Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

La región belga de Valonia bloquea el acuerdo comercial UE-Canadá

14/10/2016 17:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Los parlamentarios de la región belga de Valonia expresaron este viernes su veto a la firma del controvertido acuerdo comercial entre la UE y Canadá (CETA), a pesar de las crecientes presiones internacionales, paralizando la creación de una zona de libre comercio de unos 550 millones de habitantes.

"Yo no daré los plenos poderes al gobierno federal [belga] y Bélgica no firmará el CETA el 18 de octubre", dijo ante los parlamentarios el presidente del gobierno regional de Valonia, el socialista Paul Magnette, quien no obstante anunció próximos contactos con los canadienses, al término de un encuentro en la tarde con el presidente francés, François Hollande.

Según Magnette, "lo que necesitamos son claúsulas jurídicamente vinculantes que permitan que, si mañana hay un conflicto entre multinacionales y un Estado, no hayamos debilitado los poderes del Estado de regular, de proteger nuestros servicios públicos, nuestras normas sociales, medioambientales".

A pocos días de la firma prevista, la presión internacional se centra en esta pequeña región francófona de Valonia, de unos 3, 6 millones de habitantes, que se opone al acuerdo.

Tanto los gobiernos europeos, entre ellos el ejecutivo federal belga, como Canadá, quieren la firma definitiva de este acuerdo el próximo 27 de octubre en una cumbre en Bruselas.

La decisión del Parlamento regional belga siembra dudas sobre la credibilidad y la capacidad de la Unión Europea a elaborar e implementar una política.

Al punto que el mismo primer ministro liberal Justin Trudeau expresó el jueves su sorpresa. "Si Europa no logra firmar este acuerdo, ello enviaría un claro mensaje no solamente a los europeos sino a todo el mundo de que Europa elige un camino poco productivo".

"[La oposición de los valones] Me molesta por el futuro de Europa, ¿por qué añadir una crisis más?", se preguntó por su parte el ministro belga de Relaciones Exteriores, Didier Reynders.

Los 28 cancilleres europeos tenían previsto aprobar este acuerdo el próximo 18 de octubre, antes de la firma prevista nueve días después, pero Reynders tiene complicado comunicar ese día el imprescindible visto bueno de Bélgica, ya que dos de las siete cámaras belgas se oponen.

El No del parlamento de la región de Valonia se une al rechazo ya expresado el miércoles por la cámara que representa a la comunidad francófona del país, aunque la posición definitiva de Bélgica se conocerá el lunes tras una reunión de los representantes de los diferentes gobiernos belgas.

Un portavoz de la Comisión Europea dejó entender que las posiciones pueden cambiar en los próximos días, de cara la reunión del martes.

- Caballo de Troya del TTIP -

El CETA, negociado durante siete años, prevé la supresión de los derechos de aduana entre la UE y Canadá para casi todos los productos, excepto algunos productos agrícolas como la carne de vacuno o de cerdo. Unas 145 denominaciones de origen europeas tendrán además una protección adicional en Canadá.

Las empresas europeas podrán acceder a las licitaciones públicas canadienses, incluidas las de las ciudades y provincias, que gestionan una parte importante del gasto público.

El comercio total de bienes y servicios entre Europa y Canadá podría aumentar un 20%, según los defensores de este acuerdo.

"Con este tratado UE-Canadá, estamos fijando los estándares de todos los próximos acuerdos comerciales bilaterales", advirtió el presidente de Valonia, una región castigada estos últimos años por los efectos de la globalización.

La batalla sobre el acuerdo comercial con Canadá anuncia una lucha todavía más intensa con el más ambicioso tratado de libre comercio con Estados Unidos, conocido como TTIP, máxime cuando el CETA está visto como un caballo de Troya de aquel.

"La ambición del TTIP es más grande en materia de reglamentación. (...) Gran parte de la oposición en Europa está especialmente vinculada a esta sospecha de que este acuerdo implicará la subordinación de nuestros reglamentos (...) a los intereses de las grandes multinacionales", aseguró Sébastien Jean, director del centro de investigación francés CEPII.

Además del TTIP, la decisión de Valonia deja en el aire otros acuerdos comerciales como el que la UE negocia con los países del Mercosur. Francia ya había expresado sus temores por el impacto de este en su sector agrícola.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2993
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.