Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Sanluicero escriba una noticia?

Periodista cubana denuncia en México situación de opresión

10/03/2013 15:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Por: Daniel Paez

Wendy Santana Puebla, México Desafiando el peligro de ser interceptada en cielos abiertos para cobrarle su "pretensión" de contar al mundo el sufrimiento de los cubanos al tener que soportar.....

la mordaza informativa, y de correr el riesgo de matar del corazón a su esposo e hijo que la esperan en Cuba, Yoani Sánchez desnudó en México los más secretos sistemas de opresión a la prensa libre en su pais.Esta periodista independiente, seguida por millares de cubanos y de todo el mundo por su valentía al denunciar a través de las redes sociales, aunque con muchas limitaciones, los atropellos que entiende se cometen en su país, no vaciló al develar la tarja de la mordaza tan pronto le dieron la palabra."Estás aquí, en una sociedad democrática. Esta es una casa donde se respeta, se proclama y se promueve la libertad de prensa. Puedes decir todo lo que quieras", le dijo el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la SIP, Claudio Paolillo a la periodista cubana que a través de un celular escribe twits de 140 palabras para informar lo que acontece dentro de su país. " Yo soy de Cuba, ustedes no. Pueden contarlo todo, no callen, no teman. La verdad siempre se impone". "

Yoani Sánchez, bloguera cubana Al tomar la palabra durante el panel "Cómo abrir desde adentro el cerrojo cubano", en el marco de la Reunión de Medio Año de la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) y en su calidad de vicepresidente regional para el área de Cuba, la comunicadora criticó enérgicamente el gobierno de Raúl Castro, catalogándolo de mucho más represivo que el de su hermano Fidel porque además de censurar, trata de no dejar rastros. Reveló que su gobierno se niega rotundamente a aceptar cualquier forma de expresión que no esté bajo su control y que en la atmósfera ciudadana se tiene la impresión de que la única forma de cambiar el sistema es sentarse a esperar que la naturaleza biológica acabe con la "dictadura castrista", cuando ya no puedan mantener el imperio del poder.No obstante, consideró que eso no es lo que se merece su país ni lo que ella espera, porque ya muchos cubanos han despertado del letargo; se están informando con lo que pueden tener a su alcance y poco a poco van a ejercer una presión masiva al gobierno para que se transforme.La comunicadora cubana dijo que está esperanzada en que muy pronto se produzca un cambio, no exterminando el régimen comunista, sino haciéndolo cambiar de parecer y reconocer, antes de marcharse de este mundo, que los 60 años que tiene viva la revolución en Cuba, no han dado resultados y que el alto precio solo lo han pagado los cubanos.De acuerdo con sus explicaciones, los cubanos son bien ingeniosos porque a pesar de que como ciudadano común no pueden solicitar servicios de internet ni comentar ni difundir nada que denote sus insatisfacciones, buscan la forma de enterarse de todo lo que ocurre a su alrededor.Entre esas fórmulas de comunicación clandestina están el acudir a un hotel y pagar la mitad o las tres cuartas partes de su sueldo por un servicio de una hora de internet con baja velocidad y con constantes interrupciones del sistema, para poderle ver la cara al mundo, pero cuidando de no dejar páginas abiertas y los sites que ha visitado.Otra de las creatividades inminentes de los cubanos es copiarse entre sí, en una memoria, informaciones, videos, fotos y comentarios de aliento de que las cosas pueden cambiar.Sólo basta que una sola persona obtenga la información y ésta pasa a otra y ahí se forma la red. A veces la información se cuela fuera del país, un cubano no se entera en su país, pero un familiar lo llama desde el exterior y le informa y ahí se corre la voz, aunque en medio de la clandestinidad, comentó.Lo bueno de todo esto, según dejó expresado ante cientos de periodistas de todo el mundo que participaron en el panel de libertad de expresión de la SIP, es que la gente ya no es una ciega admiradora del sistema revolucionario cubano; ya no se conforma con la papilla informativa que le da el gobierno, ni agradece el pan y el agua que le pasan a través de la jaula, sino que está adquiriendo conciencia de que merece mucho más que eso y que tiene derecho a que se respeten sus derechos humanos, entre ellos la libertad de expresión y difusión del pensamiento.Por su magistral conferencia y la destreza y firmeza con que comunicó sus criterios, Yoani Sánchez se convirtió en la figura principal del segundo día de trabajo de la Reunión de Medio Año de la SIP, siendo abrumada por las preguntas de decenas de periodistas que querían saber, a través de ella, todo lo que estaba pasando en Cuba, incluyendo el misterio de la muerte del presidente venezolano Hugo Chávez.Sin reparo contestó todas las preguntas que su voz de periodista le permitían responder, pero cuidando las formas siendo moderada al entrar en detalles en asuntos que no son de su competencia. Al final, cuando la seguridad concluyó la rueda de prensa, con mirada de indefensa le dijo a sus colegas: "Yo soy de Cuba, ustedes no. Pueden contarlo todo, no callen, no teman. La verdad siempre se impone".


Sobre esta noticia

Autor:
El Sanluicero (10601 noticias)
Fuente:
danielconelpueblo.blogspot.com
Visitas:
518
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.