Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Opinión: Definir la identidad es un derecho.

14/10/2013 13:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Definir la identidad es un derecho.image

La República Dominicana como cualquier país que alberga personas extranjeras en su territorio, y sobre todo una extraordinaria inmigración ilegal no importa de qué origen, está en su derecho de aplicar una política de identificación y organización de la población no registrada, ya que lejos de las pasiones y los calificativos, es un asunto de seguridad nacional y de orden público, que ninguna instancia internacional le puede regatear.

Es el caso del paso que se ha dado a partir de una sentencia del Tribunal Constitucional, que dispone entre otras medidas, organizar la presencia de ilegales ya sean estos haitianos, chinos, cubanos, colombianos, rumanos, españoles, alemanes, rusos, judíos, árabes, quienes sean. Qué tiene de malo y de pecaminoso, y qué disposición internacional de derechos humanos se violenta con esto?. Incluso, desearíamos ver también otra sentencia que le ordene a las instancias de lugar que miles y miles de dominicanos que no tienen identidad, ni documentación y que también son "ilegales" como los haitianos y otros extranjeros no registrados, se les regularice su situación, para sacarlos de la "exclusión" de que son víctimas en este momento. Hay incluso ancianos que han fallecido sin su acta de nacimiento y sin cédula, siendo dominicanos. Miles de niños dominicanos no pueden ingresar a las escuelas por carecer de su acta de nacimiento, pero curiosamente esto no llama la atención de las ONG, s porque su negocio es con los haitianos.

Sin embargo, hemos sido acusados en un tribunal de derechos humanos por ascendentes de ilegales haitianos cuyos padres fueron traídos o que ingresaron al territorio sin identificación de su propio gobierno. Pero este fenómeno también puede registrarse con personas de otros orígenes que no disponen de documentos de identidad. En esa condición, son simplemente ilegales. Muchos han tenido hijos en el territorio, y han afectado por su propia ilegalidad a sus hijos. El caso más sobresaliente es el de los ilegales haitianos porque es más numerosa la población extranjera procedente de ese país y han estado más tiempo en el territorio, fundamentalmente en los campos de caña donde han nacido la mayoría de sus hijos. Una ilegalidad afecta a los descendientes, porque aunque una persona haya nacido en el territorio, si no puede demostrar quienes son sus progenitores, porque en tanto ilegales "no existen" en el Registro Civil, entonces son también perjudicados por el estatus de sus padres.El caso de Haití es muy especial, derivado de su propia constitución que prohíbe, hasta que sea modificada, la doble nacionalidad, lo cual es un impedimento -no racismo dominicano- para que sean identificados y dotados regularmente de documentos de identidad. Entonces, mentes "calenturientas", de personas irresponsables que se nutren del estatus de esos ilegales y que han hecho de la desgracia del pueblo haitiano que vive ilegalmente en nuestro territorio dominicano, una oportunidad de un negocio, recibiendo fondos internacionales a través de las llamadas ONG, s, mantienen a la República Dominicana en cuestionamiento y acusada de racista en instancias internacionales; y han hecho propaganda internacional con el tema de la discriminación y del racismo, sin ningún miramiento, sin prudencia, irresponsablemente, y han llegado a desafiar al Estado y a sus instituciones. !Vaya usted a saber!.

Por desidia de las autoridades nacionales, este fenómeno se ha convertido con el tiempo y por no hacer nada, en una bola de nieve con implicaciones internacionales, donde los razonamientos jurídicos de la República Dominicana no son comprendidos, ya que las decisiones de Migración y del tribunal Constitucional son vistas como actos racista contra el pueblo haitiano. Pero en la realidad, de lo que se trata es de organizar el desorden que se ha generado con una población "flotante" y en franco crecimiento, porque los hijos de los ilegales a su vez van teniendo hijos y se han convertido en una minoría presente pero "inexistente" en el marco del Registro Civil. Pero la medida, no es solo para haitianos, es para todo extranjero en esa condición. Entonces se ordena regularizar esta situación y el paso institucional es desacreditado con acusaciones aviesas e irresponsables. Es necesario saber quienes y cuántos, son las personas que nos acompañan y su estatus de legalidad, porque sin una documentación legal les es imposible participar del mercado, prepararse, ejercer una profesión, ser respetados como ciudadanos. Pero más aún, cualquier Estado tiene el deber y el derecho de saber quiénes o cómo se mueven sus habitantes dentro del territorio, quién y con qué derecho le puede regatear ese acto soberano a la República Dominicana, que da pasos agigantados para organizarse?.

Pero hay más, estamos frente a una ola creciente de delincuencia. No vamos a indicar ni a negar que están involucrados miembros de esa población flotante, porque no se han presentado las pruebas de lugar, pero sí por reportes de las propias autoridades hay muchos haitianos metidos en actos delictivos y en homicidios.

¿De qué manera van las autoridades a ubicar y sancionar a personas de cualquier nacionalidad que violen las leyes y cometan crímenes y homicidios, sin una regularización del Registro Civil que alcance a todos los habitantes?. Como vemos es algo más allá de una simple acusación de discriminación y racismo. Los Estados viven del cobro de los impuestos por las actividades de mercado y el consumo de sus ciudadanos. ¿Cómo una persona inexistente puede convertirse en un agente tributario?.¿Cómo puede ejercer sus derechos y reclamar a las instancias oficiales, sin identidad regular?. El sobresaliente jurista que ha ejercido como juez de los tribunales de la República, doctor Juan Manuel Castillo Pantaleón, entre sus explicaciones alrededor de la sentencia del Tribunal Constitucional ha dicho que es imposible permitir que en el futuro una minoría en crecimiento de ascendientes de extranjeros puedan intervenir y decidir cuestiones políticas en el país que nos afectarán o beneficiarán a todos y todas. Y como estas pinceladas, se podrían referir muchos otros ángulos sobre la necesidad de que cuantifiquemos, identifiquemos y tengamos una referencia de la población legal e ilegal que tenemos en el territorio, porque insistimos es una cuestión de Seguridad Nacional, un ejercicio al que tiene derecho y soberanía cualquier país del mundo.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23815 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
156
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.