Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Furtiva escriba una noticia?

A propósito de la dimisión de Gallardón

23/09/2014 16:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La dimisión de Gallardón, sin paz ni gloria, tras no llevarse a cabo su reforma de ley, ¿obligación moral o comercial?

Me sorprende a las 18:00 un mensaje de un amigo en la pantalla del teléfono: Has conseguido que dimita Gallardón. Desafortunadamente es una ironía, yo no estoy detrás de eso, pero si bastante dentro. Déjenme que les explique, déjenme que les cuente. Hablamos de una chica de 21 años, que estudia y trabaja a la vez, que tiene una vida sencilla, pero llena de felicidad.

Ahora que tenemos a la protagonista, ahora empezamos con el acto I, ''Ser ese 1% que aparece en los prospectos de anticonceptivos'' . Esta chica da vueltas por el salón de su casa mientras su novio está trabajando. Tiene un retraso de cinco días, cosa que no se explica bien, toma anticonceptivos hormonales. Durante los últimos tres días su novio y ella no han hecho más que repetirse el uno al otro de manera autómata ''es normal, ya verás como mañana...'' confiando en que repetir muchas veces esa frase desarrolla un llamamiento a la madre naturaleza. Pero ese mañana nunca llegó, ella no quiere esperar más y en ese quinto día va al médico. Esta médica (no la pierdan de vista porque luego tendrá un acto para ella solita) la dice ''que no se preocupe y que si quiere salir de dudas se haga un test''. Y ella, finalmente, compra el cacharrito y espera a su novio para no hacerlo sola. -El funcionamiento de un test de embarazo me lo ahorraré, todos lo sabemos- lo importante es que en cuanto que ella ve esas dos rallitas que significan positivo se le congelan los pensamientos y empieza a sentir el peso de todas las atmósferas posibles sobre su espalda. Sale del baño y se lo anuncia a su chico, el cual no hace más que pedirla perdón desesperado, sintiénsose culpable sin razón, como solo las buenas personas saben sentirse. Después de lloros y una larga conversación empieza la búsqueda de un Manual de instrucciones para embarazos no deseados en el móvil. Obviamente, no se plantean seguir adelante, salario mínimo y carrera en marcha no son muy buena cuna para un bebé. Ella pide inmediatamente cita con su médica y aquí es donde empieza el Acto II: Espero que su hermana mejore, doctora Peña. La médica (la que no tenían que olvidar) una chica joven, no más de diez años mayor que ella al enterarse del embarazo y de la decisión de la chica comienza a hacer un juicio de valor y a vomitar frases como estas ''un aborto no es quitarte un lunar'', ''ningún médico te lo va a querer practicar'', ''no lo cubre la Seguridad Social'' y, el mejor, ''mi hermana acabó en la UCI por un aborto mal practicado''. A parte de todo lo anterior explica de manera falsa el procedimiento, pintándolo como una carnicería. Después la chica, sintiéndose completamente indefensa,  se pone a llorar a moco tendido a lo que su médica recrimina ''llora, llora, que no es para menos''. Después la despide de la consulta y ella se va con los ojos empañados y con un panfleto pro-vida en el que pone bien grande ''El ser humano que matas no eres tú''. Sin un análisis, sin una cita con un especialista, tal y como entró pero ahora con la sensación de que en 15 minutos la han dinamitado su vida.

Acto III: Razones para seguir creyendo en la humidad de las personas. En el comienzo de este acto podemos ver a la chica y su novio dirigiéndose a un centro joven. Llega y expone su situación y la respuesta médica recibida. Las chicas de este centro son encantadoras y se involucran, la ayudan y la piden cita en el mismo momento con la trabajadora social de una clínica con la que funciona la seguridad social. Finalmente, se siente como si hubiera andado kilómetros por el desierto y por fin hubiese llegado a un oasis.

 

Como se imaginarán a estas alturas esa chica soy yo y me siento feliz de comunicarles que estoy escribiendo esto desde mi cama, descansando, y que todo ha salido bien. Después de leer la noticia de la dimisión de Gallardón me sentí con la obligación de hacer un llamamiento, para que nunca se nos olvide la realidad a hombres, novios, padres, hermanos o amigos y a mujeres. Me sentía en la obligación de dar voz a tantas opiniones que vuelan por el aire. Me sentía en la obligación porque el otro día oí decir a alguien que en España es innecesario luchar por los derechos de la mujer porque ya existen, claro que existen, pero a veces chocan e incluso se rompen cuando te encuentras a una médica que utiliza el miedo y se aprovecha de la vulnerabilidad. Señor Gallardón, ¿usted no cree que lo primero que paso por mi cabeza fue porque algo que me tendría que hacer la persona más feliz del mundo algún día me suponía tanto dolor?, no se imagina el círculo en el que se puede convertir esa idea. ¿Usted no cree que a mi no me dolió saber que esas celulas, esa minúscula cosa fruto del verdadero amor, eso, que podría acabar siendo una persona, que podría acabar siendo mi hijo, nunca lo será por el simple hecho de no estar en el lugar ni momento adecuado?. ¿No cree que duele el hecho de que nunca sabré si heredaría los preciosos ojos sinceros de su ''pudo haber sido'' padre?. Créame, duele anular todo tipo de sentimiento o sentido poético a esto para salir adelante, porque yo siempre había dicho ''que primero quería tener una colección de experiencias que contar y enseñar a mi hijo'' cuando hablabamos entre chicas de ser madre siendo joven. Lo que está claro es que yo solo se lo que es ser madre por mi madre, que fue madre joven, pero en su época en la que todavía existían sueños, pero usted no tiene ni idea. Asi que, no se si su dimisión está más cerca de la pataleta o más cerca de lo cortés, pero dimita mientras su reforma de ley cae en el olvido, que me atrevo a decir que no le echaremos de menos.


Sobre esta noticia

Autor:
Furtiva (1 noticias)
Visitas:
628
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.