Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Para olvidar a Raquel (cuento)

24/08/2015 15:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Para olvidar a Raquel, Enrique Frutos decidió darle otro giro a su vida. Tenía que variar su forma de vestir, debía cambiar el coche y por supuesto olvidarse del pisito de alquiler donde ambos compartieron dos años de vida en común. Otra de las cosas que hizo fue tirar la alianza con la fecha en que se conocieron, y un día más tarde lanzó a un arroyo el reloj que ella le había obsequiado. Era de buena estampa, suizo legítimo, con su cronómetro y todo. Un tren cruzó a lo lejos como una exhalación cuando pensó que conservarlo le traería mal fario, le recordaría los momentos de dicha y desconcierto, así que de buena gana cambió a uno japonés, de cuarzo, digital. En su negra esfera, con implacable precisión marcaba los segundos, las décimas y centésimas. Pero le asustaba su maquinaria tan rigurosa como una guillotina en el instante exacto de zanjar una relación. Prefería mañanas en una playa de arenas negras, encuentros y desencuentros que habían ido configurando aquellos años, los asaderos en compañía de amigos comunes, la etapa de la universidad, la excitación ante el primer trabajo y la otra gente que también guiaba sus pasos por relojes como el suyo.

image No tuvo otro remedio que ponerle una pila alcalina para que siguiera latiendo. Pero todo fue en vano: una extraña inercia hizo que de nuevo su esfera se quedase inmóvil.

Solo volvió a andar el día en que realmente la olvidó: fue al verla besándose con su mejor amigo de infancia, al doblar la esquina de una calle del Madrid de los Austrias, él entraba y ellos salían de una taberna de la Cava Baja. Con toda la hipocresía que fue capaz de atesorar se detuvo para saludarlos, con la mayor frialdad posible les preguntó por su vida y por sus planes, y trató de mostrarse indiferente cuando supo que justo hacía un mes que habían vuelto de su viaje de luna de miel a Bali.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (916 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
1241
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.