Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

El problema de la Constitución es cumplirla

19/10/2014 19:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Constitución dominicana ha sido modificada más de 30 vecesimageJM Rodriguez

Expertos y novatos llaman a la Constitución "Carta Magna", "Ley Madre", "Carta Fundamental", entre otros apelativos.

En realidad en sí misma es el "Pacto Nacional", entre los actores de la vida nacional en los países, y como es natural, la República Dominicana.

Es la expresión más fidedigna de un ejercicio democrático y el marco para la construcción del "Estado de Derecho".

En teoría luce de lo más elegante. El problema de la Constitución, en un país como la República Dominicana, con una debilidad institucional derivada de la falta de voluntad política, del "imperio de las componendas", de las complicidades y del proteccionismo que se intercambia la clase política y económica, es que en la práctica se ponga en vigencia eltexto constitucional alcanzado mediante consenso, al menos en la más reciente modificación vigente, la del 2010.

Ahí la tenemos. Pero ella, por sí sola, no significa nada si no hay un compromiso de su cumplimiento, si no tenemos un órgano independiente, autónomo que la garantice y haga cumplir al resto de los poderes de nuestra imperfecta democracia que venimos construyendo en los últimos lustros.

Hay un especialista en la conducta humana, el doctor José Dunker, que al analizar los actos de violencia y desorden en la vida nacional, concluye en que tenemos que darnos un país donde exista el "imperio de la ley".

Y tiene razón, un país sin reglas y que si existen, estas no sean cumplidas por todos, sin excepción, gobernantes y gobernados, solo conduce al caos.

Es lo que tenemos en nuestro país, todo porque cda quien que se siente con poder, influencia política y dinero, se resiste a cumplir las propias reglas jurídicas y constitucionales que nos hemos dado.

La vida nacional, la de los habitantes, la de los ciudadanos del país, está toda reglamentada en las leyes y la Constitución. Tenemos un montón de leyes, pero se convierten en "letra muerta", por nuestra resistencia a ordenarnos.

Y el caos solo provoca pérdida en todo el sentido de la palabra, de tiempo de recursos, nos estanca y retrasa la posibilidad de que algún día podamos salir del hoyo del "subdesarrollo".

No cumplimos leyes y constitución por el padrinazgo, el compadrazgo, el tráfico de influencias a que nos hemos acostumbrado en lavida nacional y la hemos hecho una cultura del diario vivir.

Si somos capaces de respetar nuestras propias reglas, generamos confianza internacional, atraemos los negocios, conseguimos nuevos empleos, se dinamiza nuestra economía y avanzamos. Podemos ir cnstruyendo nuestra "marca país", reconocido y respetado.

Pero mientras no acojamos nuestras normas legales y constitucionales, mientras no vendamos la imagen de que tenemos seguridad jurídica y de que la ley impere por encima de los interses creados, no podremos avanzar.

Tenemos que tomar una decisión entre continuar por el caos o seguir construyendo nuestra propia organización institucional y que los poderes políticos empiecen dando el ejemplo de respeto a la Constitución y las leyes, de manera que los gobernados recibamos la "señal" positiva de que tenemos que acogernos a lo que hemos acordado como legislación y como Constitución. De lo contrario, seguiremos a la deriva como barco averiado por una tormenta en alta mar y que ha perdido su mecanismo de control.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
434
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.