×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

Ricard Santiago Raigada GarcíaMiembro desde: 14/02/18

Ricard Santiago Raigada García
0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    6.483
  • Publicadas
    3
  • Puntos
    0
Veces compartidas
24
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
18/02/2018

La iglesia ha terminado de existir, por lo menos, para mí —a pesar de mi dolor profundo y mi decepción— expondré a continuación porqué es el final

En diciembre del 1965, se acabó de escribir el Concilio Vaticano II. Con constituciones, decretos y declaraciones que abogan a liberalización de la iglesia para abrirla al mundo y vivir de una forma digna pero dando todo por los demás, como hizo Jesús. Todo lo contrario a lo que se ha hecho hasta ahora.

Los curas, los obispos, los cardenales… viven en palacetes, con buenas dietas y con apenas horas de trabajo. Su “vocación” les lleva a dar alguna que otra misa y, con eso, ya están satisfechos. Este esfuerzo tan grande y dedicación por los demás tiene una recompensa estipulada por el derecho canónico, un mes de vacaciones. En el cual, en teoría el obispo diocesano correspondiente debe ordenar los horarios de la parroquia en ausencia de el párroco. ¿Cuántos de ustedes han ido en verano y la iglesia está cerrada? En la gran mayoría de pueblos.

Es evidente que, como toda persona, deben y tienen, un tiempo de descanso —porque no olvidemos que, al fin y a la postre, es un trabajo más. Pero un trabajo para darse a los demás y no todo el mundo es capaz de hacerlo. Precisamente por eso se les debe exigir un esfuerzo mayor que dar alguna que otra misa. ¿Alguno de vosotros os suena que un cura reúna a los pobres en vísperas festivas para preparar una comida y cenar todos juntos? Ya, por no decir que lo deberían hacer habitualmente. Sí puede haber uno o dos, pero el 99, 9% se encierran a comer ellos solos.

Este no es el único problema, hay infinidad. Si te acercas a colaborar en la iglesia a promover que la gente vaya, simplemente, como punto de reunión, el párroco de turno te dice que es mejor que no abras la iglesia al alcance de todo el mundo, que dejes de hacer ese tipo de actividad y te limites a rezar en las misas porque sino eres mal creyente.

Esto último no estoy nada de acuerdo. La fe está en las personas y no debemos acudir a los párrocos para contactar con Dios. A pesar de lo que hasta ahora ha dictado la religión católica. De hecho, ¿No dicen que Dios está en todas partes?

Ahora, la moda está en ponerse a defender actos ilegales de secesionismo. Bueno, moda moda no es, pero públicamente a crecido el número de iglesias que están a favor. Hay una frase muy acertada, para este momento, del apóstol San Pablo:

"A los ojos de Dios no son justos los que oyen la Ley sino los que la practican." (Rm 2, 13)

¿Como tienen el santo valor de decir que están a favor del secesionimo? ¿Qué está pasando? Algo que va absolutamente en contra de cualquier tipo de pensamiento cristiano. Lo peor es que todavía el Papa Francisco no los ha excomulgado ni se ha pronunciado.

Los Católicos debemos amar, honrar y defender nuestra patria. Algo que no va en contra de la idea de fraternidad. Porque precisamente se enseña que en la caridad hay un orden establecido por Dios. Según el cual se debe amar más intensamente y ayudar preferentemente a los que nos están unidos con especiales vínculos. Además, ¿Cómo no podemos hablar de amor a la patria pero si a la Religión? Son dos cosas que proceden de la creación de Dios. Por lo tanto no puede haber oposición entre los dos.

Es más la deshonra a la patria —según el Papa San Juan Pablo II— es cometer el cuarto mandamiento, honrarás a tu padre y a tu madre:

“Si se pregunta por el lugar del patriotismo en el decálogo, la respuesta es inequívoca: es parte del cuarto mandamiento, que nos exige honrar al padre y a la madre. Es uno de esos sentimientos que el latín incluye en el término pietas, resaltando la dimensión religiosa subyacente en el respeto y veneración que se debe a los padres, porque representan para nosotros a Dios Creador. Al darnos la vida, participan en el misterio de la creación y merecen por tanto una devoción que evoca la que rendimos a Dios Creador. El patriotismo conlleva precisamente este tipo de actitud interior, desde el momento que también la patria es verdaderamente una madre para cada uno. Patriotismo significa amar todo lo que es patrio: su historia, sus tradiciones, la lengua y su misma configuración geográfica. La patria es un bien común de todos los ciudadanos y, como tal, también un gran deber. Como sucede con la familia, también la nación y la patria siguen siendo realidades insustituibles”. Papa San Juan Pablo II (Memoria e identidad)

Y tantas otras cosas que se hacen mal... Hay que empezar por aplicar el Concilio Vaticano II, para empezar.

Más recientes de Ricard Santiago Raigada García

El Catolicismo y el fotomontaje de la cara de Jesús

Creo que todo el mundo ha visto, de una forma u otra, una multitud de personas —en Redes Sociales— haciéndose fotos con la cabeza de Cristo y con el rostro de ellos mismos. Todavía, realmente, no se ha predicado el postulado de la religión 18/02/2018