Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Biante De Priena escriba una noticia?

La representación política en la España actual

12/02/2013 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

"Desde la aparición del Estado constitucional y más completamente desde la instauración de la democracia, el demagogo es la figura típica del líder político en Occidente." Max Weber

Jorge Santayana , ha sido el único catedrático de filosofía en la Universidad de Harvard nacido en España, vino al mundo en Madrid, educado en Ávila y en Boston, su nacionalidad fue hispano-norteamericana, su padre era español y su madre norteamericana. El filósofo discreto , nos mostró con claridad que la democracia no era lo mismo para los elegidos que para los electores. Para los elegidos, es una ocasión para legitimar su poder ante el pueblo, para formar un gobierno democrático, por tanto es un medio; para los electores, sin embargo, es un proceso que permite elegir a aquellos que van a representarles, sería por tanto un fin, que tendría por objetivo último representar a la sociedad , aunque en realidad, esto es una ilusión.

Como podemos comprobar en la democracia española actual, las elección de representantes políticos, tras el voto emitido en las urnas, ya no tiene deuda con los electores, sino con los partidos que han impuesto los candidatos y estos candidatos deben pleitesía a quienes les han elegido, las cúpulas de los partidos políticos en listas cerradas; por lo tanto no hay elección, sino un proceso de selección realizado por los partidos políticos y de aceptación por parte de los electores de la oferta de los partidos políticos.

Mejor se denominaría a nuestro sistema de selección y reclutamiento de representantes políticos como behetría , una figura jurídica e histórica en la que los vasallos de algunas comunidades tenían derecho a elegir amo. En España no hay una auténtica democracia, sino una mezquina behetría, una forma de vasallaje.

Se conculca de esta forma, mediante artificio arbitrario, la voluntad del pueblo soberano, gracias a un principio de autoridad subyacente que limita y enajena la voluntad de los ciudadanos. El pueblo sólo puede elegir entre aquellas alternativas que les ofrecen los partidos políticos, por tanto en España vivimos en una auténtica democracia para los partidos políticos, pero en una behetría para los ciudadanos. En realidad vivimos en una forma de aristocracia política, puesto que no todos los ciudadanos pueden ser elegibles, no hay isocracia , sólo pueden serlo aquellos que deciden los líderes de los partidos políticos. Una vez seleccionados los representantes políticos, pierden todo vínculo con sus electores y se deben exclusivamente a los designios de las cúpulas de sus partidos, algo que se puede comprobar cuando en 35 años de democracia, no han sido más de tres ocasiones en la que algún diputado o senador se ha atrevido a romper la disciplina que le imponen en su partido.

El poder sigue siendo un intangible, la democracia una entelequia. El pueblo no transfiere su autoridad –no tiene autoridad alguna, nadie se la ha procurado- tan solo su beneplácito o no, a las propuestas que se hacen desde los partidos políticos. La autoridad ha pasado del monarca soberano a una entidad anónima, desconocida por los ciudadanos, que seguimos siendo tratados como súbditos. Vasallaje es la relación actual de los españoles con los representantes políticos, con los partidos políticos.

Por eso no es extraño que ante los desmanes que se producen actualmente en la política española haya consentimiento, porque en realidad vivimos en dos mundos paralelos, uno el del poder en el que se imponen las pautas democráticas, y otro el de los desposeídos, en el que se imponen las reglas del vasallaje. La democracia en España es una farsa que a una minoría aristocrática le permite quedarse con todo el poder, mientras que a una mayoría democrática es desposeída y dominada. La democracia en España es una estrategia de dominio, enmascarada de legitimidad, que permite a unos tener poder y a otros ser desposeídos.

No es extraño por tanto que cuando un representante político alcance su acta de diputado o senador, considere que ya forma parte del Olimpo y se crea que la democracia le ha convertido en un nuevo dios, y como tal, desprecia a todos aquellos pobres humanos que le alzaron al poder. ¿Acaso esto es una injusticia?, por supuesto, una farsa, demagógica e injusta urdida por unos depravados que se han apropiado de la democracia, para convertir a sus electores en vasallos, en nombre de la democracia y a su pesar. Se equivocan los elegidos para la gloria y el privilegio, porque en realidad la democracia no puede ser secuestrada por el poder político como lo está siendo. La democracia es, en realidad, una forma cívica de elegir a los representantes en los asuntos públicos. No es el dedo del líder que señala a los candidatos lo más importante, eso es sencillamente una usurpación, lo que convierte a un candidato en un representante político es la confianza que depositan en él sus electores .

Aquellos políticos que olvidan que su condición de representante público se la debe a la confianza que sus electores han depositado en él, es un profanador de la democracia. Aquellos políticos que defraudan la confianza de sus electores son, además de unos inmorales, unos detentadores, que hacen de la usurpación su paradigma de vida. Aquellos políticos que embaucan a sus electores para acceder al poder para luego desentenderse de sus circunstancias, son unos bastardos delincuentes.

Los españoles se preguntan por qué tenemos en España una casta política tan impresentable, como para llevar a pensar al 95 % de los encuestados por el diario de mayor tirada en este país , que los partidos no sólo denuncian, sino que tapan y apoyan a aquellos de sus miembros que se han corrompido, mientras que un 92 % piensa que la justicia española es inútil para acabar con la corrupción política en España.

La confianza de los españoles en la casta política, que forma una aristocracia, cada día se está perdiendo a mayor velocidad, llegará el día, ya próximo, en que haya más españoles que desconfíen de los políticos que aquellos que confíen en ellos.

Será el momento de crear entonces un partido de la desconfianza política en España en cuyos estatutos se establezca que los políticos deben rendir cuentas por mandato imperativo de sus actos, habiendo firmado su renuncia al cargo previamente a asumirlo, que se dejará ante notario, con unas cláusulas establecidas de antemano, que de ser incumplidas, se activará de forma inmediata el proceso de destitución y será apartado del poder. El mayor problema que tienen los políticos en España es perder la confianza de los ciudadanos, nunca volverán a tener la que tuvieron en el pasado y eso es malo para la democracia, pero mucho peor para ellos.

En la Grecia clásica aquellos representantes políticos que incumplían con el mandato de la asamblea, no sólo eran destituidos de forma inmediata, sino desposeídos de sus bienes y en la mayoría de los ocasiones condenados a muerte, a prisión o a ostracismo. Es hora de que recobremos el auténtico sentido común de la democracia, para ello es imprescindible que en este país exista una justicia independiente del poder político, como establece nuestra Constitución .

Enrique Suárez


Sobre esta noticia

Autor:
Biante De Priena (149 noticias)
Fuente:
ciudadanosenlared.blogspot.com
Visitas:
5354
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.