×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Despierta BoadillaMiembro desde: 22/02/17

Despierta Boadilla
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.064
  • Publicadas
    1
  • Puntos
    0
Veces compartidas
4
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
22/02/2017

En rrhh está muy de moda la retención y atracción del talento, pero ¿por qué esos esfuerzos no se producen en la mayoría de nuestros centros educativos? ¿nos preocupamos demasiado tarde por ese talento?

Cada vez nos preocupa y nos ocupa más tiempo, el poder gestionar el talento en el entorno empresarial. José Antonio Marina, plantea ¿Cómo anda España de talento?, lo que  argumenta indicando que de 103 países, España ocupa el puesto 35, “no se puede decir que sea un lugar muy honroso”. Además, el filósofo, pedagogo y ensayista, señala que más interesante aún es la “relación entre el talento de una nación y la calidad de su educación. En los informes PISA, España ocupa el puesto 33 de un conjunto de 65 países”.

Por tanto, es aquí donde probablemente está el “quid de la cuestión”. Cada vez más, encuentro en prensa digital y escrita, consejos que nos llevan a mejorar el talento de las compañías y empresas, entre los que la lucha por el talento, cobra cada vez mayor importancia. Son innumerables los esfuerzos de las empresas para atraer y gestionar el talento,   eso sin hablar de la fuga de talentos en nuestro país. Entonces, ¿qué tenemos en cuanto al talento?

Reflexionando sobre todo esto, tras mi larga experiencia en Recursos Humanos y en psicología infantil con los niños con altas capacidades, siento una tremenda lástima por todo el esfuerzo (económico, logístico, personal, en formación…) que se hace para atraer y retener el talento pero… ¿CUÁNDO HEMOS DE EMPEZAR A DETECTAR Y TRABAJAR EL TALENTO?

Los datos estadísticos  del curso 2014/2015, presentados por el del Ministerio de Educación Cultura y Deporte, de los 8.101.473 alumnos que están escolarizados en nuestro país, solo hay identificados 19.187 alumnos de altas capacidades. A priori puede parecer una cantidad elevada de talento en nuestros niños, pero esto se encuentra muy lejos de la realidad. Las Comunidades Autónomas que establecen un punto de corte para definir el talento, lo establecen entre el Percentil 85 y 95, lo que supondría entre un 15 y 5% de la población, del total de alumnos detectados.

Es más, el pasado mes de Junio de 2015 se aprobó una ley en la comunidad de Madrid en la que se indicaba que sólo tendrán intervención psicopedagógica, dadas las necesidades educativas específicas derivadas de alta capacidad, aquellos niños que tengan resultados sobresalientes. Pero entonces, muchos niños talentosos o con altas capacidades que se aburren en clase, que podrían potenciar sus habilidades y necesitan una respuesta educativa, seguirán sin tenerla.

La inteligencia no es algo fijo que se tiene o no, sino que puede ser modelada y trabajada

Perdemos el talento del alumnado cada día, cuando existen profesores que no tienen las herramientas o la formación necesarias para poder dar a cada alumno el apoyo que precisan, cuando la ratio no les permite ajustar la respuesta educativa a todo el alumnado (siendo los niños con altas capacidades habitualmente los últimos), cuando acuden padres desesperados a nuestra consulta, demandando la atención que por otros lados no reciben, cuando nos llegan los niños con evaluaciones incompletas, incorrectas  o con una gran desmotivación.

Pero esto no es lo peor de todo. Sabemos que la inteligencia ha de ser trabajada, y que en caso de no ser así, además de consecuencias negativas para ellos en el campo emocional, personal…, las capacidades pueden perderse. La inteligencia no es algo fijo que se tiene o no, sino que puede ser modelada y trabajada.  Por eso, desde mi experiencia particular, trabajo con ellos día a día en las evaluaciones, intervenciones individuales y grupales, en mi centro Programa Despierta.

 

Señores, señoras, necesitamos cambiar el chip y lo necesitamos ya. Queremos trabajadores sobresalientes y que nos aporten ideas únicas, pero educamos a nuestros hijos en sistemas en los que en la mayoría de los casos, son poco flexibles y no tienen cabida las personas extraordinarias en algún área, se fomenta el “que seas normal” ¿qué es normal y qué no? Mientras no vayamos a la causa y a las raíces de todo y sigamos sólo preocupándonos por las flores, en vez de ir regando la planta poco a poco, perderemos al futuro Project manager de tu empresa o al futuro líder de un país.

El tema de las niñas y la igualdad me resulta algo contradictorio: nos quejamos que no hay muchas mujeres en el sector TIC, pero cuando aparece una niña sobresaliente en alguna área nos asustamos y en cierta medida (a veces sin darnos cuenta) las frenamos en sus intereses. Son muchas las familias que nos cuentan cómo su hija con altas capacidades se esconde y hace mal los exámenes para poder encajar con su grupo, para ser “normal” porque por desgracia nuestra sociedad sigue siendo patriarcal y si a veces es difícil ser mujer, imagínate ser mujer, tener talento y querer dedicarte a lo que te gusta sin tener presión del ambiente, imposible. Pero luego nos quejamos de que no hay talento femenino y que a las niñas no se las motiva en el sector TIC.

Esas son las experiencias que día a día nos cuentan en nuestros centros Despierta, y en el mío propio, expertos no sólo en altas capacidades, sino en la atención psicológica y formativa de familias y centros educativos.  Trabajemos y DESPERTEMOS el talento desde el momento en el que se precisa, invirtamos los esfuerzos desde la primera infancia.

Queremos trabajadores sobresalientes y que nos aporten ideas únicas, pero educamos a nuestros hijos en sistemas poco flexibles en su mayoría, que fomentan el “que seas normal” ¿qué es normal y qué no?

 

Este usuario no tiene más noticias