Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diariodesalud escriba una noticia?

Reconstruir hospitales viejos no es aconsejable

30/07/2018 11:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Dr. Pedro Mendoza

El hospital Padre Billini ni ningún otro localizado en centros urbanos sin una superficie adicional en su perímetro suficientemente amplia que permita una adecuada movilidad de usuarios y vehículos y estacionamiento, NO DEBE SER RECONSTRUIDO para los mismos fines que tenga actualmente.

Las veces que el Estado dominicano ordena reconstruir un hospital en una gran ciudad, es evidente que no ha tomado en cuenta que a partir del 1985 se inició a nivel mundial la reversión de la cultura "hospitalocéntrica", después que diversas observaciones comprobaron que la atención a la salud de la población históricamente en hospitales de atención completa, no mejoraba la calidad de los servicios ni la sensibilidad hacia los usuarios; al contrario, la curva de eficiencia era de ascenso perezoso y discontinuo a pesar de los altos costes financieros que succionaban. De ahí, que se aconsejara como sensato por ser menos costoso llevar estrictamente a cabo los cuidados preventivos de los deterioros de la edificación y sus instalaciones. Cosa esta que no ocurre nunca en hospitales dominicanos.

Hoy los médicos dominicanos tendemos a ser menos sensibles, menos 'humanizados', con el enfermo, que lo que lo fuimos en las décadas del sesenta, setenta y ochenta. Dado que actualmente existe una concepción sociológica de la salud y la enfermedad, por lo que la empatía, la estabilidad psicológica del enfermo y su familia, la salud física y emocional de la comunidad que garantiza el trabajo útil como puerta de entrada al desarrollo socioeconómico, los costes, la rapidez y el servicio eficiente al usuario, constituyen la piedra angular de los servicios sanitarios.

Ahora no se tiende a reconstruir hospitales viejos localizados en centros urbanos de alta densidad poblacional y de difícil acceso con la idea de ofrecer todos los niveles de atención, sino que la corriente predominante es hacerles adaptaciones arquitectónicas para dedicarlos a la realización de pruebas diagnósticas limitadas que deban hacérseles a usuarios cercanos a la vieja edificación; nunca reacondicionarlos para prestar atención de alta complejidad, como acciones médicas intervencionistas e internamientos.

Por otra parte, la idea del desarrollo de la plataforma TELEMEDICINA, se inició en nuestro país a partir del 1998, partiendo del convencimiento de que ésta herramienta sustituiría la necesidad de reconstrucción de hospitales en grandes centros urbanos. Por esa razón, los hospitales Cabral y Báez, el Gautier, Darío Contreras, Robert Read, Moscoso Puello, el Arturo Gullón y los tres grandes hospitales obstétricos del país, así como los hospitales localizados en los municipios cabecera, se empezaron a preparar para esos fines ya que se estimó que una vez quedara estructurada la red telemédica desde Pedernales-Jimaní hasta Dajabón, pues sería decisivo para mejorar la calidad de los servicios sanitarios ofrecidos en hospitales de segundo y tercer nivel, tal vez disminuiría la desmotivación del personal sanitario, pero sobre todo, bajarían los altísimos costes que paga el Estado dominicano por un sistema de salud que funciona de manera muy parecida a un moderno sistema de espionaje:

Como la Organización Mundial de la Salud (OMS) definió en 1997 la Telemedicina como "El suministro de servicios de atención sanitaria en lo que la distancia constituye un factor crítico, por profesionales que apelan a las tecnologías de la información y comunicación con el objetivo de hacer diagnósticos, tratar dolencias, hacer prevenciones, entrenar nuevos profesionales, realizar investigaciones en salud y aumentar la eficiencia para mejorar la salud de las personas y las comunidades en que viven", pues se previó que mediante la red telemédica desde el hospital Cabral y Báez de Santiago un médico experto puede ver en una gran pantalla de video, la sonografía de abdomen hecha a un paciente en Montecristi o Dajabón, dar su diagnóstico y otro médico de experiencia ahí mismo recomendar al médico que atiende el enfermo en el hospital montecristeño, la conducta que debe seguir ante la posible enfermedad del paciente, éste no tendría que venir a Santiago para hacerse ese simple estudio diagnóstico y el médico puede preguntar al experto, a quien virtualmente tiene en frente, qué recomendaciones le haría.

Si la OISOE quiere dar una nota de competencia en lo que hace, que convoque a gente que sabe de esas cosas a un conversatorio para discusión y análisis del tema si continuar o no con nuevas reconstrucciones de hospitales urbanos para atención sanitaria completa y verán que aquí hay gente que sabe de lo que habla.

En su momento se opuse a la reconstrucción del Cabral y Báez porque sé que existía la tendencia a NO RECONSTRUIR hospitales viejos no solo por las razones expuestas, sino también porque hay una incalculable y complicada diferencia entre el proceso de reconstruir un hospital y el de reconstruir una casa, por ejemplo. Los costes de reconstruir un hospital son tan elevados como construirlo desde cero ¡y cuidado si más! puesto que en RD los hospitales se reconstruyen sin suspender la prestación de servicios al usuario.

Menpe120@gmail.com

(*) Exjefe de Servicio y ex Coordinador de la Maestría de Cuidados Intensivos

Hospital Regional Universitario "José Ma. Cabral y Báez", Santiago


Sobre esta noticia

Autor:
Diariodesalud (18594 noticias)
Fuente:
diariodesalud.com.do
Visitas:
400
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.