×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Américo ValadezMiembro desde: 04/07/09

Américo Valadez

http://www.worldphoto.org/profile/92955/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    607.223
  • Publicadas
    79
  • Puntos
    0
Veces compartidas
143
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
12/02/2022

La nueva guerra moderna.- Maryland: "Llegue a pie - Regrese en su A…"

La nueva guerra moderna.- Maryland: "Llegue a pie - Regrese en su A…".

Por Américo Valadez.

Volaba con un viento a favor y helado. Abajo, se veía el espejo de agua de una bahia. Aguda en su extremo norte y poblada de islotes, algunos colmados de basura. Tanta, que parecían estar hechos de ella, a más de una minúscula tierra firme.

Debía tener cuidado aquí en este punto, existía una escuela naval al oeste, que pese a ser una ruina, aun operaba su radar, así como el pendiente de sus cámaras de espectro infrarojo de sus vigías autómatas.

 

Era raro decirlo, pero las tornas de la guerra habían cambiado desde muy entrado el siglo XXI. Si en el mismo período de tiempo la guerra romántica terminó a principios del s.XX, en este milenio que aun es jóven, la guerra táctica, la dichosa guerra presencial entre seres humanos había muerto, hacía mucho que estaba enterrada, siendo ya un cadaver putrefacto al momento de hacerlo.

Ahora, la lucha armada era de tres tipos de frentes:

La primera, era la guerra psicológica. El esparcir rumores de enfermedades genéticas en un país enemigo o en productos procedentes de esa nación contraria dentro de su misma patria, equivale a que ese contrario decaiga su economía, y que sus empresas entraran en quiebra. Aquí gana el que tenga mejor instrumentación propagantística y más influencia en los medios. ¡Claro! Con provecho financiero para jefes militares involucrados. Sus batallas y zafaranchos con las consabidas glorias o derrotas que con llevan dichas artes militares, es en el frente bursatil (que es el segundo tipo de guerra librada entre naciones). El adquirir o vender acciones de empresas nacionales o del país deligerante, equivale a ganar o ceder territorios conquistados o liberados. Es el pan de cada día y sin disparar una sola bala, pudiendo sostener dos, tres, cuarto o más frentes a la vez. El ganar o perder riquezas a un país enemigo equivale a arruinarlo, ya que los dividendos anuales emigrarían al país vencedor.

Hoy día, los grandes mágnates fituciarios presumén el galón dorado o el águila emblemática dentro del pozo de la bolsa de valores. Sin que ésto, no cueste sangre al enemigo o la suya priopia. Generales, brigadieres, coroneles y demás jefes milicianos, se han quitado la vida por mano propia al verse arruinados por sus contrarios. O quedar en el olvido, viviendo como miserales dentro de su propio país, sea éste vencedor o no.

Pero ésto, no significa que los ejércitos y las armas se les de el adiós definitivo.

¡Existen!

  1. Debe conservarse la ejemonía nacional y el balace del poder. Existen, pero con diferencia de ser máquinas autómatas. Tanques, cañones, aviones, submarinos, buques de guerra son controlados por sistemas de cómputo y vía satélite, a distancia. Sus efectivos humanos quedandando reducidos en expertos en informática, que van desde los troperos (hackers que son arrestados y se les conmuta la condena a cambio de espiar y sabotear los equipos bélicos y civiles del enemigo en momentos cruciales como una quinta columna), sub-oficiales (ex-jugadores profecionales de juegos de vidéo, que manipulan drónes terrestres, blindados, aéreos y marítimos, en consignas de patrullaje y ataques frontales dentro la defenza territorial), oficiales de primera línea (técnicos en informática que mantienen en capacidad óptima los sistemas de dichos drónes autómatas, o abordo de ellas cuando éstas son de un tamaño considetable), estado mayor (ingenieros o maestros de grado en sistemas e informática quienes diseñan y planifican la manofactura y práctica de dichas armas autómatas); y, por último, la planilla del estado mayor presidencial o monárquico (que como se dijo, son simples contables que bien no despegan su atención de los monitores financieros, así como de las grandes pantallas tácticas de los salones de juegos de guerra, o desde su piscina privada o en el hoyo 18 del campo de golf).

Se han civilizado los modernos togloditas con prácticas de uso corriente y civil.

El grueso de los efectivos de las fuerzas armadas quedó reducido a menos del 10%, limitándose a aumentar el número de miembros de la Guardia Nacional de cada nación, aumentando asíel número de las prácticas de adiestramiento, a dos o cuarto veces por mes. Así como, la automatización de las armas manuales para reconocimiento de objetivo amigo o enemigo; de balas teledirigidas a un blanco específico. Ahora las municiones dan vuelta en las esquinas y, literalmente, le pueden poner el nombre a una bala de a quien quieren eliminar por medio de una huella térmica característica de cada persona u objeto.

 

Douglas, sabía todo ésto (cualquiera que tuviera una cultura general actual y efímera lo sabía). Por lo que venía preparado.

 

*  *  *

La campañilla de la puerta de entrada sonó alegremente al entrar James. La vieja armería y desechos de guerra, era lo que necesitaría para su "vuelo" a Maryland.

En el mostrador, en forma de vitrina de espejo, se exhibía desde viejos mosquetes de la marca David Crooker, hasta el último modelo de fusiles de munición inteligente ruso de segunda generación i-Ak-2031-A. Pasando por todas las joyas de las armerías soviéticas, checoslovacas, alemanas, italianas, japonesas, españolas, americanas, rusas,   chinas, mexicanas, belgas…¡En fin!

Piezas nuevas, viejas o de segunda mano. De aquí o todo el mundo. En su mayoría, equipo deshechado de los polvorines militares, quienes modernizaron su armamento.

Extendiéndose a todo lo ancho de las paredes del lugar, imponentes anaqueles de madera guardaban armas largas, que van desde escopetas de caza de repetición, rifles y metralletas de uso civil; y piezas de índole ex-militares.

Incluso, en un sólo tablero-exhividor (el que quedaba al centro de todos éstos anaqueles), sólo se veían pistolas Magnum 358, Browing de 13 tiros, Cold Escuadra ca. 45, Thompson modelo 1924, un águila del descierto 9mm en el centro de éste… Y otras más o menos conocidas.

Más arriba de éstos, entre el techo de vetas de roble, astabanderas doradas alzaban estandartes de guerra de hoy y ayer. Piezas como banderolas del Afrikancourpks, el del batallón de San Blas, del de San Patricio, de los diferentes cuerpos de las huestes napoleónicas; de las divisiones de Raleit y Malboro. Así como banderas confederadas y federales de la guerra de seseción americana; de las correspondientes a las guerras de unificación de Garibaldi y Von Bismark; incluso, pequeños banderines, como pañuelos, iraneces y etarras; y una banderas cubana con los nombres autografiados por Castro, Cienfuegos, el "Ché"  y demás comandantes de la revolución. Así otros pabellones y lávaros de una o varias naciones y cuerpos armados de la historia.

El simbolismo puro del American's Way of Life en un local que pudo haber enorgullecido al  mismo General Grand o al propio Lord Almirante Nelsón (claro, para no decir que todo esto costaría con muchos: In God We is True!).

Ahí, un viejecillo instalado detraz del mostrador se esmeraba en limpiar un revolber Enfiel de la Armada Real Británica, se diriguió al recién llegado sin prestarle ni una sola mirada, diciéndole:

-¿Busca usted una buena arma de fuego para defender su hogar?…- Inquirió dando con más brío al limpia pipas entre los orificios del barríl del arma inglesa en su mano. Añadiendo:

-…¿O sólo busca problemas?- Al decir ésto, dejó su afanosa tarea, alsó la vista de manera inquisitiva, mientras alzaba la careta facial para tratar de ver al forastero que se alzaba frente de él.

Debe conservarse la ejemonía nacional y el balace del poder

-Quiero evitarlos.- Respondió rápidamente Douglas. -Pero tampoco busco armas de ninguna clase.

-Entonces, ¿qué busca aquí? ¡Soy sólo un mero hombre de negocios, y no tengo tiempo que perder para…!

-Soy cazador de tesoros de la antigüedad.- Dijo James como única forma de justificar lo siguiente: -Sé de buena fuente, sobre un galeón francés del siglo XVIII, hundido en…¡Eh…! Es mejor no decirlo hasta que…¿U-usted sabe? Hasta que lo pueda confirmar.

-La tienda de artículos deportivos y de exploración se encuentra en el próximo bloque…

-¡No, no! ¡No es eso! Me refiero a que en dicho lugar se encuentra vigilado por submarinos sánganos y otros drónes aéreos y terrestres. Y lo que sólo quiero es conseguir un par de contramedidas, sólo para distraerlos mientras me sambullo en la zona sin peligro de ser atacado por ellos.

-Es qué…¿Acaso es un espía?- Indagó el dueño del lugar.

-¡No lo soy. ¿O usted creé que si lo fuera, estaría viniendo a comprarlos en lugar de conseguilos por otros medios?- Razonando, Douglas, volvió al asunto: -¿Tiene las contramedidas?

-¡Hummm…! Tal vez las tenga en existencia o tal vez no lo tenga.

-¡Me urge consegir esos o otros aditamentos para mi empresa! Ya que me dejará buenos dividendos.

-¿Dividendos…?- Los ojos del anciano se encendieron de golpe, así como cobrarón fuerte tono en metálico sus palabras. -¡€$o$ rodu¢to$ ¢u$tan mu¥¢aro$, mi qurido ¥nob£€ $€ñor!-

-Usted ponga los ceros que hay que pagar y yo pondré la pasta para salvar dichos arillos.- Al decir ésto, James puso sobre el mostrador de vidrio y madera un tejo de oro sólido de más de diez kilogramos. Tejo, que extrajo del fondo de una laguna, al norte de la ciudad de México.

El anciano armero soltó el viejo revolber junto con el limpia pipas, para asísalvar la barra. Llegó volando a la puerta de la entrada de su local, y con un movimiento de la mano, la cerró totalmente:

-"¡Mía es la venganza, yo pagaré!: dijo el Señor".- Dió este sermón a manera de aprovación al precio pagado con ese oro de tan alta calidad. Completando la frase: -…¡Y mientras, el Señor lo hace, yo llenaré las formas legales de la compra con mucha creatividad!

Tomándolo del brazo, el dueño condujo afablemente a Douglas a la trastienda.

 

*  *  *

El posicionador GeoStar asido en su muñeca, le daba las últimas indicaciones táctiles de su situación actual que le había programado:

38° 50' 01.6” Norte  y77° 43' 33.1" Oeste.

 

-Lo primero, es localizar qué se localiza en dicha localización local [?].- Pero con este juego de palabras que se dijo sólo logró confundirse a si mismo, y las reeplanteó con un simple:

-¿Dónde estoy?- Mientras consultaba el aparatejo en su muñeca.

-¡Tres, ocho, cinco, cero, cero…! ¡Hummm…! Si, haber. ¡Uno, punto, seis…! Ahora, sigo al sur hasta…- El aparato empezó a sonar y vibrar vivamente en su muñeca, señalando así, el punto sobre el que se tornaba toda su atensión (pese a no saber aun por qué lo hacía).

-¡Ahí abajo…!

Ahí abajo, miró.

Y no vio nada.

Entonces, vió con su supervista infraroja, y lo que vió lo dejó de una pieza.

Lo que allá abajo se veía entre las aguas de la bahía era una enorme masa rojiza sin principio o fin. Casi lisa y uniforme, de no ser por algunas sombras que flotaban definidamente sobre esa mancha escarlata.

Eran diversos tipos de peces activos, restos estáticos y metálicos de autos, aviones, y barcos, hundidos desde hacía muchos años. Todos ellos, imágenes frías, abajo de la temperatura de esa gran área caliente.

Incluso, se ven unas extrañas sombras móviles de forma oval, zigzageántes; las cuales, exhibían un corazón al rojo vívo en su centro. ¡Eran submarinos nucleares del tipo sángano!

Submarinos no tripulados, provistos de una supercomputadora y un reactor nuclear (de ahí el foco al rojo vívo en su centro). Que, pese a ser de una fracción dimensional menor a sus predecesores tripulados, están armados hasta los dientes, con tubos lanza torpedos/cohétes propulsados por acetona sólida, draga-minas marinas autoreplicantes, tubos verticales lanza misiles mar-tierra de largo alcance; y dentro de un tubo horizontal empotrado en su cubierta superior, su As bajo la manga, un dróne caza mar-aire, de alas plegadisas, tan eficiente bajo y en la superficie del mar, como en el aire; también armado. Y otros pases mágicos que continente por debajo de dicha manga metálica.

(Continuará...)

Más recientes de Américo Valadez

Las Próximas Aventuras del Capitán Fece-Man (El Superhéroe Supervillano) VI

Las Próximas Aventuras del Capitán Fece-Man (El Superhéroe Supervillano) VI

Infinito tiempo finito: el Continuom Espacio-Tiempo.- Los recuerdos vívidos ya vividos: A merced de un Bucle Temporal 12/02/2022

Las Nuevas Aventuras del Capitán Face-Man (El Superhéroe sin Máscara)

Las Nuevas Aventuras del Capitán Face-Man (El Superhéroe sin Máscara)

Tercera Parte: Lucy-Lucky Vs. Sombrero-blanco. - Hombres sin Sombra y El Top Secret de Meryland Por Américo Valadez 02/10/2021

Mostrando: 1-5 de 58