×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

CienciaysusdemoniosMiembro desde: 07/02/12

Cienciaysusdemonios

http://lacienciaysusdemonios.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    289.779
  • Publicadas
    167
  • Puntos
    0
Veces compartidas
3
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
06/10/2019

imageHarold Shipman fue el homicida convicto más prolífico de Gran Bretaña, aunque no se ajusta al perfil típico de asesino en serie. Como médico de cabecera, entre los años 1975 y 1998 inyectó sobredosis masivas de opiáceos a por lo menos 215 de sus pacientes. Finalmente cometió el error de falsificar las últimas voluntades de una de sus víctimas para aprovecharse de su dinero, despertando las sospechas de la hija abogada de la fallecida y tras la denuncia, se descubrió que había estado alterando a posteriori los historiales médicos para hacer que sus pacientes parecieran estar más enfermos de lo que realmente estaban. Es evidente que sin ese error pecuniario, es bastante probable que Shipman nunca hubiese sido descubierto. Pero en la época del análisis masivo de datos (big data), es más que cierto que este tipo de criminales con bata puedan ser descubiertos incluso en sus primeros años delictivos, evitándose entonces la mayor parte de las víctimas.

Supongamos que en la actualidad existiera otro médico de familia asesino, un poco más listo que Shipman y que por tanto, en lugar de alterar el historial médico después de cometer el asesinato, fuera lenta pero metódicamente "agravando" sobre el papel el pronóstico de sus víctimas hasta llegar a un punto en donde el deceso del interfecto quedara plenamente justificado. ¿Podrían en este caso las nuevas tecnologías de análisis masivo de datos, con la ayuda inestimable de la vieja pero siempre sólida estadística, señalar inequívocamente a un culpable de este tipo?

Pues la respuesta a día de hoy es sí, y además sin muchos problemas. Para entender esto, primero hay que saber que en los países occidentales los historiales médicos están totalmente informatizados, de tal manera que una vez que el responsable de turno (médico de familia, especialista hospitalario o personal del laboratorio) introduce los resultados de un análisis, los síntomas, el diagnóstico o la prescripción para un determinado paciente en el sistema informático ello queda instantáneamente accesible a todo el personal médico interesado. Así por ejemplo (y este es un caso real del que yo he sido protagonista) un paciente acude a su médico de familia por una dolencia menor, el profesional sabe que el enfermo está siendo atendido además por un especialista en el hospital y le pregunta qué tal va con su enfermedad previa. El paciente le indica que hace unos días el especialista ordenó un análisis, pero que hasta que no vaya a la consulta del hospital la próxima semana no conocerá los resultados. El médico de familia entra en su ordenador y observa que el análisis de sangre ya tiene resultados y en ese mismo momento informa al paciente que todo ha salido correcto excepto una ligera subida en uno de los parámetros analizados. Pues volviendo a nuetra pregunta inicial a partir de esta informatización médica, sólo se necesita un software de tratamiento de datos masivo para tener actualizadas todas las estadísticas de los miles de profesionales de por ejemplo el sistema sanitario español o inglés.

Y este tipo de valiosísima información puede servir para detectar cualquier tipo de "anomalía" sanitaria y vale su precio en oro para plantear hipótesis (o incluso extraer conclusiones) casi en tiempo real. Por ejemplo, se detecta que los médicos de una determinada ciudad o región han diagnosticado en la última semana por encima de la media una enfermedad en particular. Entonces se puede lanzar una alerta y empezar a estudiar si esos casos correlacionan con la presencia de tóxicos, patógenos o cualquier otro parámetro que pudiera conocerse como desencadenante o potenciador de la mencionada enfermedad. Y ya se sabe que en sanidad, el cuanto antes salva innumerables vidas.

Y volviendo al caso que nos ocupa, aunque Shipman asesinó a personas de todo tipo y condición tenía especial predilección (como cualquier psicópata que se precie) por dos grupos. El primero ancianos, ya que es evidente que le era más fácil justificar la muerte de una persona de 80 años que otra de 25 alterando los historiales médicos. El segundo grupo eran las mujeres, de tal manera que cuando fue detenido en 1998 su macabra lista ascendía a 174 féminas frente a tan solo 49 varones. Esta llamativa, y más que irregular, letal estadística asociada al sexo debería haber disparado todas las alarmas, incluso en ausencia de denuncia, si un sistema informático hubiera estado monitorizando las estadísticas de defunciones reportadas por los médicos ingleses. Es más, tal y como muestra el siguiente gráfico, en el cual ya se ha descontado la mortalidad media indicada por los médicos de familia de las poblaciones y extractos sociales similares a la consulta de nuestro letal doctor

image

la mortal anomalía ligada al sexo era detectable desde los primeros años de su macabra práctica "médica". Así las diferencias en defunciones de hombres y mujeres ya eran robustamente significativas, estadísticamente hablando, en el año 1980 cuando el número de asesinatos era de unas pocas decenas. En este punto la exhumación y autopsia de algunos cadáveres, tal y como se hizo casi dos décadas después hubiera revelado altas dosis de opioides en todos los finados. Y por tanto, unas 200 personas se podrían haber librado de las garras de Shipman.

Es más, la simple comparación de la hora de fallecimiento de la media de los partes de defunción firmados por los médicos de familia ingleses colegas de Shipman (línea de color rojo del siguiente gráfico, en donde se observa la típica distribución en picos de sierra sin ninguna hora de deceso preferente en particular) con las horas de fallecimiento reportadas por nuestro oscuro galeno (color azul del gráfico)

image

da una idea absolutamente inequívoca de que algo muy turbio estaba pasando. Porque es estadísticamente más que imposible que sólo sus pacientes murieran preferentemente tras la comida.

Por supuesto que el objetivo del análisis masivo de datos sanitario no es encontrar al par de psicópatas con bata que puedan pulular por los consultorios médicos españoles o los hospitales franceses, sino que ello sería un pequeño beneficio colateral (pero más que importante para los afectados) añadido al gran conocimiento generado casi en tiempo real, y que puede servir para detectar (y por tanto para atajar) graves problemas sanitarios.

P.D.

Este caso está extraído del más que interesante libro "El arte de la estadística" escrito por el Dr. David Spiegelhalter, investigador del "Winton Centre for Risk and Evidence Communication" de la Universidad de Cambridge.

Más comentadas de Cienciaysusdemonios

Si los negacionistas del cambio climático piensan primero en la Ciencia dejan de ser negacionistas

Si los negacionistas del cambio climático piensan primero en la Ciencia dejan de ser negacionistas

Está más que demostrado que las creencias, sean estas religiosas, políticas o de cualquier otro tipo pueden afectar de forma muy drástica a la percepción de la realidad, de tal manera que incluso el razonamiento matemático más elemental puede ser invalidado si choca con los dogmas previamente ... 16/08/2019

Menos cárceles y más neuropsiquiatría, ¡que estamos en el siglo XXI!

Menos cárceles y más neuropsiquiatría, ¡que estamos en el siglo XXI!

La neuropsiquiatría lleva décadas demoliendo el erróneo concepto del libre albedrío, una entelequia sin base racional alguna derivada de la Filosofía y la Teología de nuestro más remoto y supersticioso pasado, que en aras de una supuesta exclusividad humana supone (en contra de todo el conocimiento 01/05/2019

"Como médico y consejero de Sanidad, aún no puedo llamar pseudoterapia a la homeopatía" ¡Ahí es nada!

Que a estas alturas del siglo XXI un médico y, para más inri, Consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid afirme con total rotundidad que hay que esperar a no sabemos qué nuevos dictámenes científicos para poder catalogar !al fin! a la estafa del agua azucarada como lo que verdaderamente es: un . 25/03/2019

La medicina privada del futuro: los parias genéticos serán desahuciados

La medicina privada del futuro: los parias genéticos serán desahuciados

Uno de los grandes peligros de la medicina privada es que, al estar supeditada a la cuenta de resultados y a la búsqueda de máximo beneficio como cualquier otra actividad económica, conlleve en la práctica a la exclusión de los individuos menos "saludables" 11/07/2017

Mostrando: 1-5 de 166