Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Paples digitales: Entre los límites de las libertades

13/02/2015 17:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Abuso de la libertad de expresión

imageVoltaire

Definitivamente expresarnos y hacerlo libremente es un derecho fundamental de los seres humanos y hasta de los animales. Los animales no tienen el don de hablar, pero tienen sus propios métodos. Solo los árboles y la maleza no sienten la necesidad de utilizar algún tipo de lenguaje para expresarse.

Esa necesidad de expresarnos se convierte en lenguaje y por el lenguaje nos expresamos:hablamos, escribimos, dibujamos, hacemos películas, y hasta "señas", y eso es un derecho que todos los seres humanos tenemos y que se nos debe respetar.

Voltaire, llamado el "filósofo de las luces", es reconocido en Francia y el mundo como uno de los defensores de la libertad de expresión y de la tolerancia.con su "Tratado de la Tolerancia", un referente textual del momento nos deja la lección de que "la tolerancia no ha provocado nunca una guerra civil; la intolerancia ha cubierto la tierra de matanzas".

Pero ambas, no siempre son observadas en las sociedades. Hay muchos países donde se defienden, pero se establecen reglas, límites para regular su ejercicio.

El ataque de intolerancia a la revista satírica Charlie Hebdo en Paris, Francia, atribuidoa musulmanes radicales molestos por las viñetas acerca del profeta Mahoma, con la muerte de 12 personas, ha sido interpretado como un atentado a la libertad de expresión, una de las más preciadas conquistas francesas, nos ha dejado como tarea que tenemos que seguir reflexionando y precisando sobre cómo y hasta dónde es posible ejercer el derecho a la libertad de expresión.

Evidentemente que el ataque a una revista satírica es una intolerancia y un atentado a la libertad de expresión; un ejercicio intimidante.

Ninguna religión y mucho menos extranjera, y sobre todo en un país laico como Francia, tiene derecho a dictar qué pueden publicar los medios y qué no.Pero también los medios tienen que entender que no todo es posible expresarlo y publicarlo. Si fuera así, tendríamos un caos universal.

La figura de censura, la autocensura, y las regulaciones, ha estado por siempre acompañando al ejercicio de la expresión con libertad. Se proteje de las incursiones, la intimidad y lo privado, y se exige consideración y respeto a los gobiernos y a las autoridades, y se convierte en "delito ycastigo" a las violaciones recurrentes.

Y es que a menos que usted esté preparado a sufrir las consecuencias, no todo se dice, no todo se expresa, no todo se publica, y la generalidad de los medios de comunicación masiva, los periodistas profesionales, lo saben. Es más lo que hay que callar, archivar, que lo que se publica, y los periodistas se autocensuran por preservar su vida, porque saben que si logran publicar algunoa temas comprometedores, aunque dispongan de las pruebas, su vida no estaría asegurada. Disponer de licencias, detítulos académicos, de micrófono, IBM o PC, lápiz y papel y del poder de escribir en un diario, de producir un programa de televisión o radio, de escribir un libro, no inviste de poderes especiales a ningún profesional a desbordarse.Por el contrario

, los códigos de ética, nos invitan a asumir mayores responsabilidades.

Los atacantes de la revista Francesa Charlie Hebdo, publicaron años atrás una viñeta de Mahona, y unos "vengadores", aparecieron años más tarde y mataron en nombre de mahoma, solo porque en el corán, está prohibido hacer eso con el profeta.

Pero es en el corán, y entre los que siguen esa fe; no en Francia, ni en ningún otro país, que es válida esta prohibición. Los musulmanes no tienen que decirle a los otros, lo que pueden publicar, porque no van a lograrlo. Esta vez, fue Charlie Hebdo, pero luego podrá ser otros tantos cientos de medios y periodistas, escritores, poetas, ensayistas, productores de contenido, quienes podrán publicar contenidos prohibidos en el corán, porque el corán es solo una religión de los musulmanes, no del mundo entero, y no todos estamos obligados a obedecer sus dictados. Aunque a manejarnos con consideración y respeto a quienes la profesan. Sin embaro, no podemos creer que una caricatura de algún líder de una una fe sea un irrespeto, y mucho menos que se tenga que matar y luego perder su vida, por un hecho, simple, que no "derrumba" ninguna creencia, que no la amenaza, ni la disminuye, ni le roba adeptos; porque detrás de una viñeta, dudamos que surja una nueva religión que compita con la musulmana, la católica, la cristiana, cual que sea.

Más sobre

Advertimos claramente que lo de Charlie Hebdo, no fue una simple venganza religiosa, sino la intolerancia de unos asesinos descarnados y endemoniados, que lejos de ayudar, le han mucho daño a su religión y a sus seguidores, que pueden ser víctimas en los países de la "islamofobia", como ha estado ocurriendo y los gobiernos han tenido que intervenir para evitar el caos, la confrontación.

Pocos seguidores de religiones han actuado con tanta violencia, hasta matar, por publicaciones que en su efecto, no disminuye la fe de los creyentes, por tanto estamos frente a una intolerancia salvaje. Solo es posible recordar a los romanos que mataban cristianos, más que por defender una religión, por asuntos políticos, porque vieron en las denuncias y verdades cristianas una amenaza al régimen, comenzando por el mismo Jesus el que llegó a ser "Cristo". Luego la Iglesia Católica, en otro ejercicio de intolerancia, matando con sus cruzadas a los inconversos, mediante la "inquisición", un error del que tendrá que arrepentirse.La inquisición le arrojó más seguidores al catolicismo?.

El mundo está lleno de contradicciones religiosas, políticas, raciales, que son los detonantes más recurrentes que despiertan la bestia que en su interior tienen los seres humanos.

Matar por lo que se cree, o por lo que se diga, por lo que se publique son ejercicios de salvajismo e intolerancia, que la humanidad tiene que superar por su propia supervivencia.

SIN EMBARGO, LOS LÍMITES

En anterior artículo recreamos lo reiterado hace tiempo de que el ejercicio del derecho a expresarse, no da licencia para abusar de ese derecho. Todo tiene límites, incluso las libertades. Vivimos culturalmente entre los límites de la tolerancia y la intolerancia. Movernos entre esos límites es un "arte", una prudencia que tenemos que construir y ejercer, como una religión.

Es por ello que los países han tenido que regular el ejercicio de la libertad de expresión a través de leyes, normas especiales, códigos, reglamentos y controles en las constituciones de los países.

Porque todos tenemos tendencia a fanatizarnos hasta en el reclamo y el uso de esas libertades, descuidando el hecho de que podemos violentar los derechos del "otro"; caemos en excesos, provocamos, herimos, contradecimos en ese ejercicio y desatamos furias ocultas, sentimientos de venganza y crímenes.

Los periodistas, locutores, poetas, cantantes, escritores, dibujantes, actores, directores de cine y de teatro, y hasta simples vecinos estamos expuestos a herir con lo que expresamos, escribimos, exponemos.

El papa Francisco, consultado sobre lo ocurrido en Charlie Hebdo, que no es nuevo, a pesar de lo lamentablemente sangriento, respondió:Si el doctor Gasbari dice una mala palabra de mi mamá, puede esperarse un puñetazo".!Es normal!".

Pero de inmediato agregó que "matar en nombre de Dios es una aberración"."No se puede provocar", agregó, según expuso el periódico español "El País", en su edición del 16 de enero 2015.

Más adelante el papa Francisco enfocó el tema de la libertad de expresión y de la libertad religiosa.Ambos derechos, son humanos, coincide el Papa Francisco.

Pero se planteó hasta dónde se puede llegar con el ejercicio de esas libertades?.

Textualmente, sobre la libertad de expresión razonó "cada persona no solo tiene la libertad, sino la obligación de decir lo que piensa para apoyar el bien común, pero sin ofender, porque es cierto que no se puede reaccionar con violencia, pero si el doctor Gasbarri(organizador de los viajes papales), que es un gran amigo, dice una grosería contra mi mamá, le espera un puñetazo. No se puede provocar, no se puede insultar la fe de los demás. Hay mucha gente que habla mal, que se burla de la religión de los demás. Estas persons provocan y puede suceder lo que le sucedería al doctor Gasbarri si dijera algo ontra mi mamá. Hay un límite, cada religión tine dignidad, cada religión que respete la vida humana, la persona humana....Yo no puedo burlarme de ella. Y este es el límite. Puse este ejemplo del límite para decir que en la libertad de expresión hay límites como en el ejemplo de mi mamá".


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
401
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.