×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

DiasporawebMiembro desde: 02/04/09

Diasporaweb

http://www.diasporaweb.es

8
Posición en el Ranking
36
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    10.525.301
  • Publicadas
    1.400
  • Puntos
    73
Veces compartidas
7.300
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
Hace 2d

El juez Juan del Olmo no presentó acusación alguna al estimar que no estaba acreditada su vinculación del periñodico con ETA. El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó a España por torturas

La Audiencia Nacional tras el cierre y detencion de varios de sus directivo clausuró en el año  2004 el diario Egunkaria y acusó a cinco de sus directivos de pertenencia a ETA, por orden del juez Juan del Olmo. La Fiscalía pedía la absolución al considerar que no estaba probada su vinculación a la banda terrorista. En cambio, la acusación particular, que ejercían la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la plataforma Dignidad y Justicia, reclamaba penas de entre 12 y 14 años de prisión. La saga empezaba el 20 de febrero de 2003. La absolución llegó en 2010. 

El relato parece estar inspirado de una novela negra

 “El reloj marcaba la una de la madrugada de un día de ebrero de 2003 Martxelo Otamendi, uno de los periodistas más reputados del País Vasco, estaba en pijama. De repente, un fuerte ruido le hizo saltar de la cama. “Abra d inmediato, es la Guardia Civil ¡!!”. Él abrió, y ellos, los guardias civiles, entraron en tromba con el objetivo de cerrar Egunkaria, el periódico en euskera que él dirigía. Pero no solo eso. También le apuntaron con un revólver a menos de un metro, lo esposaron, se lo llevaron a Madrid y lo torturaron. ¿Era Otamendi de ETA? ¿Sí o No?.

  • El juez de la Audiencia Nacional Juan del Olmo comunicó oficialmente en diciembre del 2004 el procesamiento por integración en ETA a siete directivos del diario Egunkaria, quienes acudieron a la sede del tribunal arropados por políticos nacionalistas, entre ellos Xabier Arzalluz, así como por representantes de la cultura vasca como Bernardo Atxaga. El Consejero Delegado de Eunkaria fue puesto en libertad tras pagar 450.000.
  • Los directivos procesados aseguraron en un comunicado, leído en una rueda de prensa celebrada en un hotel madrileño por el que fuera subdirector del diario, Xabier Oleaga, que "no existe prueba determinante sobre la que sustentar las acusaciones". Por su parte, Arzalluz lamentó "tener que volver a decir, como decía en tiempos de Aznar, que esta democracia es una democracia de muy baja calidad, si es que todavía se le puede llamar verdadera democracia".
  •  Arzalluz, el presidente de Euskadi Buru Batzar (EBB)  declaró en la puerta de la Audiencia Nacional, donde se concentró el séquito que acompañaba a los directivos del diario, cerrado en febrero de 2003, que acudió para manifestar su solidaridad con los procesados, ya que, a su juicio, "lo que aquí está sucediendo es un atropello jurídico". Arzalluz  añadió que "las cosas que estamos viendo son absolutamente impresentables en Europa y en la democracia", a lo que agregó: "Lo que siento es que al PSOE, con el que antes estábamos juntos frente a la dictadura y con estos procedimientos, hoy lo tenemos del otro lado". "Es lo que me da vergüenza después de tantos años defendiendo la democracia. Yo creía que con el PSOE desaparecería la Audiencia Nacional, y no es así", subrayó. 

También apoyó a los directivos detenidos la diputada de Eusko Alkartasuna (EA) en el Congreso, Begoña Lasagabaster, quien aseguró que "el sumario es un caso político" y "no hay pruebas para demostrar las acusaciones". "Los procesados defienden la lengua vasca y lo que es 'abertzale'. Esto también lo puedo decir yo, lo digo yo y no por eso pertenezco a una banda armada", indicó. Los procesados, además de Oleaga, son el último director de Egunkaria, Martxelo Otamendi; Xavier Alegría, presunto enlace entre el diario y ETA y el único que permanece en prisión; el presidente del Consejo de Administración de Egunkaria S.A., Jose María Auzmendi; el presidente del Consejo de Administración de Euskaldunon Egunkaria, Juan María Torrealday; el consejero delegado, Iñaki Uria; y el primer director, Pedro Zubiría. A Martin de Ugalde, escritor de fana internacional, dedicado a las páginas de euskera de Egunkaria, hubo un amago de detención de la Guardia Civil, pero aquejado de una grave enfermedad la Guardia Civil no se atrevio a llevarselo con los demás. 

"Fue un atropello injustificado"

Según el auto de procesamiento, que consta de 235 folios, los indicios recabados en la causa  permitieron al juez corroborar que los siete forman parte, en calidad de fundadores, promotores y directivos, de una asociación ilícita subordinada a ETA, a través de "la creación de entidades para formalizar el proyecto 'Egunkaria'". Por su parte, Martxelo Otamendi  declaró que él ya dijo al juez: “Yo soy inocente,  nunca he delinquido en los términos que marca el auto” y proclamó “que 'Egunkaria' no es un instrumento de ETA". Otamendi  aseguró que nunca había trabajado al servicio de ETA y añadió que es "una opinión mayoritaria" que el cierre del diario y la detención de sus responsables "es un atropello injustificado".

También indicó que "trabajar en un diario en euskera y que promociona el euskera y que la gente aprenda euskera no es un delito", al tiempo que hizo hincapié en que o van a la cárcel "o la Audiencia hace el ridículo". En rueda de prensa, Oleaga leyó un comunicado en nombre de los procesados en el que aseguraban que "no existe prueba determinante ninguna sobre la que sustentar las acusaciones" y anunciaban que pondrán sobre este caso "los ojos de juristas y organismos internacionales de Derechos Humanos". Oleaga agradeció la presencia de numerosas personas, prueba de una "amplia solidaridad". Entre los asistentes estaban, entre otros, la parlamentaria de la ilegalizada Sozialista Abertzaleak (SA) Jone Goirizelaia, el parlamentario de EB-Berdeak Antton Karrera, así como escritores y periodistas. 

"El presente auto de procesamiento sacude de nuevo ahora las conciencias, agregando a todo lo anterior la amenaza de penas carcelarias para nosotros que pueden oscilar entre 8 y 14 años de cárcel", indicó Oleaga. Y concluyó, así: "Desde nuestra propia experiencia no podemos creer en la Justicia de la Audiencia Nacional". Además,  señaló que "siguen vigentes las leyes y pactos que dieron lugar a operaciones como el cierre de 'Egunkaria' y otras que le precedieron [en referencia a la clausura de EginEgin Irratia y Ardi Beltza]", por lo que mientras persistan "la amenaza estará siempre presente". El comunicado fue leído en euskera por el procesado Juan Mari Torrealdai, tras lo que los asistentes rompieron en aplausos.

 ¿Formaba parte su diario de algún tipo de trama terrorista? Tampoco. Sólo hubo un problema: los tribunales tardaron varios años en reconocerlo

”. 

Este 20 de febrero se cumplen 15 años de aquel imborrable y lamentable día de 2003, en el que Euskadi perdió un auténtico emblema de la comunicación y la cultura vasca. “Por eso, porque éramos algo emblemático de este país, nos cerraron”, afirma Martxelo Otamendi al diario Público. No en vano, Egunkaria fue el primer diario editado íntegramente en euskera tras la muerte de Franco. Antes hubo otro, que se llamó Eguna y que también tuvo un fin traumático: dejó de salir en 1937, cuando las fuerzas franquistas entraron en Bilbao. Euskadi se quedaba sin periódico en euskera excepto alguna literatura que salía clandestinamente sin permiso y con grandes riesgos, tal como Gudari, que se editaba en América y lo pasaban jóvenes resistentes en paquetes por los pasos del Pirineo. 

En cualquier caso, Egunkaria no fue el primer periódico vasco clausurado en la democracia posfranquista. Algunos años antes, en 1998, el gobierno del PP también actuó contra el diario Egin. Tanto en un caso como en otro, la acusación fue la misma: una hipotética subordinación o pertenencia a un entramado terrorista. Sin embargo, dicha teoría –enmarcada en el “Todo es ETA” de Aznar, que se aplicó durante varios años desde Madrid contra colectivos, empresas y medios de comunicación vascos- sería posteriormente descartada por los tribunales: en mayo de 2009, el Tribunal Supremo dejó sin efecto la “ilicitud” de Egin, mientras queestrecha y errónea visión según la cual todo lo que tenga que ver con el euskera y la cultura en esa lengua tiene que estar fomentado y/o controlado por ETA conduce a una errónea valoración de datos y hechos y a la inconsistencia de la imputación”, puede leerse en la dura resolución que emitieron entonces los magistrados. Párrafo a párrafo, el fallo desmontó completamente las denuncias presentadas por Dignidad y Justicia y la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), que se habían personado como acusaciones populares. Por si esto fuera poco, la Audiencia concluyó que el cierre del diario vasco “no tenía habilitación constitucional directa y carecía de una norma legal, especial y expresa que la autorizara”.

 

Nada de eso importaba en febrero de 2003, cuando la Guardia Civil se presentó en casa de Otamendi, le apuntó con una pistola y se llevó hasta los recortes de Fórmula 1 que guardaba de esa época como comentarista de automovilismo en la televisión pública vasca. Entre otros objetos sospechosos, los agentes incautaron libros de Bernardo Atxaga o Pilar Urbano, además de un autógrafo que le había dedicado el mítico piloto Ayrton Senna.

Egunkaria' siete años después del cierre del periódicoUna sentencia dictada en 2010 arremete contra el juez Del Olmo al señala que la clausura del medio no tenía "cobertura constitucional directa" y dice que un periódico "no es una empresa cualquiera".- Califica las tesis de las acusaciones de "mera especulación"

 

Pero la”especulación” antedicha duró siete años, 2.520 días. Al cabo de los cuales, la llamada Audiencia Nacional dijo que Martxelo Otamendi, Ignacio María Uria, Juan María Torrealdai, José María Auzmendi y Javier Oleagalos, no eran culpables. Contra los cinco imputados en el denominado caso Egunkaria, directivos del diario en euskera del mismo nombre clausurado por el juez Juan del Olmo por su presunta integración en ETA y contra los que la fiscalía, finalmente,  no presentó acusación alguna al estimar que no estaba acreditada su vinculación a la banda terrorista.!! Que error¡¡ e Irresponsabilidad.

La sentencia, hecha pública en 2010, entiende que la línea informativa del diario "permitía descartar que el periódico fuera un instrumento para la comisión de delitos". El tribunal presidido por el magistrado Javier Gómez Bermúdez arremete contra el juez que decretó el cierre de la publicación, Juan del Olmo, y dice que su decisión es "de difícil encaje en nuestro ordenamiento". Y abunda: "La suspensión provisional no tiene cobertura constitucional directa pues sólo se regula el secuestro como injerencia de los poderes públicos en la actividad de publicaciones y otros medios de información, medida que exige una resolución judicial motivada protegiendo así los derechos relacionados con la libertad de expresión e información y prohíbe todo tipo de censura previa".

 

"El cierre provisional o temporal de Euskaldunon-Egunkaria", continúa la sentencia, "no tenía habilitación constitucional directa y carecía de norma legal especial y expresa que la autorizara. El Artículo 129  del Codigo Penal, podía ser una cobertura incierta e insuficiente porque un periódico diario no admite ser considerado como una empresa cualquiera". 

La sentencia prosigue que "entre los hechos probados no se ha acreditado que parte alguna del capital social fuera de procedencia ilícita ni desvío o envío de fondos o activos de clase alguna desde la sociedad editora del diario" a ETA.  

A Del Olmo también le dice el texto que "la estrecha y errónea visión según la cual todo lo que tenga que ver con el euskera y la cultura en esa lengua tiene que estar fomentado y/o controlado por ETA conduce a una errónea valoración de datos y hechos y a la inconsistencia de la imputación". 

"Han sido siete años de calvario y por fin se hace justicia. En Egunkaria nos limitábamos a hacer un diario en euskera, al servicio del idioma, y nunca tuvimos ninguna relación con ETA", explica en conversación telefónica con EL PAÍS. Otamendi hace una valoración "muy positiva" de la sentencia y mañana, junto al resto de los absueltos, dará una rueda de prensa.

La sentencia también critica a las acusaciones populares, representadas por la asociación Dignidad y Justicia y la Asociación Víctimas del Terrorismo (AVT), de cuyas tesis dice que "contienen una subordinada que pretende justificar la dificultad probatoria según la cual lo que se ve no es lo que parece y lo que se ve no es lo que es porque ETA procuró elegir para liderar el proyecto a personas que no tuvieran una clara vinculación con la banda y la izquierda abertzale para, engañando a la sociedad, controlar el proceso sin que se identificara con la banda" 

Y continúa: "Esta última tesis carece de todo sustento probatorio, es mera especulación y como tal es rechazada". Finalmente acusa a estas asociaciones de invertir el proceso inductivo: "Primero se ha decidido cuál es la conclusión de la que se predica sin base que es indiscutible y luego se buscan las señales, vestigios e indicios y por último se rechaza cualquier sentido de estos que no apoye la conclusión". 

"Las acusaciones no han probado que los procesados tengan la más mínima relación con ETA, lo que por sí determina la absolución con todos los pronunciamientos favorables", concluye.

Tampoco se ha acreditado directa ni indirectamente "que el periódico haya defendido los postulados de la banda terrorista, haya publicado un solo artículo a favor del terrorismo o de los terroristas ni que su línea editorial tuviese siquiera un sesgo político determinado. Esto último, además, no sería delictivo". 

Para los cinco en el banuillo las acusaciones populares pedían penas de entre 12 y 14 años de prisión a raíz de varios documentos intervenidos a la dirección de la banda terrorista entre 1990 y 1993 que, en su opinión, demostraban la vinculación económico-financiera entre la organización terrorista y el periódico, creado en 1990. 

Sin embargo, la fiscalía pidió en diciembre de 2006 el archivo del proceso al no poderse acreditar "ni que el periódico sea fuente de financiación de ETA, ni que sea instrumento de blanqueo de capitales ilícitos procedentes de la banda". El pasado 1 de febrero, cuando el juicio quedó visto para sentencia, el fiscal Miguel Angel Carballo reiteró su petición de absolución porque, afirmó, durante los 13 años de publicación de Egunkaria "no se ha encontrado una noticia, un artículo, ni una línea que demuestre que a ETA le servía para algo". Tras la clausura de Euskaldunon Egunkaria en 2003, el entonces titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Juan del Olmo, procesó a siete directivos del periódico por formar parte, en calidad de fundadores y promotores, "de una asociación ilícita subordinada a ETA". 

Pese a que en 2007 la sala dictó la apertura de juicio oral para siete responsables del diario, el pasado julio retiró del procedimiento a Xabier Alegría y a Pedro Zubiria, ya que el primero está condenado en el sumario 18/98 por integración terrorista, y para el segundo ha prescrito el delito pues dejó de trabajar en el rotativo en 1991.

En otra pieza separada del sumario principal, el Juzgado Central de Instrucción número 6 ha investigado la causa relativa a las irregularidades en las cuentas de las sociedades mercantiles creadas alrededor del diario y en la que han sido procesados ocho miembros del consejo de administración del periódico. En este caso, tanto la fiscalía como la asociación Dignidad y Justicia ejercen la acusación y piden para los ocho procesados penas de entre 13 y 26 años de cárcel y multas de entre 21 y 33 millones de euros

 

Martxelo Otamendi, antiguo director del diario Egunkaria y actual director del diario Berria, asegura que aunque la decisión es muy positiva aunque teme que haya recurso ante el Tribunal Supremo: "Cuidado que esto no se ha acabado". 

 Siete años después, cuando fue absuelto le devolvieron sus pertenencias, ´pero los responsables de la Benemérita olvidaron reintegrarle aquel autógrafo. “En 2010, Isaac Rosa escribió una columna en Público pidiendo que me lo devolvieran”, rememora el periodista.  ) 

  •  

Cuando se cumplen 15 años de la clausura del periódico Egunkaria, los exmiembros del consejo de administración de Egunkaria Joan Mari Torrealdai e Iñaki Uria se an reunido para conmemorar la fecha y como entonces hoy han resaltado la necesidad de que la comunidad euskaldun tenga sus propios instrumentos para sobrevivir en el mundo globalizado actual.

Representantes de la cultura y la política vascas han acudido también hoy a la que fue sede de Egunkaria( Andoain), donde actualmente se edita su sucesor, el diario Berria, al acto celebrado con motivo del 15 aniversario de aquel cierre del diario.

Entre los asistentes figuraba el presidente del GBB del PNV, Joseba Egibar;el jefe de gabinete del diputado general de Gipuzkoa, Xabier Barandiaran;el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y el portavoz de Sortu, Arkaitz Rodríguez, entre otros.

También han estado la directora de Igualdad Lingüística de la institución foral guipuzcoana, Garbiñe Mendizabal, el periodista Mariano Ferrer y el abogado Iñigo Iruin, entre otros.

El que fue director de Egunkaria y actual responsable de Berria, Martxelo Otamendi, ha conducido el acto en el que se ha proyectado un vídeo con testimonios sobre la jornada del 20 de febrero de 2003 en la que quedó clausurado el periódico.

Iñaki Uria ha señalado que el diario fue fruto de un "esfuerzo colectivo" y de una "valentía" que resultó "cara" para los que la vivieron, ya que "padecieron detenciones, torturas y cárcel", ha asegurado.

Ha señalado que, al igual que trasmitieron hace diez años cuando los directivos de Egunkaria esperaban el juicio, el "objetivo" de la operación de la Guardia Civil "no fue solo el periódico, sino el euskera y la actividad cultural vasca".

Al hacer balance de los últimos diez años, ha preguntado "cuántos proyectos nuevos" han surgido en torno al euskera, "cuantos 'euskaltegis' o "cuántos medios de comunicación" se han fundado y ha agregado que "luego sorprenden los datos de las encuestas sociolingüísticas" sobre el uso de ese idioma.

Ha puntualizado que el mercado "no mantiene los medios de comunicación" y que, "ni las instituciones ni los ciudadanos" del mundo de la cultura vasca pueden "reunir" la "fuerza suficiente" para conseguir un "cambio" en la situación del euskera.

Por su parte, Torrealdai y la actual presidenta del grupo Berria, Beatriz Zabalondo, han leído un texto en el que han recordado que "sin una sociedad civil organizada" no hubiera sido posible la creación de Egunkaria y han resaltado que la "fórmula de la acción popular no es parte del pasado".

"Hoy más que nunca, en un mundo globalizado, es necesario" que la comunidad euskaldun "cuente con sus propios instrumentos", ha subrayado.

La Audiencia Nacional determinó en 2010 que el diario no sirvió de instrumento a ETA y absolvió a los cinco directivos procesados (Martxelo Otamendi, Ignacio María Uria, Juan María Torrealdai, José María Auzmendi y Javier Oleaga).

Cuatro años después la Audiencia de Gipuzkoa confirmó el archivo de la causa económica que quedaba pendiente por considerar que había prescrito.

  •  

Los exmiembros del consejo de administración de Egunkaria Joan Mari Torrealdai e Iñaki Uria han recordado hoy, 20 de febrero, se cumplen los 15 años de la clausura de este periódico, y de la detención de sus cinco de sus directivos, acusados de pertenencia a ETA.Les faltaba el alma:Martin Ugalde.En sus breves intervenciones ante los medios han coincidido en la necesidad de que la comunidad euskaldun tenga sus propios instrumentos para sobrevivir en el mundo globalizado actual.

Representantes de la cultura y la política vascas han acudido a Andoain a la que fue sede de Egunkaria, donde actualmente se edita su sucesor, el diario Berria, al acto celebrado con motivo del 15 aniversario del cierre del diario y de la detención de sus cinco de sus directivos, acusados de pertenencia a ETA. Les faltaba el alma: Martin de Ugalde 

De sus recuerdos también aflora el horror. “Cuando me detuvieron estuve cinco días incomunicado, de los cuales tres fueron objeto de torturas”, señalan. Así se lo contó también al juez de la Audiencia Juan del Olmo, con la fiscal delante. ¿Su reacción? “Ni pestañaron”, resume el ex director de Egunkaria y ahora responsable de Berria. Tampoco lo hizo el gobierno de Aznar, que en lugar de comprobar si las declaraciones de los detenidos eran ciertas optó por querellarse contra ellos, aduciendo –en palabras del entonces ministro de Interior, Ángel Acebes- que al denunciar torturas habían cometido un presunto delito de “colaboración con banda armada”. La responsable de presentar esa denuncia –que no tuvo ningún recorrido- fue la entonces subsecretaria de Interior y ahora ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal 

Sin embargo, aquella jugada del gobierno de Aznar tuvo el efecto contrario al esperado: en octubre de 2012, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) acabó condenando al Reino de España por no investigar las denuncias de torturas que había realizado Otamendi.

Todo lo ocurrido en el affaire Egunkaria, se parece mucho a lo sufrido por otros periodistas que sin pertenecer a ninguna organización extremista, su delito ha sido defender el euskera

 

 

Advertencias y silencios

15 años después de aquel febrero, Otamendi cree que detrás del cierre de Egunkaria “hubo dos objetivos”. Por un lado, el gobierno de Aznar “buscó criminalizar al mundo del euskera”. “Pero también había un aviso a navegantes en torno a la autodeterminación –continúa-. Con nuestro caso, el gobierno de Aznar y el servicio de Inteligencia de la Guardia Civil estaban diciendo ‘cuidado, a ver ustedes por dónde van a ir’”.

 

Del mismo modo, aquel operativo contó con un aliado fundamental: los medios de comunicación, que mayoritariamente callaron –o incluso justificaron- la clausura del periódico. “Habrá quien quiera ser autocomplaciente, pero la realidad es que no respondimos con la contundencia y el enfado que la situación merecía”, afirmó a Público la vicedecana del Colegio Vasco de Periodistas, Amaia Goikoetxea. ¿El motivo? “En aquellos momentos –responde-, en la lucha contra ETA todo valía… y todo se confundía”.

 

Según su criterio, hubo un factor que influyó de manera decisiva: el “discurso dominante” que se amparaba en el “pensamiento único generalizado del resto de los medios de comunicación”. “El cierre de un medio es un drama y una vergüenza para un estado que se presente a sí mismo como democrático”, remarca Goikoetxea, quien no duda en calificar el operativo judicial y policial contra Egunkaria como un “ataque a la libertad de expresión y al derecho de información de la ciudadanía”.

 

“Nos siguieron coches camuflados”

Desde la redacción de Berria, Otamendi también quiere rescatar la memoria de aquellas y aquellos que actuaron de una forma radicalmente distinta. “Hubo gente en Euskal Herria, pero también en diferentes lugares del Estado, que nos apoyó y denunció lo que estaba ocurriendo”, subrayó. Puso el ejemplo de las charlas que se organizaron en lugares como Elche, donde al acabar una conferencia “nos siguieron dos coches camuflados”, o en la universidad de Las Palmas de Gran Canaria, cuyo rector, Manuel Lobo, prohibió en junio de 2003 una conferencia del periodista vasco. “A pesar de todo eso, hubo gente que se comprometió con nosotros”, recordó. Hoy, 15 años después, el ex director de Egunkaria afronta otra jornada de trabajo. Su objetivo sigue siendo el mismo que entonces: hacer posible un periódico en euskera. Ni más, ni menos.

Boise, Idaho, EEUU Egunkaria y cinco de sus directivos. Se da la circunstancia de que uno de ellos, su director, Martxelo Otamendi, es persona conocida en Boise, al haber pasado diversas temporadas en la capital idahoense realizando diferentes labores periodísticas, habiéndose alojado en una de las ocasiones en casa del actual alcalde de la ciudad, el vascoamericano David Bieter. He aquí el artículo --titulado "Martxelo Otamendi, un vasco con lazos en Idaho, enfrenta un juicio por terrorismo--, reflejando qué opinan sobre la cuestión los vascos de esta ciudad hermanada con Gernika, que publicaba ayer el citado diario norteamericano.

 Los vascos de Idaho, incluido el alcalde de Boise --quien hospedó al periodista en su casa en una ocasión-- lo sienten como un ataque a su cultura.Un juicio por terrorismo en otro continente está golpeando cerca de casa para algunos boiseanos.

Un periodista conocido para muchos miembros de la comunidad vasco-americana del valle es uno de los ex trabajadores de un diario en lengua vasca programado para ser enjuiciado el martes en España. Martxelo Otamendi y otros cuatro miembros de Euskaldunon Egunkaria serán juzgados en la Audiencia Nacional española,  la instancia encargada de cuestiones de terrorismo.Algunos vascos de la zona de Boise señalan que el único delito cometido por Otamendi es ser nacionalista vasco vocal, no un miembro del grupo terrorista Euskadi Ta Askatasuna ---que significa "Patria Vasca y Libertad", más conocido por sus siglas ETA.

Muchos pensaban que la cuestión estaba ya resuelta a favor de Otamendi.El juicio tiene lugar más de seis años después de que Otamendi y sus compañeros fueran acusados y después de un cambio importante hacia la izquierda en el gobierno español.

"Me temo que procede realmente de un tiempo que fue conocido por ser represivo", apunta el alcalde de Boise Dave Bieter. "¿Por qué le están enjuiciando transcurridos años de cuando le acusaron? ... Si el caso fuera consistente, le habrían procesado mucho antes."cal en España optó por no proseguir el caso. Pero en el ordenamiento jurídico español existe asimismo la figura de una acusación particular, que toma parte en el procedimiento penal como víctima. Es la acusación particular la que está llevando el caso a juicio.

Boise es noticia en el País Vasco

Otamendi ha desarrollado amistades en Boise en las últimas dos dácadas,  en las que ha visitado Boise tres veces.Su primera visita fue en 1989, cuando llegó para trabajar en un proyecto de dos meses con una estación de televisión local.Volvió a Boise en 2005 para Jaialdi, una fiesta nacional vasca que se organiza aquí cada cinco años y atrae a vascos de todo el mundo.

En 2002, Otamendi se quedó en casa de Bieter mientras se hallaba en Boise cubriendo la Declaración de la Legislatura de Idaho de apoyo a la autodeterminación de los vascos del norte de España y el sur de Francia."Se quedó en una habitación encima de nuestro garaje --no exactamente un alojamiento de lujo. Realmente no puedo recordar cómo fue", dijo Bieter, que en ese momento era miembro de la Cámara de Representantes en la Legislatura del Estado.Bieter dijo que él y otros se sorprendieron de que un instrumento no vinculante como la declaración conjunta de la Legislatura de Idaho se convertiera en evento de noticias internacional."De alguna manera (Otamendi) vio aquello como noticia que nadie", dijo Bieter. "Más tarde se convirtió efectivamente en noticia. La agencia AP lo recogió. El embajador español lanzó un ataque."

Incluso llamó la atención de la asesora de Seguridad Nacional del presidente George W. Bush, Condoleezza Rice.Otamendi pasó entre una semana y 10 días entrevistando a los miembros de la legislatura de Idaho, incluyendo a Bieter y a Pete Cenarrusa, un vasco-americano, secretario de Estado de Idaho durante un largo periodo.

Alrededor de 15.000 vascos viven en Idaho,  lo que le convierte en una de las mayores concentraciones de vascos en el mundo fuera del País Vasco.

El padre de Bieter era profesor en la Boise State University, la Universidad Estatal de Boise. Su familia vivió en el País Vasco durante un tiempo,  en una época en que el dictador Francisco Franco estaba aún en el poder. Durante una visita durante el año 2001 o principios de 2002, Bieter se sorprendió por lo que vio. 

"La represión había vuelto. Vi un montón de ejemplos de ello", dijo Bieter. "La Guardia Civil, brazo del gobierno, las ametralladoras y los hombres con grandes botas negras habían vuelto. Actuaban duramente contra manifestaciones en localidades del País Vasco... Acechaban a grupos grandes de personas".

Egunkaria fue el segundo periódico cerrado

El 20 de febrero de 2003, el juez Juan del Olmo de la Audiencia Nacional española cerró Egunkaria, el único periódico diario publicado en lengua vasca y dedicado a la vida, la política y la cultura de los Euskaldunak, el Pueblo Vasco.

Para los vascos,  y periodistas y defensores de derechos humanos de todo el mundo, el cierre del periódico apareció como una cuestión dura.

"Hay una cuestión de libertad de la prensa que es realmente preocupante", dijo Bieter.

Otro periódico vasco, Egin, fue cerrado en 1998 en circunstancias similares, con periodistas acusados de connivencia con ETA. Al menos un periodista fue condenado en aquel caso, pero a principios de este año, más de 10 años después del "cierre preventivo" de Egin, se desestimó el caso contra el diario.

"Se podría volver a abrir ahora, pero el daño que han causado a la libertad de prensa no puede ser curado en absoluto", dijo Alberto Santana Ezkerra, director de Estudios Vascos de la Universidad Estatal de Boise.

 

Th, ex reportero del diario The Times de Irlanda y autor del libro The Basque Country: A Cultural History (El País Vasco: Una historia cultural), asiente.

"Creo que si hay graves acusaciones en contra de un medio de comunicación, suficientes para justificar la medida cautelar de su cierre, deberían ser oídas en cuestión de semanas, no de años", señaló. "De lo contrario el Estado queda abierto a las acusaciones de suprimir la libertad de prensa."

El año pasado, después de Egunkaria llevaba ya cinco años cerrado, el grupo Reporteros sin Fronteras pidió a España que desistiera de esa persecución pública de años.

"Los presuntos vínculos entre algunos miembros del personal de Egunkaria y ETA nunca se han demostrado, a pesar de cinco años de investigación judicial", afirmó el grupo que lucha por la libertad de prensa. "La lucha del Gobierno español contra el terrorismo es legítima, pero debe hacerse sin violar la libertad de expresión".

El enfoque que hace España de esa lucha es una parte importante de la historia, afirman Woodworth y otros expertos.

"El fondo es importante, " señala Woodworth. "Una estrategia antiterrorista de Madrid ... dice que todo y todos los que comparten alguna de las aspiraciones de ETA son en realidad miembro de ETA -una doctrina muy peligrosa y antidemocrática".Esa política se inició bajo el mandato del conservador Partido Popular se ha mantenido bajo el Partido Socialista Obrero Español, dijo.

Las autoridades españolas sospechaban que periodistas de Egunkaria recibían financiación y órdenes del grupo separatista vasco armado.

Otamendi niega con vehemencia la acusación. Después de su arresto en 2003, dijo al Idaho Statesman que fue torturado por la Guardia Civil española durante el período de cinco días de interrogatorios. Fue liberado bajo fianza de 30.000 dólares.

Vascos enfadados por la pérdida de su diario se pusieron rápidamente manos a la obra y en un esfuerzo común sacaron el periódico Egunero inmediatamente después del cierre de Egunkaria. Cuatro meses más tarde,  un diario más grande, Berria, se puso en marcha, con Otamendi nuevamente como director.

La lengua vasca es el pilar de la cultura

Santana Ezkerra, profesor de la BSU, se encuentra entre aquellos en la zona de Boise, que están muy interesados en el destino de Otamendi y sus ex compañeros de trabajo en Egunkaria.Santana es originario del País Vasco. Dijo que el grupo terrorista ETA cumple 50 años este año."Están más débiles que nunca, tanto en términos de apoyo popular como en términos militares, " manifestó.

Dijo que hay muchas razones para el debilitamiento del apoyo a ETA entre los vascos, incluida una nueva generación que no se acuerda de Franco y una población que es más rica y está menos interesada en los conflictos con el gobierno español que en el pasado.

"ETA se está muriendo", dijo Xabier Irujo Ametzaga, profesor de Política Vasca en la Universidad de Nevada, Reno. "La mayor parte de la sociedad vasca está en contra de la utilización de la violencia".

Santana ha coincidido con Otamendi en eventos culturales,  aunque no lo conoce personalmente. Sin embargo, está convencido de que Otamendi no es un terrorista.

"Estoy seguro de que no es un miembro de ETA", dice. "Es un periodista. Si hubiera querido ser miembro de ETA,  habría conseguido con facilidad una ametralladora. Sus armas son el papel y la impresora."

"Sus editoriales no eran de apoyo de ETA", dijo Santana, quien era un lector habitual de Egunkaria.

Santana y otros dicen que la supresión del único diario en lengua vasca supuso un gran golpe. Más de 3.000 personas aportaron dinero para abrir Berria. Tiene edición en internet.

"La lengua vasca es el principal pilar de la cultura vasca. Es un tema muy importante para todos en el País Vasco", señala Irujo.

Ampliar fotoMartxelo Otamendi sale de la Audiencia Nacional. M

.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), con sede en Estrasburgo, ha condenado a España por no investigar suficientemente la denuncia de torturas del entonces director del diario vasco Egunkaria, Martxelo Otamenditras su detención incomunicada ordenada por un juez de la Audiencia Nacional a raíz del cierre del periódico. El tribunal declara que el Estado español vulneró el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, que prohíbe el trato inhumano o degradante, y recuerda que la detención bajo régimen de incomunicación precisa de medidas de vigilancia jurisdiccional apropiadas para evitar abusos sobre la integridad de los detenidos.

El TEDH condena España a indemnizar a Otamendi con un total de 24.000 euros, 20.000 por daños morales y 4.000 por gastos del procedimiento. La sentencia es de una sala de siete jueces, por lo que hay un plazo de tres meses para recurrir ante la Gran Sala de 17 jueces y en caso contrario, será firme.

Martxelo Otamendi, entonces director de Egunkaria, fue detenido en la noche del 20 de febrero de 2003, en el marco de una investigación por su supuesta pertenencia y colaboración con ETA y permaneció incomunicado durante cinco días. En los días siguientes a su detención, Otamendi fue examinado en cuatro ocasiones por un forense. En sus informes, el médico relató que Otamendi se había quejado de haber tenido que permanecer de pie durante periodos prolongados, haber sido amenazado de torturas, haber recibido golpes intimidatorios en sus órganos genitales y otros malos tratos. 

Ante el juez de instrucción denunció que se le había impedido dormir, que le habían obligado a hacer flexiones durante dos horas, que había sufrido insultos homófobos y que había sido desvestido y obligado a adoptar una posición sexual. También denunció que le colocaron un objeto metálico sobre la sien y que le cubrieron la cabeza con una bolsa de plástico hiciendo un ruido semejante a una detonación de pistola.

La denuncia de Otamendi por malos tratos durante su incomunicación sufrió diversas vicisitudes procesales hasta que una juez de instrucción de Plaza de Castilla ordenó comparecer al forense. Este declaró que había encontrado a Otamendi perfectamente consciente y orientado y sin signos aparentes de agotamiento. El forense, funcionario del gobierno, añadió que el detenido siempre había rehusado dejarse examinar y aseguró que recogió textualmente en su informe las palabras del preso. 

La denuncia de Otamendi fue archivada provisionalmente en 2004 y sus sucesivos recursos, ueronrechazados.

 El Tribunal Constitucional que se pronuncia contra euskadi habitualmente, no admitió a trámite su recurso de amparo. En abril de 2010, Otamendi y otros cuatro directivos de Egunkaria fueron absueltos de pertenecer a ETA.

El Tribunal de Estrasburgo observa que el primer juez de instrucción se mostró pasivo ante las sevicias denunciadas por Otamendi, y que sus demandas de ser escuchado en persona y de que declarasen los agentes de la Guardia Civil implicados y la persona que compartió la celda con él no fueron tenidas en consideración por otros jueces.

Estima el tribunal que las investigaciones llevadas a cabo no profundizaron suficientemente ni fueron efectivas para cumplir los requisitos el artículo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos. La Corte subraya que a pesar de la insistencia del recurrente de denunciar los malos tratos, la desestimación de su denuncia se produjo sobre la base de los informes médicos y la declaración del forense, sin que Otamendi fuera interrogado personalmente.

Para el (Tribunal Europeo de Derechos Humanos)TEDH, los medios de prueba suplementarios solicitados por Otamendi habrían podido contribuir al esclarecimiento de los hechos y en particular, el interrogatorio de los guardias encargados de su vigilancia.

El TEDH insiste en la importancia de adoptar las medidas recomendadas por el Comité Europeo de Prevención de la Tortura para mejorar la calidad del examen forense a las personas incomunicadas

 

 

 

 

Más recientes de Diasporaweb

Trump rebaja los impuestos a los millonarios y abandona al hombre de a pie

Trump rebaja los impuestos a los millonarios y abandona al hombre de a pie

La medida clave es la rebaja del tipo del impuesto de Sociedades del 35% al 15%. El recorte implica, según la Tax Foundation, que el Estado federal deje de recaudar dos billones de dólares en 10 años, lo cual empobrece al ciudadano medio 24/12/2017

Okinawa, una isla pacífica, que no conoce la paz, aunque si premios Nobel de la Paz..

Okinawa, una isla pacífica, que no conoce la paz, aunque si premios Nobel de la Paz..

Si hay un pueblo siempre ocupado por fuerzas hostiles, ese es Okinawa. Al Emperador Hiro Hito, sucedieron, la ocupación militar norteamerican, el ambivalente Tokio, las, Bases Militares USA.y ahora Donald Trump bajo las amenazas d los misiles norcoreanos..!basta ya!! 18/12/2017

Las 3 pitadas al himno en las finales de copa encuentran un culpable y va a juicio

Las 3 pitadas al himno en las finales de copa encuentran un culpable y va a juicio

, .En la final de la Copa del Rey del año 2015, disputada entre el Barcelona y el Athletic de Bilbao, volvió a sonar una tercera pitada al himno nacional. Santiago Espot por su proyecto de pitada al himno en 2015 fue procesado 17/12/2017

El carbon es la fuente de energía de Mariano Rajoy..Adios al cambio climático, como Trump

El carbon es la fuente de energía de Mariano Rajoy..Adios al  cambio climático, como Trump

Aunque dice lo contrario, Mariano Rajoy sigue basándose en el carbón como fuente e energía al contrario que el presidente francés Emmanuel Macrón, muy preocupado con el cambio climático.El presidente del gobierno español promete pero no cumple 15/12/2017

Meteosat celebra su 40 cumpleaños, con su familia natural y artificial en su mundo sideral

Meteosat celebra su 40 cumpleaños, con su familia natural y artificial en su  mundo sideral

El término satélite natural se contrapone al de satélite artificial, siendo este último, un cuerpo celeste que orbita en torno a la Tierra, la Luna o algunos planetas y que ha sido fabricado por el hombre., como el Meteosat, 12/12/2017

Mostrando: 21-25 de 1.398