×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

BolulianoMiembro desde: 12/09/12

Boluliano
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    49.197
  • Publicadas
    22
  • Puntos
    0
Veces compartidas
36
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
23/10/2012

El libro del que fuera niño de la calle en Marruecos, Muhammed Chukri, nos revela la triste realidad a la que se condena a tantos menores a causa de la miseria social, educativa y económica

Ofrecemos esta breve disertación sobre esta obra, como homenaje a todas las personas que están cayendo en la espiral de la pobreza a causa de la crisis económica fruto de la especulación y el capitalismo desencarnado.

El título del libro resume todo su contenido. Por un lado, “el pan”, el sustento o fundamento de la vida humana, significando las condiciones mínimas para la supervivencia que cualquier persona tiene por naturaleza. Por otro lado, “desnudo”. La desnudez es el lado íntimo del ser humano, aquel rincón de la existencia que jamás debe ser violado. El desnudo presenta una doble dimensión: Positiva, pues, la persona se demuestra tal cual, sin ocultar nada y mostrándose veraz. Y negativa, pues desnudarse implica, a veces, la transgresión de la dignidad (página 97).

El autor “se desnuda ante nosotros”, pretendiendo este doble sentido: contar la verdad de su vida, y denunciar así la denigración constante del hombre, que el mismo sufrió en sus carnes, dando voz a todos aquellos que por faltas de medios culturales no pueden denunciar su situación.

LA MASA DEL PAN

En este apartado resumimos de forma sucinta los ejes o contenidos principales de este libro que, a nuestro entender, podrían ser:

1. La vida humana como hilo que se va desentrañando poco a poco, cada día, con cada acontecimiento. Así, desgrana su vida como una concatenación de acontecimientos que desencadenan otros y va llevando a la persona hacia caminos insospechados por uno mismo.

2. La educación que, pese a parecernos -por ordinaria- algo intranscendente, la cultura, la posibilidad de una instrucción y unas normas de comportamiento y de conducta son básicas para un niño que pilota la nave de su vida y que despega en la pubertad hacia la madurez. La desorientación, la falta de recursos humanos, de expresión, de comunicación, de entendimiento y analfabetismo llevan a la persona al desastre (páginas 137 y 152). Así lo entiende el autor al final de la historia narrada, cuando cuenta ya con 20 años (página 137).

3. La familia. Es el referente de la persona. Nuestro personaje aprende de lo que ve. Busca el afecto donde no lo halla. Cría el odio donde debería albergar amor. Encuentra violencia donde habría de encontrara protección (Cfr. Capítulo I).

4. La mujer. Es significativo la valoración que se va deduciendo del relato, respecto de la mujer. Desde el sacrificio hogareño, al trabajo externo, a la continua crianza, al dolor interior, pasando por la espiral de descendente en la que se encuentran tantas mujeres de pasión-dolor.

Se aúna el sentido femenino y delicado de la mujer, con su valor para afrontar los problemas. Su coherencia interna frente a su osadía apasionada. Su instinto maternal frente a su sentido del desposorio. Su negativa a la manipulación frente a su entrega incondicional y desacertada.

Las tres principales figuras femeninas que predoniman, manifiestan el sometimiento al hombre: madre, esposa servil y prostituta. Y, lo peor: De ver cómo rueda el mundo, el niño desea llegar a tener una mujer para sí, “para que le cuide, poderle pegar y yacer con ella” (página 65).

5. La exclusión social. La no-educación, la desetructuración familiar y la falta de medios llevan al menor sin remedio a la “exclusión social”, a un círculo vicioso de dependencias y adicciones.

La obra muestra una lucha constante por salir de una situación ruinosa, de la que la persona no es culpable y contra la que nada (o poco) cabe hacer. En este submundo encuentra las excusas para la autodestrucción: desempleo, mendicidad (página 12), robo (páginas 13 y 20), peleas, prostitución, delincuencia y drogadicción. Toda una cascada de acontecimientos que se suceden y normalizan en un contexto social adverso.

El omnipresente alcohol (páginas 26, 32, 52, 54, 58, 64, 84, 99, 101, 103, 106, ..., 151, 154, ...) y el kif o tabaco (páginas 29, 32, 52, 54, 60, 64, 79, 81, 83, 101, 102, 104, ...) son compañeros inseparables de viaje. Hasta el punto que, el alcohol, va a ser la causa de su muerte real el pasado mes de noviembre de 2004.

6. El trabajo. Cuando los medios escasean y a persona es víctima de la exclusión, el sustento se complica, puesto que el trabajo inestable se convierte en medio para sostener los pilares donde erróneamente se han fundamentado esas vidas (página 137). Algunas formas de trabajo serán el servicio doméstico, los recados, el tráfico ilegal (página 123), o la venta ambulante (página 142).

7. La política. El mensaje político que subyace es la crítica al colonialismo francés y español del Norte de África (páginas 91, 123, 140). Junto a ello, la jerarquización social, donde los ricos vivimos al margen de la “marginación”, y nunca mejor dicho.

“Los niños, cuando mueren, se convierten en ángeles, y los mayores en diablos. ¡Es tarde para aspirar a ser ángel!”

La marginación es presentada como “pecado estructural” (usando la terminología de Juan Pablo II), o sea, como resultado de la complicidad de todos: gobiernos, políticos, pensadores, economistas, ciudadanos y entidades.

En ningún momento se deja ver el acercamiento de los poderosos a este mundo de pobreza, solamente la presencia policial como garante del equilibrio social mantenido artificialmente por los más poderosos (páginas 75, 93 y 129).

8. El cuerpo como medio de vida . Cuando las circunstancias son extremas, sólo la corporeidad del individuo aparece como solución más sencilla: mendicidad, robo (páginas 13 y 20), peleas (páginas 41, 126s), drogas o prostitución son las formas más conocidas. Un proceso de canjeo o cambalache del cuerpo que hunde en la miseria moral a la persona (página 82).

Aquí no vale el dinero en sí. No dura, no sirve. Es superfluo. A lo sumo, sirve para tirar hacia delante. El único valor es la supervivencia, y ésta, se consigue vendiéndose a uno mismo.

9. El sustento: El hambre, el pan, es uno de los dos motores de la vida. La necesidad empuja hacia donde haga falta (páginas 18 y 56). La seguridad de esta primera necesidad es la que mueve la voluntad de los individuos y arrancando incluso lágrimas (página 11).

10. La sexualidad. Es el segundo motor de la vida. Sin integrarla se convierte en esclavitud. Nuestro autor pasa de niño a adulto sin asumir las posibles consecuencias (página 36). Tragedia ésta, que se repite hasta la saciedad en nuestra sociedad. El apetito y el egoísmo es insaciable. El sexo no es visto como una donación o un regalo, se convierte en derecho y necesidad, por lo que se compra, se cambia o se vende como un valor.

Sin referente sexual, el ni8ño es víctima de su instinto. Un instinto guiado por un padre borracho, asesino y violador, una madre maltratada, un cuerpo apresado por las drogas, un círculo inundado de prostitución (páginas 80 y 81) ¿Cómo puede entonces esperarse una conducta sexual madura en medio de este horizonte?

El relato es un buen ejemplo de cómo incluso lo más digno y gratificante de la vida humana, puede convertirse en un agua que no sacia.

11. La infancia. Quizás sea uno de los principales puntos de este libro o historia. La infancia perdida (página 22), llena de complicaciones, inadecuada para mentes tiernas, víctimas del maltrato, la enfermedad (página 28), la opresión, el trabajo (página 48), la discriminación, la violencia, los abusos, la desetructuración, las carencias más vitales o, sencillamente, la indiferencia social rasgan la vida de personas que, sin culpa, han sido condenadas en vida. Una muestra de estas vejaciones y humillaciones nos la presenta Chukri con el episodio de la yegua que le orina encima (página 85).

Terminará la obra afirmando: “Los niños, cuando mueren, se convierten en ángeles, y los mayores en diablos. ¡Es tarde para aspirar a ser ángel!” (página 159).

12. La religión. Aparece en el trasfondo de la narración como un elemento más de la cultura y vida cotidiana: oración en la Mezquita (página 108), entierros (páginas 17 y 108), ayunos, recitación del Corán desde la infancia (página 149), confirmación de la propia fe (página 150), lectura de versículos coránicos en las tumbas (página 158), guerra santa (página 91), o algunas cancioncillas de contenido moral o religioso (páginas 96, 104, 134).

Pero tenemos otros momentos donde la religión es motivo de burla, de desconfianza, de estancamiento, de insulto (páginas 143 y 145), o de menosprecio (páginas 126 y 128). En ocasiones extremas es un recurso la invocación de Dios o Alá (páginas 57, 135, 146, 154) o al juicio de Alá (página 136).

LA DESNUDEZ PERSONAL

Como epílogo de la obra, nos quedamos con el último capítulo, donde Mohamed Chukri, consciente de su miseria personal y vital, se propone reconstruir su vida sobre tres pilares: sus orígenes, la cultura y la fe.

Por ello, vuelve a su ciudad, a la tumba de su hermano, para quien la vida fue corta, pero fructífera, piensa él. Es la hora de cambiar.

La lectura, el conocimiento, le sacará del círculo de exclusión en el que está inmerso, porque “leyendo” se descubren cosas que están ocultas y son necesarias para todo ser humano.

La fe le ayudará a reconocer su desorden, a organizar su vida, descubrir sus raíces y, sobre todo, a esperar algo más de la vida.

Referencia de la obra :

El pan desnudo Mohamed CHUKRI

Editorial Montesinos

Barcelona, 1988 (2ª edición)

Más recientes de Boluliano

Manuel Pérez García y la Obra Social "Pérez y Vacas"

El presidente de la Obra Social "Francisco Pérez y Vacas" de Bollullos par del Condado, D. José Mª Rodríguez Iglesias, nos relata la historia de esta institución desde la muerte de su fundador hasta el final del siglo XX 18/01/2013

Remuñana y montañina: los regalos de D. Francisco Pérez y Vacas

El presidente de la Obra Social "Francisco Pérez y Vacas" de Bollullos par del Condado, D. José Mª Rodríguez Iglesias, nos narra la gran labor social desarrollada en el municipio a principios del siglo XX 18/01/2013

Pueblo gitano y escuela en Andalucía

Con motivo del Día del Gitano Andaluz, os ofrecemos un estudio que publicó el Instituto IESMALÁ sobre la realidad educativa de la Comunidad Gitana 23/11/2012

Decálogo de retos reales de la democracia actual

La diagnosis de la sociedad es el mejor remedio para poder avanzar en una mejora y adaptación de la Democracia a los nuevos tiempos 22/11/2012

De la escuela y la autopista, hacia el cielo

Compartiendo la trágica pérdida de dos alumnos de Montoro (Córdoba) en un fatal accidente, quiero ofrecer a esa comunidad educativa mis más sinceras condolencias 21/11/2012

Mostrando: 1-5 de 21