Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Opinión: anacronismo estatal

17/03/2013 14:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image "La cultura del dejar hacer, dejar pasar: el entierro de la supervisión ".

Por J. MODESTO RODRIGUEZ

En un mundo turbulento, lleno de incertidumbre y venciendo crisi sucesivas, la República Dominicana ha librado su propia lucha para sobrevivir.Hemos ganado en infraestructura, desarrollo industrial, servicios, fundamentalmente en el turismo, bancario, etc., aunque sus retos siguen. Nos hemos insertado en las corrientes mudiales, y aunque sea con capitales y tecnologías prestadas, desde aquí, se han liberado exportaciones a los mercados internacionales, en un reconocimiento de la importancia de los mercados, de estar en el escenario internacional con nuestra canasta de oferta que dice "made in Dominican Republic". Lástima que esas divisas tengan un pobre impacto en la lucha contra la pobreza interna, porque los capitales, que son propiedad extranjera son expatriados. Ocurre con el turismo, con las zonas francas, el comercio, algunas empresas, sector bancario, que la mayoría desus accionistas son extranjeros.

EL PROBLEMA

Aquí, para entender un poco el tema, tenemos que dividir el enfoque en dos aspectos. El problema de los bajos sueldos, y el de la falta de supervisión que genera incumplimientos y afecta la eficiencia de los servicios básicos. Visto desde otra óptica, el país tiene grandes retos acumulado y pendientes de solución. El país ha tenido áreas exitosas, pero la mayoría pernanecen en crisis. Dentro de ellas, está la de los servicios básicos que deben prestarse a la población. Entusiasmados por las otras áreas de desarrollo, básicamente en infraestructura, nos hemos olvidado de "la gente". Es por ello, nos atrevemos a decir, que notando esta deficiencia en la anacronía estatal, hay aspirantes políticos que han levantado la bandera de "primero la gente". Y tienen razón. La materia prima de un país, después de la tierra, el agua, la naturaleza, es "la gente". Pero hemos permitido el crecimiento de la deuda social, como otras deudas económicas y de mercado.

Una de las anacronías que podemos señalar y que se alimenta increiblemente desde el Estado es la falta de supervisión. Nadie supervisa nada aquí. No hay organización y disciplinas eficientes y suficientes para que los servicios básicos que la gente necesita y espera, funcionen. Eso ocurre tanto en las áreas públicas como en los servicios privados: servicio telefónico, comercio, bancario, empresas, que terminan "victimizando" a lo usuarios porque no son supervisados y sus reglas se dejan sueltas como todo, en el mercado de ofertas.

SECTOR PÚBLICO

Si vamos al hospital público, con raras excepciones de personajes que son "especie en extinsión", el director o la directora, es un burócrata haragán de los que abundan en la administración pública, al igual que su supervisor inmediato en el ministerio, la dirección general o el instituto de que se trate . En muchos hospitales, que vamos a poner de ejemplo, por su impacto en la población, los ejecutivos, llegan a cualquier hora del día o faltan, ignorando que tienen bajo su responsabilidad, seres humanos quebrantados en cama. Nadie vigila la asistencia del médico a los consultorios, el número de asistencia a pacientes, el chequeo del interno en cama, etc. Esa falta de supervisión, afecta el funcionamiento de los hospitales en sentido general, con sus excepciones.Si los ejecutivos y profesionales descuidan sus responsabilidades y cumplimiento, eso se transmite por contagio a las áreas auxiliares, incluyendo las de mantenimiento.

CONTAGIO

Pero esa mecánica del "medalaganarismo", se replica en las escuelas y otras instituciones de servicio, por no mencionarlas a todas. Los empleados profesionales y de apoyo, cuando se le observa esta crisis, señalan lo del sueldo bajo, y tienen razón. Pero vamos a enfatizar en las necesidades del servicio a la gente. Hay áreas del servicio, donde los sueldos difícilmente alcancen para vivir, entonces, hay que levantar la conciencia de la "vocación", y sobre todo, cuando se manejan personas empobrecidas que se ven obligadas a buscar los servicios colectivos del Estado. Hay profesiones, oficios, servicios, mal pagados, y que a nadie le da para vivir.

Es el caso de la Policía, las Fuerzas Armadas. Todo el que se "alista" sabe que hay bajos salarios y pocas oportunidades económicas, luego fallar en la responsabilidad, no debe ser una excusa, sobre todo, porque a nadie se le obliga a "engancharse" . Sin embargo, los policías y militares deben ganar sueldos equivalentes a su responsabilidad . Por otro lado, médicos, maestros, agrónomos, enfermeras, bioanalistas, técnicos entre otros, hace tiempo que saben que sus profesiones no generan recursos suficientes para enfrentar la creciente inflación, pero todavía las universidades que están llenas de matriculados aspirando a convertirse a esas profesiones, y tendremos el círculo histórico de realizar huelgas para demandar entre otras reivindicaciones, el alza del sueldo. Debemos hacer una reingeniería y determinar nuestras necesidades de tener un profesional de determinadas áreas por habitante y estimular su formación sólo por unanecesidad de la demanda, y del mrcado laboral, de manera que podamos dignificar los sueldos que se pagan. Es posible que los gobiernos, comportándose como un "oportunista", aproveche la gran oferta de algunos profesionales para pagar poco. Podemos notar que los peor pagados, son las profesiones que más abundan.

Por otro lado, citamos el caso de las escuelas y en los hospitales, donde hemos tenido semanas de protestas y de suspensión de los servicios, el único mecanismo, que los gobiernos se han acostumbrado a responder en medio de las crisis. Con toda razón, los afectados han estado reclamando la revisión de sus sueldos, porque junto con el resto de la población, enfrentamos una inflación en escala donde han subido los bienes que se ofertan y los servicios, arrastrados por el impacto de una reforma fiscal.

No es un caso propio de la República Dominicana, sino de América Latina. Los gobiernos que contratan a los profesionales, no se ocupan de diseñar políticas administrativas que dignifiquen los sueldos.Los gobiernos, no quieren entender, que si las fuerzas y las condiciones económicas generan inflación, y quieren que se les pague los impuestos y los servicios básicos, tienen que permitir que la gente, los que tributan y consumen, ganen el dinero para hacerlo.

La dignificación de los sueldos es un aspecto de la anacronía de los servicios básicos estatales. Por otra parte, lo de la cultura del "dejar hacer, dejar pasar" que se ha anidado en el experimento democrático que vivimos, es un cáncer que afecta la administración pública y la hace más costosa, y deberíamos buscar los correctivos de lugar, pensando primero en dignificar al servidor público pagándole sueldos suficientes para luego, disciplinarlo, supervisarlo, medir su cumplimiento, su rendimiento, estimularlo, y con ello aseguramos mejores atenciones a la población que necesita de los servicios básicos en las instituciones gubernamentales, obligadas por demás por el régimen constitucional, y para lo cual se cobran los impuestos, bastante elevados por cierto. El reto, dignificar los sueldos y restablecer el rigor de la supervisión, desde arriba, hasta abajo, para que ganemos todos, los que ofrecen el servicio, pagado por el Estado y los que lo recibimos y necesitamos.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23815 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
233
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.