan irrelevante como la propia operación publicitaria que siempre —siempre— tiene como único objetivo justificar cargos y sueldos y nunca, ayudar a las víctimas humanitarita, que somos nosotros.

Diputados felices y rostros repetidos, actrices y actores, que prestan su sonrisa a una causa que nada tiene que ver con la trivialidad de un spot, que la realidad es tan tozuda que da igual los caminos que tratemos de abrir para ocultarla. Solo les interesa su bienestar. Allí, tenemos el incendio de la Amazonia, vino Jair Bolssonaro y Mauricio Macri estimulando la quema de hectáreas para la minería y tener caminos a las represas de agua, trayendo israelíes y europeos, ¿Para qué? Allí están los resultados. Es igual en Venezuela, todos son iguales. No defiendo a izquierdistas y derechistas, todos tienen el mismo sentido del humor político

Ironía y juego de palabras en los dos siguientes ejemplos. Tumba del Marqués de Sade: «Si no viví más es porque no tuve tiempo». Y en la del músico Johann Sebastián Bach: «Desde aquí no se me ocurre ninguna fuga».

El marcador de esta realidad siniestra ya ha sobrepasado el millar desde que hay contabilidad de la muerte. Me da miedo escribir la cifra exacta porque puede que esta madrugada la aritmética sume y nos despertemos con el titular de otro crimen. Algo tiene que cambiar y no son los slóganes populistas de los  políticos de hoy, que sólo camuflan la realidad. No es eso. Hace falta más dinero, más medios, más juzgados contra la violencia, más casas de acogida, más implicación para que una mujer y hombre, (género), sepa que tras denunciar no tendrá que regresar a la cama que comparte con su asesino u vecino que ahora están contrariados por ideas partidistas o de religión. La verborrea de estos días ha sido un desatino más, juegos florales con los que tratamos de limpiar nuestra conciencia sobre la tumba de mujeres y jóvenes acribilladas(os).

La llegada de la conservadora Úrsula von der Leyen —confesa impulsora de las políticas verdes y de carácter social— a la presidencia de la Comisión Europea parece que va a tener consecuencias inmediatas para la descarbonización de la economía, porque su intención, ya reiteradamente anunciada, es promover de manera inmediata un ambiciosos plan de inversión pública-privada por importe de un billón de euros que involucraría al Banco Europeo de Inversiones.

Deseamos ideas concluyentes para el bienestar social

En Venezuela se habla es de devaluaciones, militares millonarios y ancianos sin medicamentos, como la red hospitalaria, bajos sueldos y todo dolarizado.

Por esa razón, es exigible que los agentes sociales vayan tomando nota y que los sindicatos defiendan con firmeza sus posiciones para que la transición sea efectivamente justa y para que en esa asignación de ayudas e inversiones se beneficie en mayor medida a los países con planes nacionales de transición energética y sociales más ambiciosos. Venezuela, figura a la cabeza en ese sentido. Los falsos socialistas la acabaron, Pero esa misma ambición es la que también marca la medida de los daños laborales, económicos y sociales causados. Deben ser procesados e ir detenidos.

Sin embargo, en la perspectiva de la ciudadanía tenemos la imagen de Noruega como la de un país con un alto nivel de eficacia en el desarrollo de las distintas funciones. Imagen que contrasta con la que los españoles tienen de España y los venezolanos de su país, hasta el punto que se han creado distintas palabras que tienen un contenido plenamente negativo, como es la chapuza nacional, la españolada… Probablemente sea mejor la imagen que tengan otros ciudadanos europeos de España, de la que tengan los propios españoles y los latinos y mexicanos de Venezuela

Ahora, a ver Barbados, República Dominicana quedo al olvido.

Si esta cadena de absolutos despropósitos con consecuencias gravísimas de pérdida de vidas en Venezuela, se hubiera desarrollado en España, me imagino la polvareda que se hubiera generado y no ya contra el funcionamiento de las instituciones, sino también contra la propia imagen del país. Debo decir que mi conocimiento de estos hechos viene de la lectura del libro de Andoni Unzalu «momentos estelares de la historia del socialismo» (que por cierto recomiendo) y se fundamenta en el propio informe del parlamento noruego. Creo que en demasiadas ocasiones el español actúa con un cierto complejo de inferioridad frente a lo que ocurre fuera. Este artículo pretende hacer ver que «las chapuzas nacionales» se dan en muchos sitios, vamos… «hasta en Noruega».

 

De verdad, ojalá nuestro presidente fuese un verdadero estratega en la economía, como lo es en la política, aprendió mucho de los Hezbola, yihadistas y de los cubanos. Los rusos son gente seria, trabajadores como los estadounidenses y chinos. Desean acoplarse en esto y ojalá arregle lo de los aranceles, un dinero por igual de ganancias.

 

Sin embargo, los que se encargan de ellos son en buena medida los sindicatos que representan a los trabajadores, que es a quienes le toca poner voz a las denuncias de las muchas desigualdades que sufre las mujeres y hombres en diferentes ámbitos laborales, desde empresas a instituciones. Así estamos en Venezuela, una desgracia por incompetentes sus funcionarios.


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1108 noticias)
Visitas:
49
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.