Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

El parasitismo social en la historia

06/06/2016 04:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En el siglo XXI, se ha llegado a la conclusión equivocada de que el parasitismo social es algo nuevo, derivado del Estado del Bienestar, o una escusa que se inventaron los soviéticos para reprimir a sus enemigos

En el siglo XXI, se ha llegado a la conclusión equivocada de que el parasitismo social es algo nuevo, derivado del Estado del Bienestar, o una escusa que se inventaron los soviéticos para reprimir a sus enemigos.

A esta perversión de la realidad se han sumado los neoliberales, poniendo en boca de Milton Friedman, su ejemplo del "free rider" o gorrón, generado por las ayudas sociales o el subsidio para los desempleados.

Es cierto que en distintas etapas de la historia reciente, en algunos países se han dado brotes de rechazo social en los que se ha usado la palabra parásito para referirse a aquellos que no "producían" a la vez que se beneficiaban de la sociedad.

Los anticomunistas, han hecho mucho hincapié en hablar de la Unión Soviética, recurriendo incluso a la Internacional, cuando habla de los parásitos, en referencia a los terratenientes, desviando de forma "maliciosa" la referencia, hacia la aristocracia y a la burguesía rentista.

En los tiempos de la Alemania nazi, se consideraba parásitos sociales a los discapacitados, a los enfermos mentales y a los judíos.

Y la referencia a los judíos en Alemania proviene de la obra de un católico llamado Martín Lutero, padre del antisemitismo alemán y autor de "Junden und ihrem Lügen" (Sobre los judíos y sus mentiras 1.543).

Y es ese "glorioso" padre de la iglesia alemana, ese católico ejemplar, el que llamaba a quemar la Torá, a incendiar las sinagogas, a prohibir la prédica de los rabinos, incendiar sus casa y confiscar sus bienes.

Y fue ese santo varón el padre intelectual del Holocausto, que los nacionalistas alemanes consumaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Pero volvamos al parasitismo social, que efectivamente han practicado muchos pueblos a lo largo de la historia de la humanidad.

Si nos remontamos a los orígenes del hombre, es muy probable que los Neandertales "parasitaran" a los Cromañones, debido a su bajo nivel de desarrollo cerebral y sus deficiencias a la hora de hablar.

Las setas son unos buenos parásitos

El parasitismo social, lo practicaron numerosas tribus desde entonces, ya que algunas de ellas alcanzaron niveles de desarrollo que les permitían crear "excedentes de producción" que podían intercambiar con otras tribus.

Esto permitió la aparición de las especializaciones, es decir, unos elaboraban herramientas y otros se dedicaban a la agricultura, los agricultores cambiaban el grano por herramientas, los neandertales picaban la piedra y los cromañones elaboraban la harina.

La domesticación de los animales dio paso al pastoreo y a la especialización de algunas tribus, entre las que sin lugar a dudas estaban los ancestros que reivindican los judíos, las tribus de Oriente Medio, que no llegaron a construir comunidades de tribus y entre las que se encontraban los fenicios y las tribus semitas.

Los primeros se dedicaron al comercio y los segundos al pastoreo de rebaños y de paso a la usura como prestamistas.

Con el paso de los años, Europa va a conocer a muchos otros pueblos que parasitan su sociedades, pero al que resulta más fácil identificar es al pueblo gitano.

Luego cuando hablamos de parasitismo social respecto a un pueblo o religión, conviene establecer que no se trata de parasitismo económico, se trata de beneficiarse de una sociedad más desarrollada,  sin que nada cambie para quien la parasita.

Las orquídeas parasitarias, se desarrollan adheridas a cualquier árbol que les facilite los nutrientes necesarios para vivir, sin aportar nada a cambio y sin cambiar nada.

No sólo los judíos han sido un pueblo parasitario de las sociedades en las han vivido y en muchas de las cuales fueron expulsados, otras muchas tribus, han practicado el parasitismo social con menor repercusión histórica.

Se acerca a occidente una nueva ola de parasitismo social y habrá que evitar la repetición de la historia, los musulmanes al igual que los judíos, hacen uso de una lengua religiosa que les es común y que desconocen los pueblos que parasitan.

De su integración depende el éxito del mestizaje, la discriminación y la no integración son una bomba de relojería, de la que Europa conserva una trágica memoria.

 

 

@ordosgonzalo

 

gonzalo   alvarez-lago  garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1313 noticias)
Visitas:
5320
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.