Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Manuperiodista escriba una noticia?

Querer decir (de la opinión y de ser optimista)

21/04/2015 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Quiero algo decir. Otra vez. Sentí la necesidad de leer algún artículo que me aclare si la situación del domingo pasado (-de elecciones municipales) fue común en otros lugares. De los que he hablado sobre el tema, algunos no tienen ni idea, otros salieron huyendo ante mi presencia, hubo quien se manifestó en público sin tapujos, uno se quedó callado y aquel compartió como si estuviéramos hablando de marcas de autos.

En mi país hay quien se molesta por todo, o tienen miedos, o se autocensuran porque el "policía interno" les machuca las ideas y les atropella el pensamiento. Las principales fuentes de este comentario son la utilización del comentario callejero, del cotilleo en la guagua, de la conversación en la cola de la carnicería hasta las doce de la noche por el cuarto de pollo que llega una vez al mes, el chisme en la piquera de los bicitaxi mal ubicada en la esquina donde hay un PARE, el brete en la cancha de baloncesto.

Hubo de todo. Aunque, lo que escuché, lo que vi, lo que me contaron no es fiable, y mucho menos importante, solo es descriptivo, coloreado y algunas veces inventado. Injusto en ocasiones. Pero no tanto como lo que escriben los amigos de "el majadero", de quienes ni me voy a molestar en conocer su opinión. Tampoco quiero saber la opinión de Yoani, o Eliecer, ni de Rosa María, ni de periodistas oficialistas, ni de periodistas independientes, ni de delegados o dirigentes, ni de la Oficina Nacional de Estadísticas, aunque esas murallas se abran como las piernas de una mujer fácil (o las de un hombre común). No se pregunten por mis fuentes, hay quien dice más con menos y está consagrado o recibe millones.

Escuché que en más de un colegio hubo electores fallecidos puestos en los listados, también quien no aparecía en ellos y sin embargo viven a una cuadra del colegio. Me enteré de algún delegado que cuando fue a ejercer su derecho al voto no se encontró en el listado. En una circunscripción arreglaron un problema con el agua una semana antes de las elecciones y alguien se preguntó: "entonces ¿el problema dónde está?"

Hubo lugares donde una sola persona votó por los otros cinco miembros del mismo núcleo familiar. En otros intricados parajes pocos fueron los que se presentaron al colegio porque el censo poblacional nunca ha llegado a sus casas y ponen en dudas su ciudadanía.

A pesar de la campaña televisiva, radial y digital que se realizó no se llegó al 90 % de los electores. A pesar de esa campaña, hay que repetir las elecciones en más de mil circunscripciones.

No sé por qué, pero ni la noche del sábado, ni la del viernes se podía comprar RON en los establecimientos en moneda nacional (cafeterías y bares de tercera categoría). Sin embargo, los servicios de las tiendas en divisa de CUPET no cerraron en toda la noche. Los centros nocturnos abrieron entre semana porque el fin de semana debían permanecer cerrados (¿coerción festiva?) Los negrones de mi barrio toman alcohol todos los días y hay de quien les hable mal de Cuba de frente. Ellos también son parte de la Sociedad Civil cubana y no se vieron representados en la delegación de Panamá. Sintieron pena, lo comentaron y hasta preguntaron si era posible que eso afectara a nuestro prestigio internacional.

Se comenta que hubo quien en las boletas puso, con letras bien grandes, sus problemas, aunque ya eso es una práctica común. No importa lo que hayan pedido. Importa que ellos creen que esa es una posibilidad de ser escuchados. La crónica social no cuenta que estas protestas son comúnmente descritas en la prensa elitista internacional. La crónica social contada por el periodismo cubano no cuenta lo que sucedió, describió los resultados y coloreo la información. La resolución de muchos problemas antes de las elecciones pudo resolver dos o tres votantes más.

Tal vez hubo carteles, tal vez algún que otro grupúsculo levantó sus consignas, quizás hubo quien gritó alguna ofensa, no dudo que alguien se haya abochornado intentando crear un disturbio, o una revuelta. Eso no me interesa. Rechazo tanto a los extremistas como a los izquierdistas sin argumento. En ese diálogo no se sabe quién sería peor.

Pero a pesar de todo esto, las elecciones este año fueron más: Más del 90 por ciento de las boletas resultaron válidas; hubo un 4, 54 % en blanco (inferior a la ocasión anterior).

Las mujeres ganaron más espacio como delegadas con el 34, 87 %, superior a la anterior votación de 33, 52, y los jóvenes hicieron otro tanto pues el 14, 95 por ciento de ahora mejora el 13, 84 del pasado proceso. Cerca de la mitad de los elegidos posee nivel escolar medio superior, y 4 de cada 10 son universitarios. Fueron electos 11 425 delegados.

Cuba se esfuerza porque su proceso sea valedero. Lo es, lo será. Por su veracidad, por su intencionalidad, por el beneficio que le causa al pueblo la posibilidad de elegir su representatividad. La misma que en ocasiones ni siquiera se porta por su circunscripción. Pero, seamos optimistas como lo fue Guevara el hermoso.


Sobre esta noticia

Autor:
Manuperiodista (106 noticias)
Fuente:
http
Visitas:
545
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.