Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Papeles Digitales:EL FACTOR "DANILO" EN EL AJEDREZ DE FERNÁNDEZ

18/03/2015 23:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El ex presidente tiene el reto de mantener unido y en el poder al PLD

image

Ser un líder, no tarea fácil, si alguien lo ha pensado. Es una carga alta de responsabilidad, y sobre todo cuando se es un referente universal en una formación política o en una asociación. Pensar por otros, ser creativo, audaz, oportuno, inteligente con el más notable coeficiente, y adoptar la decisión, sobre todo en medio de un clima de crisis, de desafíos, son de las tareas habituales que asumimos, tiene que enfrentar el líder en su cotidianidad.

Llevado esto a la vida política, es mucho más complicado.Lo que propone el líder, es usualmente aprobado aunque sea debatido. En el Partido de la Liberación Dominicana, -y es lo que se puede ver desde la calle- hay una encrucijada en la que se debe tomar una decisión con respecto a una exigencia que necesariamente no tiene toda la fuerza en el interior del partido, sino todo lo contrario "desde la calle". El PLD siempre ha sido un partido reservado en dejar que se conozca su vida interna, y poco influenciable por opiniones externas. Sus crisis interpartidarias, que las tiene, como toda formación donde hay muchas cabezas pensantes y diferentes opiniones y posiciones en la diversidad, las maneja con un método que le ha dado resultados: dentro de la casa. Apenas se filtra lo que allí ocurre y muchos han optado por llamarle la "logia morada".

Pero, no hay que estar adentro para advertir lo que allí ocurre con el tema de la "reelección presidencial", una agenda que no se discutía allí, porque era un partido antireeleccionista, hasta que Leonel Fernández trazó otra línea con varias reelecciones patrocinadas porsu partido.Con las reelecciones de Fernández, yael PLD no puede decir que "por principios" es un partido antireelecionista. Impedirle a Danilo que responda a un reclamo popular en ese sentido, sería un acto de injusticia partidaria.

Ahora la agenda de la "reelección presidencial" le es impuesta, "desde la calle". La opinión de los electores que han sido consultados por numerosas encuestas publicadas y guardadas, le dicen al PLD que tiene que quitar el " nudo gordiano" que introdujo en la Constitución del 2010 y que táxitamente prohibe reelecciones`presidenciales consecutivas.

El Comité Central y el Comité Político que presidente Leonel Fernández, tienen que juntarse y decidir si el PLD se queda con su propia decisión, o si le hace caso al pulso mayoritario de electores que piden que se le permita al presidente Danilo Medina optar en 2016 por un nuevo período y según las lecturas de los últimos sondeos, Medina sería el único, que de candidato presidencial, ganaría los próximos comicios en primera vuelta.Esas tendencias, esas señales claras, la opinión mayoritaria de la gente y lo que registran las encuestas, no es cualquier cosa, y mucho menos para voltear la cara.Un PLD discreto y autoritario en su interior, de repente se ve desafiado a tomar decisiones con estas "nuevas piezas" que han aparecido en su ajedrez, sobre todo en el juego que juega el expresidente Leonel Fernández.

Fernández no solo es un expresidente con vocación al retorno-preparó el escenario, Constitución incluida- para asegurarse el retorno en 2016.Es también presidente del PLD, y autorizado junto al secretario general a convocar los organismos decisorios, entre ellos el CC y CP. Pero además es uno de los aspirantes que corren detrás de la nominación presidencial, junto a otros compañeros de partido.De ahí que su protagonismo es más visible y determinante.

Aunque las encuestas le reconocen un potencial en el mercado electoral, si fuera el candidato presidencial, ellas dicen, que de una oscilación sobre el 30% y menos del 40%, manejando adversidades como una tasa de rechazo importante que no se mueve, cuestionado por muchos sectores por algunas decisiones en sus gobiernos, y ahora arrastrado a un escenario de incredulidad por un señalamiento de un exconvicto, deja tambaleante ese potencial. Hay que anotar sin embargo, que la salida de Fernández detrás dela candidatura peledeista es importante para el PLD, porque enerva pasiones y dinamiza la vida interior partidaria. Al finallas fuerzas enfrentadas, se posicionarán y terminarán negociando sus roles en el proceso.

Por otro lado, Leonel Fernández tiene la alta responsabilidad de por la vía de los organismos peledeístas "interpretar" la tendencia creciente de lo que dice el mercado elector y debatir con sus compañeros lo que conviene para preservar el poder.

Pero también tiene que, como es uno de los aspirantes con un diseño propio y estrategias grupales para alcanzar la nominación, manejar con prudencia, sus roles de presidente del PLD y de aspirante a la nominación presidencial, porque cualquier error, pudiera construir grietas en la unidad partidaria. Nadie le puede pedir a Leonel Fernández que renuncie a lo que entiende es " su oportunidad" y su derecho a competir por la nominación, sólo él tiene la palabra, de cómo seguir el juego y preservar su liderazgo y futuro político, sin que se le atribuya mañana la culpa de una derrota de su partido que le haga abandonar el poder.

Son variantes del juego que lo ha presentado la circunstancia, y para esos"imprevistos", para esos desafíos, es que el "líder", tiene que estar preparado, ser creativo y acomodarse a las corrientes favorables que le impidan " perderlo todo".Fernández tiene muchas fichas para mover, aun estando en "jaque", una de las movidas más decisivas en un juego de ajedrez. Puede presionar concesiones negociadas, y puede proponer, en caso de que se convenza de que "este no es su tiempo" para un regreso al poder ganar cuotas imortantes de poder para su equipo, digamos compartiendo un posible nuevo gobierno y asegurarse no ser molestado, en referencia a los señalamientos que andan en el ambiente.

El otro reto, es demostrarle al país que no es un político "egoista", ni "ambicioso", y que ama la unidad y la permanencia de su partido en el poder, y de paso disponer que " se rompa el nudo" constitucional que introdujo en la Constitución del 2010. Esta prohibición, recurrida en los discursos políticos como una " contribución a la democracia", visto desde las aspiraciones de todos los líderes, es válido, porque la reelección es un obstáculo a las aspiraciones de los otros.

Pero aquí tenemos otra variante del juego. La opinión del pueblo es que esa artimaña lograda desde la Constitución de la República, no es de su interés.

"El factor Medina" es una jugada difícil para Fernández, porque podría obligarle a tomar decisiones, tragando su propia saliva.Y lo expone a dejar al desnudo lo que son virtudes y miserias que adornan su personalidad y su condición de líder del PLD.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
435
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.