×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×

www.el-pasado.comMiembro desde: 19/11/09

www.el-pasado.com

http://www.el-pasado.com/

0
Posición en el Ranking
0
Usuarios seguidores
Sus noticias
RSS
  • Visitas
    1.065.812
  • Publicadas
    223
  • Puntos
    0
Veces compartidas
5
¡Consigue las insignias!
Trimestrales
Recientes
Visitas a noticias
04/01/2010

Los primeros agujeros negros de gran masa en el universo probablemente se formaron y crecieron en el interior de sendas envolturas gigantescas, similares a las de algunas estrellas actuales pero mucho mayores. Una envoltura de esta clase habría sido capaz de atenuar los potentes rayos X emitidos en las inmediaciones de su agujero negro, y también habría impedido que los gases a su alrededor fueran expulsados por acción de la radiación. Ésta es la conclusión de un nuevo estudio dirigido desde la Universidad de Colorado en Boulder.

El proceso de formación descrito consta de dos fases. Los predecesores de los agujeros negros, estrellas supermasivas, probablemente comenzaron a formarse en los primeros centenares de millones de años después del Big Bang. Esas estrellas supermasivas debieron crecer hasta acumular una masa enorme, tanto como de decenas de millones de veces la de nuestro Sol, y debieron tener una vida corta, con su núcleo colapsándose en sólo unos pocos millones de años.

En el nuevo estudio, Mitchell Begelman, catedrático del departamento de ciencias astrofísicas y planetarias, de la Universidad de Colorado en Boulder, ha calculado cómo podrían haberse formado las estrellas supermasivas. Estos cálculos le han permitido estimar su tamaño y evolución subsecuentes, incluyendo el modo en que acabarían dando lugar a agujeros negros.

Las estrellas supermasivas, sustentadas en la combustión nuclear del hidrógeno, tuvieron que haber sido estabilizadas por su propia rotación o por alguna otra forma de energía, como los campos magnéticos o las turbulencias, de manera que permitieran el crecimiento rápido de un agujero negro en sus núcleos.

Begelman y su equipo creen haber hallado un nuevo mecanismo por el que se habrían formado esas estrellas gigantes supermasivas. Los resultados del estudio abren una nueva vía para averiguar cómo pudieron haberse formado tan rápidamente los grandes agujeros negros.

El requisito principal para la formación de estrellas supermasivas es la acumulación de materia a un ritmo de alrededor de una masa solar por año. Debido a la enorme cantidad de materia consumida por las estrellas supermasivas, las subsecuentes semillas de agujeros negros que se formaron en sus núcleos pudieron haber dado lugar, al morir sus estrellas, a agujeros negros mucho más masivos que los producidos habitualmente por las estrellas comunes muertas. Los agujeros negros estelares de esta clase común tienen sólo una masa equivalente a la de unos pocos soles como el nuestro. Los agujeros negros surgidos de los cadáveres de aquellas estrellas masivas también crecieron más rápido que los normales.

Después de formadas las semillas de los agujeros negros, el proceso entró en su segunda etapa. En esta fase, los agujeros negros crecieron con notable rapidez, devorando la materia de la hinchada envoltura de gas de su alrededor, que acabó alcanzando un tamaño tan grande como el de nuestro sistema solar, y se enfrió al mismo tiempo.

Una vez enfriadas más allá de cierto punto, la radiación comenzó a escapar a un ritmo tan grande que causó la dispersión de las envolturas de gas, dejando desnudos a agujeros negros de unas 10.000 veces la masa de nuestro Sol. Habiendo comenzado su vida independiente con una masa tan superior a la de los agujeros negros estelares normales, podrían haber crecido con bastante facilidad y rapidez hasta convertirse en los agujeros negros supermasivos, con millones o miles de millones de veces la masa del Sol, típicos de los núcleos de las galaxias. La materia de la que se debieron abastecer provenía del gas de galaxias cercanas, o bien de otros agujeros negros con los que se fusionaron en colisiones galácticas muy violentas.

Scitech News

Más recientes de www.el-pasado.com

Nuevos indicios de que el periodo Younger Dryas no se debió a un gran impacto meteoritico

Nuevos indicios de que el periodo Younger Dryas no se debió a un gran impacto meteoritico

Hace aproximadamente 12.900 años, un repentino período frío interrumpió el calentamiento gradual que se venía registrando desde el final de la última era glacial. Las bajas temperaturas acompañaron de principio a fin al intervalo de 1 13/10/2010

Quiza el mar rojo si se abrió ante Moisés en el éxodo

Quiza el mar rojo si se abrió ante Moisés en el éxodo

El espectacular relato bíblico sobre las aguas del Mar Rojo separándose en dos bloques hace tres mil años para dejar pasar por el medio a Moisés y los suyos es bien conocido 11/10/2010

RESUELVEN PARTE DEL MISTERIO SOBRE LAS ROCAS MAS ANTIGUAS DE LA TIERRA

RESUELVEN PARTE DEL MISTERIO SOBRE LAS ROCAS MAS ANTIGUAS DE LA TIERRA

La Tierra es hoy uno de los planetas más activos en nuestro sistema solar, y probablemente lo fue aún más durante las etapas iniciales de su existencia 08/10/2010

LA ESCLAVITUD POR DIFERENCIAS RELIGIOSAS, LA GRAN OLVIDADA DE LA HISTORIA

Aunque la mayoría de las personas piensa en la esclavitud como un problema de opresión racial, una nueva investigación indica que, entre 1500 y 1800, la esclavitud estuvo basada a menudo en la religión en lugar de en la raza 06/10/2010

NUEVOS DETALLES SOBRE EL FINAL DE LA ULTIMA ERA GLACIAL

NUEVOS DETALLES SOBRE EL FINAL DE LA ULTIMA ERA GLACIAL

Mientras la edad de hielo se acercaba a su fin, hace unos 13.000 años, una última ola de frío golpeó a Europa, y durante mil años o más pareció que la era glacial había retornado con toda su fuerza 04/10/2010

Mostrando: 31-35 de 222