×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

CienciaysusdemoniosMiembro desde: 07/02/12

Cienciaysusdemonios

http://lacienciaysusdemonios.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    303.500
  • Publicadas
    172
  • Puntos
    0
Veces compartidas
3
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
30/10/2019

imageHace ya algún tiempo escribí una entrada en la que desgranaba un par de ejemplos extraídos de mi experiencia personal para explicar porqué, a pesar de la falta de datos fiables, muchas personas creen (nunca mejor dicho) que tal o cual pseudomedicina (por más disparatada que esta sea) parece tener algún efecto curativo. Hoy, como la vida da muchas vueltas y envejecer se podría resumir en mantener una relación más o menos cercana con la medicina ¡y hay del que abandone ese complicado trato!, les voy a relatar un nuevo caso muy cercano por si sirve de aviso para navegantes.

Hace unos pocos años se le diagnosticó a mi pareja un cáncer de mama, algo bastante usual teniendo en cuenta que es el tumor más frecuente en mujeres y que alrededor del 15% de ellas desarrollarán este proceso oncológico a lo largo de su vida. Como fue detectado a tiempo el pronóstico fue muy favorable y con la triada habitual de cirugía, quimioterapia y terapia hormonal no existía ninguna duda de que este cáncer iba a ser un relativamente breve paréntesis de unos pocos meses en su vida. Sin embargo, nada másimage acabar el último ciclo de quimio y justamente el primer día en el que comenzaba la terapia hormonal sintió fuertes dolores, como de profundos pinchazos de agujas de tejer en localizaciones exactamente simétricas de los gemelos. Como el dolor no remitía y era casi insoportable acudimos al médico, que se mostró totalmente desconcertado y aparte de recetar analgésicos y pedir cita urgente con la oncóloga nada más pudo hacer. En la consulta de la especialista se volvió a repetir la sorpresa ante tan extraños síntomas y la médico ordenó una batería de análisis y pruebas varias. El que además los repentinos síntomas no cuadraran ni con el tratamiento previo, ni por supuesto con el tan reciente hormonal no ayudaba mucho al diagnóstico. A partir de ahí empezamos un largo peregrinaje por no sé si todas (aunque eso sí, fueron muchas) especialidades médicas, puesto que en cuanto algún parámetro destacaba lo más mínimo por exceso o por defecto se remitía a mi pareja al especialista correspondiente, profesionales que una y otra vez mostraban su sorpresa, cuando no estupor al profundizar en la naturaleza de los síntomas y la total ausencia de cualquier tipo de daño fisiológico mínimamente detectable. Pasaron los meses, el mismo dolor en los mismos exactos puntos no remitía y mi pareja veía como su recuperación se posponía sin fecha y se convertía casi en una inválida sin ninguna calidad de vida. Al único consenso que llegaron bastantes de los especialistas consultados fue que, además de no tener ni idea de las causas y por tanto de su tratamiento, quizás en un futuro más o menos próximo estos tan extraños síntomas podrían remitir de manera espontánea es decir, la famosa regresión a la media.

imageComo era más que previsible, a medida que iban pasando las semanas sin horizonte de mejora a la vista, algunos familiares, amigos, vecinos, compañeros de trabajo y conocidos varios empezaron a aconsejarnos (de la manera más amable por cierto) con sus experiencias vitales más o menos cercanas por si servían de algo. Así, un día un familiar nos decía que a su vecino le había ido muy bien con la homeopatía, a la semana un amigo nos recomendaba la acupuntura o bien un compañero de trabajo relataba el poder de los remedios de herbolario o incluso de los comprados por internet y traídos directamente desde las exóticas China o India para remediar todos los males conocidos y por conocer. Todos ellos sabían de nuestro fuerte racionalismo, y aunque reconocían que no era probable que sus preocupadas recomendaciones pudieran convencernos, seguían aconsejándonos con nuevos y cada vez más exóticos "tratamientos" por si acaso, porque desde su punto de vista no hacer nada cuando existían tantas "terapias" era del todo incomprensible. Visto ahora en perspectiva, fue agotador tener que mantener la compostura social ante personas que se preocupaban verdaderamente por la salud tanto física como psicológica de mi pareja, a la vez que intentábamos hacerlas entender el disparate en qué consistían sus bienintencionados, pero irracionales y más que absurdos, consejos. Porque, en caso de haber abandonado el más mínimo racionalismo y ante la falta de evidencia contrastable que avalara ninguna de estas "medicinas alternativas" ¿por cuál de todas las que nos recomendaba nuestro círculo social, o ya puestos de las innumerables que se publicitan por la casi infinita web deberíamos empezar? porque es evidente que no teníamos ni tiempo, ni fuerzas, ni tampoco dinero para ese largo peregrinaje en el que consistiría probarlas todas (ya que ¿con qué criterio íbamos a rechazar una de ellas? porque lo mismo esa era la buena) y así, empezar con ellas por orden alfabético era tan adecuado como hacer caso primero a la recomendada por la tía abuela materna o por el vecino del quinto.

image

Fueron pasando los meses y las especialidades médicas se agotaban porque tras infinidad de pruebas médicas no aparecían nuevas alteraciones medibles y un día, pasado más de un año desde el funesto inicio de tan particulares dolencias, el dolor empezó a hacerse más soportable y en pocas semanas desapareció completamente. Y así entonces mi pareja pudo reincorporarse a una vida más o menos normal, salvo las ya conocidas secuelas asociadas a los tratamientos hormonal y de quimioterapia.

Y llegados a este punto, la reflexión que se puede plantear es que si hubiéramos empezado ese largo peregrinar por chamanes varios, con o sin bata, dominadores o no de esas energías místicas o psíquicas tan incognoscibles para la Ciencia, que nos habían recomendado algunos es más que seguro que por pura casualidad (que no causalidad) uno de esos "tratamientos" hubieran coincidido en el tiempo con la remisión espontánea de los terribles dolores que acompañaron durante ese más que largo año a mi pareja. Y imageentonces nosotros, si no hubiéramos tenido el más mínimo pensamiento crítico, hubiéramos extraído la errónea correlación de que la ozonoterapia, las flores de Bach, el alineamiento de los chacras o la superchería que tocara en ese momento, resultado de ya una larga y desesperada búsqueda del Bálsamo de Fierabrás habría obrado el milagro de la sanación de una paciente desahuciada por la medicina científica. Y entonces, como buenos primates sociales habríamos empezado a difundir las maravillas de ese "tratamiento" que nos permitió volver a la normalidad entre todos nuestros familiares, amigos, compañeros de trabajo, vecinos y conocidos varios y porqué no, entre los miles o millones de internautas que están ansiosos porque esa dolencia que les aqueja a ellos o a sus familiares o amigos más queridos tenga un final feliz. Y entonces, el motor de la irracionalidad y la superstición hubieran obtenido nuevo combustible para perpetuar un nuevo ciclo de ese analfabetismo científico-sanitario que ya lleva demasiados milenios imponiéndose en el cerebro humano.

Porque es así como nuestro cerebro funciona, buscando la correlación más sencilla entre dos hechos que pueden estar o no conectados entre sí, adaptación evolutiva que si bien nos permitió sobrevivir y prosperar en nuestro pasado más remoto (un entorno por cierto más que simple comparado con la increíble complejidad de una sociedad moderna del siglo XXI para la cual la selección natural no ha tenido tiempo para adaptarnos), ahora ya es sólo una lacra que nos ancla a la irracionalidad y que no sólo no sirve para nuestra supervivencia sino que es una más que verificable rémora que lleva a los más ignorantes o más desesperados miembros de nuestra especia derechos al panteón familiar.

image

Más recientes de Cienciaysusdemonios

El gobierno de Baviera quiere combatir a las bacterias multiresistentes con homeopatía

El gobierno de Baviera quiere combatir a las bacterias multiresistentes con homeopatía

Ante el grave problema de las bacterias multiresistentes a los antibióticos en Alemania, la cuna del disparate hahnemanniano, el parlamento del estado federado de Baviera ha decidido solicitar estudios para evaluar el posible efecto de la homeopatía frente a este tipo de peligrosas infecciones 12/11/2019

Divulgando desde Chile

Divulgando desde Chile

Hace un año anduve por Chile, invitado a un congreso de microbiología que se celebró en Santiago. Allí tuve oportunidad de dar un par de charlas adicionales en universidades de Santiago y Valparaíso 09/11/2019

El Colegio de Médicos de Valencia sigue apoyando el más puro chamanismo pseudomédico

El Colegio de Médicos de Valencia sigue apoyando el más puro chamanismo pseudomédico

En un momento en el cual distintas asociaciones de profesionales sanitarios, junto con la Organización Médica Colegial de España y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos consideran que las pseudomedicinas son contrarias a la práctica deontológica sanitaria, hay un Colegio de Médicos ... 20/10/2019

La Ciencia en España agoniza

La Ciencia en España agoniza

Después de más de una década de brutales recortes, el sistema científico español está al borde del colapso 17/10/2019

La contaminación ambiental daña al sistema inmune durante varias generaciones

La contaminación ambiental daña al sistema inmune durante varias generaciones

La contaminación ambiental mata directamente cada año a millones de personas en todo el mundo, sin embargo un estudio recientemente publicado parece indicar que este número podría ser mucho mayor y afectar incluso a las futuras generaciones 08/10/2019

Mostrando: 1-5 de 171