Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Prestige, Costa Concordia, Titanic... los otros grandes accidentes marítimos a lo largo de la historia

26/03/2021 08:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Este martes se conocía la noticia de que uno de los mayores barcos cargueros del mundo se había quedado atravesado en el Canal de Suez. En un primer momento, muchos pensaron que se podía tratar de una 'fake new', hasta que llegaron las imágenes y se despejaron todas las dudas, el buque estaba encallado y ningún otro barco podía atravesar el Canal de Suez.

Todavía se desconoce cuál será el impacto total en la economía de este acontecimiento, pero también tendrá su repercusión a nivel de seguridad internacional, porque por ahí también circulan flotas navales militares y portaaviones estadounidenses. Además, se señala que la causa principal ha podido ser un fallo humano, más aún tras observar los extraños movimientos previos que realizó antes de entrar al canal.

Sin embargo, este accidente marítimo no es el primero que protagoniza un barco de enormes dimensiones en aguas internacionales. A lo largo de la historia se han ido sucediendo diversos incidentes que han tenido distintas repercusiones: desde el desastre ecológico que supuso el Prestige para las costas cantábricas al accidente del Costa Concordia en las orillas italianas que terminó con 32 personas fallecidas.

Uno de los accidentes marítimos más recientes sucedió en el año 2012 en las costas italianas. Un crucero equipado con todo tipo de lujos como jacuzzis, cines, gimnasios o un spa iniciaba su ruta por la costa mediterránea con 3.206 pasajeros y 1.023 miembros de la tripulación.

Cuando se encontraba a la altura de la isla de Giglio, en la Toscana, el capitán decidió desviar el rumbo de la ruta marcada y se acercó demasiado a la isla, impactando contra un arrecife. Tras el golpe, el barco continuó navegando durante cerca de otros 1000 metros hasta la entrada norte del puerto, donde realizó un viraje con la intención de acercarse. Este giro descompensó todo el peso de la embarcación y provocó que se inclinase poco a poco de manera más pronunciada.

Se desató así el pánico y comenzaron las labores de evacuación. El capitán del barco, que fue condenado a 16 años de cárcel por homicidio involuntario, decidió huir del buque antes de que todos los pasajeros y tripulantes estuvieran a salvo. "Hubo pánico, como en una película, platos estrellándose contra el suelo, gente corriendo, gente rodando por las escaleras", declaró uno de los supervivientes.

Finalmente, el accidente del crucero Costa Concordia, que pesaba 114.500 toneladas, se saldó con 32 fallecidos y 64 heridos. Respecto a las labores de retirada del barco, participaron un equipo de 500 técnicos y 30 naves y costó 600 millones de euros en lo que pasó a ser el naufragio de mayor tonelaje de la historia.

El desastre del Prestige es el que más de cerca le tocó vivir a los españoles, que sufrieron sus consecuencias directas. Con bandera de las Bahamas y un tonelaje de 42.820 toneladas, el buque carguero transportaba un total de 77.000 toneladas de crudo de petróleo y navegaba a apenas 52 kilómetros del cabo de Finisterre.

Fue entonces cuando, en noviembre de 2002, se vio atrapado en un temporal climático fuerte, lo que le provocó una fuga en el buque. Tras intentar alejarse de la costa, el carguero se partió por la mitad y se hundió en el mar a una profundidad de 3.850 metros. En ese momento, el petrolero estaba a cerca de 250 kilómetros de la costa.

Poco a poco el petróleo vertido se fue acercando a las costas gallegas, hasta que en enero llegaron a las orillas de las playas. El desastre ecológico fue enorme, afectó a 2.000 kilómetros de costa española, francesa y portuguesa y provocó la organización ciudadana para limpiar los restos bajo el lema 'Nunca Mais'. Además, lograron un cambio en la legislación que prohíbe a este tipo de barcos acercarse tanto a las costas españolas.

Las costas gallegas ya tuvieron que enfrentarse a un desastre similar al del Prestige en 1992. El Aegean Sea era un buque petrolero de 114.000 toneladas que provenía de Reino Unido y transportaba 79.081 toneladas de petróleo, de las cuales 67.000 fueron vertidas cerca de la costa de A Coruña.

Un fuerte temporal de olas, lluvia y viento provocó un fallo en los radares y un desgobierno en la embarcación que provocó que ensayase cerca de la Torre de Hércules. Cuando todavía estaba encayado y mientras se realizaban maniobras para sacarlo de las rocas, se produjo una fuerte explosión que puso en llamas todo el buque carguero, pero por suerte no produjo muertes aunque sí destrozó parte del ecosistema costero.

En 1989, un buque petrolero apodado Exxon Valdez se dirigía desde Alaska a California atravesando una serie de icebergs que les obligaron a desviar ligeramente su ruta. Tras una serie de fallos en la toma de decisión de los tripulantes al mando, el buque terminó impactando contra un arrecife.

Tras el fuerte choque, se abrió un orificio en el casco de la embarcación y comenzó a verter petróleo hasta llegar a un total de 40, 9 millones de litros. El impacto medioambiental que supuso fue muy grave y tuvo su repercusión económica, ya que provocó la pérdida de deportes recreativos, pesca, reducción en el turismo, y una bajada en la apreciación de lo que los economistas llaman "valor de existencia", asociado al bien natural.

El petróleo se expandió sobre más de 2.000 kilómetros de costa y fueron necesarias unas labores de limpieza excepcionales como aspiradores o mangueras de agua caliente a presión, en lo que fue considerado un desastre natural y sentó precedentes en materia de seguridad para el transporte de petróleo.

Quizás el del Titanic es el accidente más famoso del mundo, a pesar de que ocurriese en 1912, hace ya más de 100 años. Se trataba de un trasatlántico británico que se hundió durante su viaje de inauguración, provocando la muerte de 1.496 personas de las 2.208 que viajaban a bordo.

Viajaba desde la localidad de Southampton a Nueva York y contaba con muchos lujos en su interior y transportaba a personas muy ricas e influyentes de la época. Cuando se encontraba a unos 600 kilometros de las costas canadienses, el buque chocó contra un iceberg, lo que le provocó un agujero en el casco. Estuvo dos horas y media hundiéndose y tan solo 712 personas lograron sobrevivir al acontecimiento.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (15628 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
1775
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.