Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La propiedad del Estado no es realmente propiedad «pública»

0
- +
17/10/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageSi quiere exponer lo absurdo del Estado, piense en la contabilidad gubernamental. En realidad, no hay mejor manera de demostrar la imposibilidad de una solución gubernamental a la escasez que leyendo la auditoría anual de cualquier entidad gubernamental.

Goethe consideraba que la contabilidad de doble entrada, la esencia de la contabilidad, era «uno de los mejores inventos de la mente humana». Porque sin la contabilidad, perdemos la capacidad de calcular, y sin la capacidad de calcular, la civilización moderna es imposible.

La contabilidad le permite al empresario saber si obtuvo una ganancia, utilizando los escasos recursos para producir algo de mayor valor. La contabilidad también le permite al empresario saber si las actividades que realiza están mejor externalizadas o, por el contrario, si debe expandirse hacia nuevos pedidos de producción. En esencia, la contabilidad dirige al empresario hacia actividades que satisfacen las necesidades del consumidor.1

La contabilidad del Estado es un verdadero oxímoron. Podemos determinar el costo del Estado, pero ¿qué pasa con el valor producido? ¿Qué es el producto? ¿Cuál es su valor? ¿Cuál es el resultado final? Por supuesto, estas preguntas sin respuesta no impiden que el Estado juegue a los negocios, pretendiendo crear valor y ganancias para la sociedad.

Las entidades gubernamentales operan sobre la base de la contabilidad de caja, haciendo un seguimiento de las entradas y salidas de efectivo. Para dirigir sus actividades, estas entidades crean presupuestos que enumeran los ingresos y gastos. Por lo tanto, la contabilidad es simplemente el registro de los flujos de caja contra el presupuesto. En este mundo, el concepto aclamado de responsabilidad fiscal es el proceso de informar sobre la medida en que los ingresos y gastos finales de la entidad coinciden con su presupuesto aprobado. Y nada más.

Este es un punto importante a tener en cuenta: cuando los funcionarios del gobierno hablan de responsabilidad fiscal, sólo están considerando el presupuesto aprobado en comparación con el gasto real. No se refieren al valor de los gastos, sólo a si gastaron o no ingresos de acuerdo con el presupuesto, sin ningún tipo de robo de dinero. Oh, claro, los funcionarios dirán que la rendición de cuentas fiscal significa que el dinero se gastó en actividades productivas ya que, como se esperaba, la entidad gubernamental asume que sólo las actividades productivas fueron aprobadas en el presupuesto. Razonamiento circular.

Con la contabilidad de caja, el costo de las inversiones en infraestructura (carreteras, puentes, edificios, etc.) se contabiliza en el año en que se produce, aunque los bienes de capital siguen teniendo valor o utilidad durante años. Al informar sobre el flujo de caja se pierde el cuadro financiero completo de la entidad gubernamental, dejando esta pregunta sin respuesta: ¿se encuentra en una mejor situación financiera que el año anterior?

Para responder a esta pregunta, la Junta de Normas de Contabilidad del Estado emitió su Declaración 34 en 1999. Los informes anuales que satisfacen esta afirmación supuestamente detallan la salud financiera de las entidades gubernamentales como si estas entidades fueran negocios con fines de lucro. La presentación de informes se realiza ahora sobre la base de la contabilidad de ejercicio y los activos se amortizan a lo largo de su vida útil. Este cambio proporciona un resultado final: los activos netos. Con el fin de aumentar o disminuir los activos sobre los pasivos, ahora podemos determinar un beneficio o una pérdida.

Bajo esta lógica, cuando una entidad gubernamental tiene más activos netos este año que el año anterior, se encuentra en un mejor estado financiero, ha logrado una ganancia. El Estado puede ahora informar a sus electores si fue capaz o no de tomar los escasos recursos y convertirlos en algo de mayor valor. Socialismo, aquí vamos.

Pero no tan rápido. Los bienes del Estado son el producto de un robo, no el resultado de satisfacer las necesidades de los consumidores. Una entidad gubernamental con activos cada vez mayores simplemente está robando más a los contribuyentes año tras año. Irónicamente, lo mismo ocurre con una entidad gubernamental que tiene activos en disminución. En cualquier situación, se roban más, sin que se cree nada de valor.

La implicación es que una entidad gubernamental que aumenta sus ingresos tributarios más rápidamente que sus gastos está prestando un servicio a sus constituyentes; la entidad está logrando una ganancia para los contribuyentes. Por el contrario, una entidad gubernamental en un ciclo de déficit está creando una pérdida para sus contribuyentes. Por lo tanto, cuanto más confisque un gobierno, mejor será la situación de los contribuyentes. ¿Eso tiene sentido? Abajo es arriba, y arriba es abajo. En algún lugar, de alguna manera, nos aventuramos en la madriguera del conejo.

Es como si fuéramos a animar a un gobierno que grava y construye, ya que el aumento de los activos cuenta como una ganancia, no como un desperdicio. El distrito escolar público que construye una escuela secundaria de $50 millones está mejorando su posición financiera. El que la escuela secundaria produzca o no algo de valor no tiene importancia. En la contabilidad gubernamental, el costo en sí mismo es un beneficio.2 Por supuesto, así no es como las empresas sirven al consumidor, pero, con el gobierno, estamos a través del espejo.

La diferencia entre el Estado y las empresas es la cadena de impuestos frente al voto en dólares. El distrito escolar público cobra impuestos sin importar el valor producido. Una vez que la emisión de bonos pasa a los votantes, el proyecto de ley debe ser pagado, para ser aplicado por el largo y fuerte brazo del Estado. Por otro lado, el empresario debe enfrentar al consumidor cada día, producto en mano, con la esperanza de hacer una venta. El consumidor puede pasar por alto tan fácilmente como entrar en su tienda, basándose en un capricho si así lo desea. ¿El contribuyente? Bueno, sólo trata de esconderte.

Si el Estado es del pueblo, y yo soy uno de ellos, ¿no debería incluir los cambios en los activos netos de mi distrito escolar local en mi cartera financiera? Dado que las escuelas locales son mis escuelas, o así dice el mantra, ¿no tienen esos cambios un impacto en mis finanzas? ¿No debería registrar los cambios de los activos del distrito en mi libro mayor?

Además, ¿no debería poder vender mis acciones del supuesto bien público y utilizar las ganancias resultantes para mi beneficio? Sí, debería. Pero, como aprendí al crecer en el condado de Allegheny, en el suroeste de Pensilvania, el letrero que dice «Manténgase alejado de la propiedad del condado de Allegheny» no se refiere sólo a aquellos que viven fuera del condado; significa que incluso los contribuyentes del condado de Allegheny no tienen derecho a esa propiedad.

El resultado final, el aumento de los activos netos del Estado, no es de mi propiedad; nunca lo fue; nunca lo será.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1811 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
9
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.