Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Reumatismo y Artritis: Una amplia revisión de los Remedios Naturales y recetas contra ese flagelo

15/02/2016 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Éste es un mal agudo o crónico caracterizado por dolor y congestión de las articulaciones o zonas musculares y fibrosas del cuerpo. Para minimizar sus síntomas y calmar el dolor la Medicina se sirve, de sus remedios caseros y de la ciencia médica

Tratamientos naturales para el reumatismo, calmar el dolor y ayudar al tratamiento con remedios caseros. El término reumatismo viene de la palabra griega ‘ reuma’, que significa  hinchazón.

Entre sus principales causas están la predisposición genética, el medio ambiente y, además, juegan un papel importante las infecciones y el trauma. Las personas con reumatismo no sólo sufren en el aspecto físico muchas también presentan problemas psicológicos o sociales, que pueden conllevar una reducción  de  sus actividades en la comunidad.

“Reumatismo” como término global se utiliza para referirse a numerosas enfermedades reumáticas que atacan los músculos y las articulaciones presentando un agudo dolor con rigidez o limitación ligera de las articulaciones si se deja avanzar sin control. . Es una enfermedad degenerativa articular del cartílago, que afecta  no sólo a las articulaciones sino también a los huesos. Es un  desgaste o inflamación del cartílago protector, afectando articulaciones como la rodilla, tobillo, cadera o columna.

La enfermedad reumática inflamatoria más común es la artritis reumatoide, también llamada poliartritis crónica. Aquí, el sistema inmune del cuerpo destruye las articulaciones y los diversos tejidos del cuerpo. Principalmente se manifiesta en personas mayores, afectando músculos, ligamentos o articulaciones, inflamándolos e infringiendo un dolor a veces muy agudo que en ciertos casos llega a ser insoportable y que si no se trata la condición puede derivar en deformaciones. Se produce esta enfermedad entre las edades de 45 y 60 años.

Síntomas comunes de la artritis reumatoide son el dolor en las articulaciones al levantarse y acostarse, rigidez matutina e hinchazón de las articulaciones (principalmente los dedos), así como fatiga general y disminución del rendimiento.

En la mayoría de los casos de poliartritis o artritis reumatoide se forman nódulos e inflamaciones en las superficies extensoras de las articulaciones, así como en los pulmones (fibrosis pulmonar),   corazón (pericarditis – inflamación del pericardio), ojos (inflamación) y la piel.

En última instancia, la destrucción de las articulaciones  es difícil de mitigar, incluso con un buen tratamiento. Creencias populares no médicas.

Remedio popular muy curioso para la cura del reumatismo, pero altamente eficaz según quienes lo practican, consiste en llevar siempre en el bolsillo del pantalón una patata pequeña la cual no se pudrirá sino que se irá, poco a poco, secándose y endureciéndose y cuando esté muy dura, se debe desecharla para reponerla por otra nueva.

Llevar un imán en el bolsillo (según creencia populare en ciertos países latinoamericanos y de algunas regiones de Europa, es casi infalible.

La alimentación que nunca falla

- El remedio casero alimenticio para tratar naturalmente el reuma es el Apio. Un remedio casero muy extendido y barato para tratar el reumatismo, utilizándose particularmente sus semillas, ya que la elaboración de un extracto de estas brinda los mejores resultados para reducir la inflamación causada por el reumatismo. Se recomienda tomar 15 gotas diarias de tintura de semillas de apio, así como incorporarlo en la dieta moliendo las semillas para utilizarlas como aderezo en las comidas.

- En Italia, un dicho popular es que comer diez aceitunas negras diarias cura el reumatismo en unos meses.

- El jugo de papa cruda es uno de los tratamientos caseros más antiguos y efectivos para controlar naturalmente las inflamaciones reumáticas, recomendándose consumir una cucharada de jugo obtenido de papas crudas antes de cada comida y en ayunas, todos los días como prevención y cura.

- Las Nueces son un alimento-medicamento muy usado en medicina natural. Sus aceites esenciales brindan también alivio a todo tipo de inflamación, comportándose como un remedio  muy valioso para tratar naturalmente el reumatismo. Se recomienda consumir un puñado de nueces al dia cuando la condición crónica.

Para aliviar los dolores del reumatismo

- El ruibarbo es otra de las hierbas medicinales especialmente indicadas como remedio natural, debiendo utilizarse los tallos verdes de la planta, con los que se elabora una pasta mezclada con azúcar rubia de caña (preferentemente orgánica) a partes iguales, para tomar una cucharadita 5 veces al día. Es un tratamiento casero muy efectivo para alejar el sufrimiento.

- Preparar un jugo curativo con un diente de ajo, un cuarto de cebolla morada, una rama de perejil, una naranja y una bara de apio. Colocar todos los ingredientes en una batidora.  Es importante que este jugo no sea colado. Tomarlo preferiblemente por la mañana.

Otros platos caseros sencillos e importantes: Elaborar un caldo con varios puerros el cual debe ser consumido con frecuencia.

- Verter 1 cucharada de flores y hojas secas de malvavisco en 1 taza de agua que esté hirviendo. Colar después de algunos minutos y beber en caliente, endulzando con miel. Tomar dos o tres al día.

- Machacar un puñado de semilla de amapola y luego mezclarlo con un poco de miel. Dosis 2 cucharadas diarias.

- Ingerir sopa de cebada, por lo menos, una vez por semana.  La cebada resulta útil para eliminar toxinas que pueden producir reumatismo.

- Mezclar 20 gr de cola de caballo, 40 gr de harpagofito,   20 gr de abedul y 20 gr de sauce y extraer 1 cucharada.  Colocar ésta en una  taza de agua que esté hirviendo. Tapar y dejar refrescar por 5 minutos. Beber 3 tazas diarias luego de las comidas.

- Mezclar 30 gr. de yemas de abeto y 30 de bayas de enebro y extraer una cucharadita.  Verter ésta en una taza de agua y hervir por 3 minutos.  Dejar refrescar y filtrar.  Tomar 2 tazas al día.

- Mezclar partes iguales de pensamiento silvestre, agracejo, abedul y raíz de peonia.  Extraer una cucharada y verter en una taza que contenga agua hirviendo. Tapar y dejar refrescar.Tomar 2 tazas al día.

- Hervir  en un litro de agua una cucharada de uña de gato por 10 minutos a fuego lento. Luego, dejar reposar, añadir unas gotas de miel de abejas. Beberlo a lo largo del día.

- Lavar un puñado de cerezas y colocarlo en la licuadora añadiéndoles un vaso de leche. Licuar hasta obtener un jugo. Tomar un vaso a diario preferiblemente en la mañana. Su contenido en vitamina C retiene calcio para conservar la flexibilidad en las articulaciones.

- Colocar un pedazo de calabaza amarga en una licuadora junto con un poco de agua.  Licuar por unos instantes. Agregar unas gotas de miel de abeja. Beber a diario a lo largo de 3 meses, luego descasar un mes y continuar el remedio tres meses más y así sucesivamente.

- Preparar 25 gr. de hojas de acebo en un litro de agua, en cocimiento breve (3 minutos de ebullición). De este cocimiento se toman tres o más tazas cada día, según la edad y estado de quien sufre de reumatismo. Puede endulzarse con miel.

- Preparar un cocimiento con 100 gr. de la raíz limpia de calaguala, cortada y machacada  en un litro de agua en la que hervirá hasta reducirse el líquido a la mitad. Este cocimiento se toma tibio a tacitas durante el día.

- Verter dos o tres cucharaditas de las hojas secas de grosellero negro en una taza con agua hirviendo. Dejar reposar 10 minutos y colar.  Tomar una taza varias veces al día lo que aumenta la diuresis aliviando las molestias reumáticas.

- Verter 1 cucharadita de tronco triturado de guayaco en una taza de agua que esté hirviendo.  Dejar en reposo y colar. Tomar tres o cuatro tazas repartidas durante el día.

- Echar una cucharadita de yemas y hojas de abeto en una taza de cocimiento breve (3 minutos de ebullición).  Colar y tomar de cuatro a seis tazas al día.

- Dejar secar un pedazo de ñame silvestre y después machacar hasta que quede polvo.  Poner en un frasco de vidrio de tapa hermética.   Verter 1 cucharada de ese polvo en una taza de agua que esté hirviendo.  Tapar y dejar que se refresque. Beber 2 tazas al día.

- Machacar un puñado de semillas de amapola y luego mezclar con un poco de miel. Beber 2 cucharadas diarias.

Otras Frutas y hierbas recomendables: aceituna, árbol del pan (arbopan, castaña de malebar, fruta del pan, masapan, palo de pana, pan de frutas, pandisho, pana), cereza (acerola, cuezo), ciruela, dátil, durazno (melocotón), frutilla, granada, grosella (pitanga), guanábana (anona, catoche, graviola), guayaba (guaba, guara), higo (breva), lima (limón dulce), limón acido, mandarina, mango, manzanas, melón, membrillo, moras, naranja, palta (aguacate, avocado), sandia (melón de agua, patilla), toronja (papelmusa, pomelo), tuna (chumbera, higo chumbo, higo de la india, higo de pala), uvas negras, zarzamora.Verduras: ajos,   alfalfa, beterraga (remolacha, betabel), berros, espinaca, ortiga, pepino (cohombro, pepinillo), perejil, rabanito, repollo (col, berza), tomate (jitomate), zanahoria.

En el caso de dolores musculares: El reumatismo se agudiza por la acción del frío y hay que procurar evitarlo.. La medicina alopática la cataloga de enfermedad no contagiosa producida por un agente microbiano desconocido. Pero de lo que no cabe duda es que el reumatismo está asociado a disfunciones del metabolismo, deficiente actividad glandular o nerviosa, estrés, mala alimentación, falta de ejercicio físico, focos infecciosos del organismo, etc.

En algunos lugares, se dice que para aliviar el reumatismo es muy bueno: masajear con frecuencia la base del cuello, la boca del estómago, debajo de la nuez de Adán y la sien derecha.

Elaborar una mezcla para masajes con 20 g de flor de árnica, 20 g de lavanda, 40 g de romero, 40 g de hipérico y un litro de alcohol   Se introducen todos los ingredientes dentro de un recipiente y se dejan 9 días macerando a oscuras. Durante ese tiempo, se debe agitar cada noche. Luego, pasados los 9 días, ha de colarse mediante una gasa, exprimiendo bien las hierbas.  Se aplicar sobre la zona dolorida friccionando y masajeando  Si la piel queda algo tirante, puede utilizarse tras el masaje el gel hidratante de lavanda.

Remojar media docena de higos en 2 ½ tazas de agua hirviendo durante unos minutos para suavizarlos un poco; machacar para hacer una cataplasma y aplicar ésta, aún caliente (pero sin llegar a quemar), sobre una tela delgada que se colocará sobre la parte afectada.

Derretir en un recipiente al baño maría 40 g de vaselina y luego añadir 1 cucharadita de nuez moscada rallada.  Remover durante 30 minutos, colar y dejar enfriar.  Adicionar 6 gotas de aceite esencial de neroli, verter en un frasco de vidrio y dejar reposar hasta que cuaje. Aplicar este ungüento sobre las zonas con dolor.

Calentar 5 gramos de resina de pino al baño maría hasta que se disuelva y al enfriar añadir 3 gramos de aceite esencial de romero y 2 gramos de aceite esencial de enebro.  Aplicar esta preparación sobre el área afectada mediante masajes circulares.

Calentar 1/4 taza de flores de manzanilla en 1/2 taza de aceite de oliva. Dejar macerar por 6 días en un recipiente de vidrio opaco  y de cierre hermético. Agitar el frasco 5 veces al día y al llegar al sexto día no se debe agitar.  Al día séptimo, filtrar  y guardar en el recipiente con tapa hermética. Realizar, cuando se requiera,   suaves fricciones con ajo machacado  sobre las articulaciones doloridas.

Hervir, en 5 litros de agua, por 10 minutos 15 gr de romero, 10 gr de salvia, 15 gr de lavanda, 10 gr de ajenjo, 10 gr de flores de saúco y 2 cucharadas de sal marina integral. Retirar del fuego y cuando la infusión este fría, colar exprimiendo las hierbas. Verter el líquido en la bañera y agregar el agua caliente necesaria para el baño.  Tomar un baño de 15 minutos máximo.

Hervir en 1 litro de agua 1 puñado de hojas de abedul durante 10 minutos.  Transcurrido este tiempo, tapar y dejar refrescar.  Verter en una bañera con agua caliente (pero tolerable). Tomar un baño por 15 minutos

Verter  en un recipiente con 1/2 litro de agua caliente un puñado de arcilla y otrto de algas picadas y lavadas.  Mezclar hasta obtener una pasta homogénea. Poner a modo de emplasto caliente sobre las áreas afectadas por el dolor.  Dejar puesta este emplasto hasta que se enfríe

Hervir durante 10 minutos en 1 litro de agua caliente100 g. de frutos de biznaga.  Añadir esta preparación, aún caliente (sin quemar y agradable al tacto), en el agua de la tina de baño.  Tomar un baño por 15 minutos.  Al salir, procurar estar abrigado y alejado a corientes de aire frío.

Hervir 500 gr de brezo en 1 litro de agua durante 10 minutos, Filtrar el líquido y añadir al agua de la bañera.  Tomar un baño con el agua caliente (pero agradable, sin llegar a quemar) por 15 minutos.

La Medicina Alternativa y la Homeopatía son arsenales a los que el paciente no acude como debería

Colocar 60 gr de sumidades floridas de brezo y 250 g de aceite de oliva en un frasco de vidrio.  Dejar en maceración durante 15 días; tiempo que se removerá a diario. Pasado ese tiempo, filtrar y guardar en un frasco con cierre hermético. Friccionar con este aceite las zonas afectadas.

Mezclar 1 cucharadita de aceite esencial de canela (que se puede comprar en las farmacias, con 1 cucharada de aceite de almendra. Frotar esta mezcla sobre la zona que presenta dolor.

Se preparan al baño maria, revolviendo los componentes hasta que todos  se hayan mezclado perfectamente: 2 cucharadas de aceite de oliva, 2 cucharadas de resina de abeto, 2 cucharadas de cera de abejas. Dejar enfriar e incorporar 1 cucharadita de tintura de romero.

Poner en 1 litro de agua que esté hirviendo un puñado de flores frescas de hisopo.  Tapar y dejar refrescar.  Agregar al agua de la tina de baño y permanecer por 15 minutos.

Lavar varias hojas de lechugas y hervirlas en un poco de agua. Colocar, aún caliente a modo de cataplasma, en el área afectada.

Consumir 2 cucharadas de gel de aloe, 2 o 3 veces al día, y aplicar, también, la hoja de aloe vera o sábila directamente en la zona del dolor.

Fundir en baño María 100 gr de manteca de karité y después agregar 20 gotas de aceite esencial de romero, 20 gotas de aceite esencial de jengibre y 20 gotas de aceite esencial de manzanilla.  Dar un masaje, con la preparación previamente calentada, sobre las áreas que presentan dolor.

Calentar 10 g de aceite de ajenuz y después agregar 5 gotas de aceite esencial de jengibre  Mezclar y aplicar, todavía caliente, con un paño sobre el área con dolor.  Dejar puesta hasta que se enfríe y después repetir hasta sentir mejoría.

Unas recomendaciones:

Desde hace varios años, se dice que existen algunos metales, como el cobre y la plata, que tienen un efecto positivo sobre los problemas reumáticos. Por ello, muchos recomiendan con fe llevar un brazalete de uno de estos metales.

-El Cobre es un remedio natural contra el dolor.

- En el mercado naturópata existen diversidad de productos capaces de aliviar y calmar los dolores producidos por el reuma y la artritis. Entre ellos un oligoelemento esencial conocido por muchos y utilizado desde el antiguo Egipto como antiinflamatorio natural para nuestro cuerpo, el cobre.

Alteraciones de la salud. El cobre es uno de los metales y micronutrientes esenciales más importantes que necesita nuestro cuerpo en pequeñas cantidades para su buen funcionamiento. Su déficit comporta alteraciones de la saluda y en enfermedades más o menos graves como el reuma y la artritis. Al no producirlo nuestro organismo como el resto de metales (hierro, magnesio y zinc), nos vemos obligados a buscarlo en otras fuentes.

Según los últimos estudios, del 80% al 90% de las personas sufren la escasez de dicho mineral, debido a las condiciones de la vida actual, el aumento de la comida rápida y la baja calidad de los alimentos puestos en el mercado. Por esto es imprescindible suplementar nuestra nutrición con minerales y oligoelementos de alto valor como el cobre, totalmente asimilables por el organismo como una medida preventiva y de alivio a los dolores reumáticos.

El uso de pulseras de cobre ha sido desde tiempo inmemorial de conocimiento popular como remedio para los dolores articulares. El cobre  ha sido utilizado como tratamiento para aliviar el dolor en todas las civilizaciones de la antigüedad por sus cualidades medicinales. Los primeros registros sobre su uso en papel papiro se remontan hace 4000 años. Sin embargo, es desde los años 60 que la medicina moderna ha investigado las propiedades curativas de este metal único y algunos lo incluyen y se incluyen en está moda curativa, que ha desarrollado toda una industria.

Con referencia a la ubicación de dicho brazalete. En algunos sitios indican que debe ser en el antebrazo, entre el codo y la muñeca, pero otros dicen que puede estar en la muñeca.

Las enfermedades reumáticas y artríticas han sido el flagelo de la humanidad desde tiempos muy remotos.

Solo en España afecta a más de 7 millones de personas y constituye la segunda causa de discapacidad permanente, después de las enfermedades cardiovasculares.

 

 

Para combatir el dolor de los huesos y articulaciones la medicina tradicional ha creado un sin fin de productos y fármacos como tratamientos paliatorios, pero ha sido a través de las diferentes aplicaciones de la medicina natural como complemento a otras técnicas tradicionales la que ha logrado mitigar con gran éxito dicha dolencia.

Actualmente, 4 de cada 10 personas utilizan ya la medicina alternativa obteniendo beneficios incalculables en su salud y economía familiar. Hay una infinidad de remedios homeopáticos que actúan sobre el reumatismo. Se elegirá uno u otro dependiendo de los síntomas y del tipo constitucional:

-Bryonia alba: para tipo constitucional fuerte, que no aguanta el calor e irascible. Los síntomas empeoran con el movimiento y el calor, y mejoran con el frío y el reposo.

-ulcamara: para individuo gordo, edematoso y piel helada. El dolor empeora por la noche y con la humedad, y mejora con el calor seco y con el movimiento.-Ferrum metallicum (hierro metálico): para persona con debilidad, palidez, cansada y friolera.  El dolor empeora con la inmovilidad, el frío y por la noche, y mejora con el calor.

-Ledum palustre: para tipo constitucional fuerte, con la cara congestionada y granos rojos en las mejillas y en la frente. El reumatismo empeora con el movimiento y por la noche, y mejora con el reposo.

Utilizar las siguientes sales de Schüessler: anhídrido silícico, cloruro sódico, fosfato ferroso, fosfato sódico y sulfato calcico para combatir el reumatismo.

– Mantener un peso adecuado.

– Reducir la ingestión de sal.

– Reducir la  de grasas.

– Evitar consumir alimentos que contengan azúcar añadido.

Por baños se conocen todas aquellas técnicas basadas en la inmersión del cuerpo o de alguna de sus partes en Aguas Minero-Medicinales;

la temperatura y la duración del baño dependerán del tratamiento prescrito. Es una de las técnicas utilizadas desde tiempos remotos, ya que la inmersión en Aguas con propiedades Minero-Medicinales está reflejada en documentos fechados en época de las civilizaciones greco-romanas, cuyos ciudadanos se beneficiaban de forma habitual de su poder curativo.

Los baños pueden ser calientes, con temperaturas comprendidas entre los 37 y los 39 ºC y una duración de entre 10 y 30 minutos; o fríos, con temperaturas inferiores a 34 ºC e intervalos más cortos. Existen multitud de modalidades en función del espacio y el modo en el que se realizan, de la temperatura y de la aplicación suplementaria de corrientes de agua o aire a presión, que multiplican los efectos terapéuticos de sus propiedades, pudiendo ser totales o parciales, individuales o colectivos, realizarse en bañeras, tanquetas o piscinas.

Baños de Burbujas: Son baños con insuflación de aire o gas termal mediante un chorro subacuático programable aplicado de forma localizada sobre una zona concreta a tratar o de manera general para conseguir un efecto relajante.

Otros baños, cataplasmas y técnicas analogas.

Baños de Hidromasaje: son baños con proyección suplementaria de corrientes de agua mediante un chorro subacuático programable, que de forma general consigue un efecto masaje de acción relajante y si se focaliza ayuda a tratar dolencias concretas.

Efectuar un cocimiento de flores de laurel y hojas de saúco y aplicar esta preparación en las articulaciones adoloridas.

Preparar un cocimiento con un puñado de  hojas de eucalipto, romero y ramas de pino en suficiente agua.  Lavar las articulaciones adoloridas, con esta preparación aún tibia y envolver en una toalla para resguardarlas del frío.

Hervir 2 puñados de ortiga en medio litro de agua y lavar, aún tibia, las zonas adoloridas.

Calentar tres puñados de hojas de floripondio y aplicar, a modo de cataplasma, sobre las articulaciones con reumatismo.

Hervir 20 gramos de hojas secas de laurel en 4 litros de agua durante 5 minutos.  Retirar del fuego y añadir al agua de la bañera.  Para tomar el baño, verificar que el agua está a 38ºC.  Los baños no deben ser mayores de 15 minutos tres veces semanales.

Fundir 1 kilo de margarina sin sal y agregar 200 gramos de mejorana secada.  Remover y dejar al baño María durante media hora.  Verter en un frasco de vidrio y dejar tapado.  Cuando se vaya a usar, poner nuevamente al baño maria durante 30 minutos y colar aún caliente.  De esta preparación de obtiene una pomada que se fricciona sobre las zonas doloridas.

Macerar en un litro de vino blanco por 12 horas 3 raíces secas de celidonia.  Transcurrido ese tiempo,   usar esta preparación mediante masajes y fricciones sobre el área afectada.

Mezclar media taza de harina de avena con un poco de vinagre en un recipiente.  Batir hasta formar una pasta homogénea y colocar en un paño de algodón.  Poner, a modo de emplasto, sobre el área afectada. Si puede calentar la masa antes de aplicar sobre la zona, mucho mejor.

Sumergir un puñado de hojas de tabaco en agua muy caliente.  Después, aplicar sobre las áreas afectadas. Evitar este remedio si la piel está inflamada.

Hervir una col grande en un litro de agua durante 15 minutos. Empapar un paño de algodón en esta preparación  caliente y aplicar, como fomento, durante toda la noche en las articulaciones  sufrientes

-Remojar unos 6 higos en 2 ½ tazas de agua hirviendo durante unos minutos para suavizarlos un poco; machacar para hacer una cataplasma y aplicar ésta, aún caliente (pero sin llegar a quemar), sobre una tela delgada que se colocará sobre la parte afectada.

Derretir en un recipiente al baño maría 40 g de vaselina y luego añadir 1 cucharadita de nuez moscada rallada.  Remover durante 30 minutos, colar y dejar enfriar.  Adicionar 6 gotas de aceite esencial de neroli, verter en un frasco de vidrio y dejar reposar hasta que cuaje. Aplicar este ungüento sobre las zonas con dolor.

Calentar 5 gramos de resina de pino al baño maría hasta que se disuelva y al enfriar añadir 3 gramos de aceite esencial de romero y 2 gramos de aceite esencial de enebro. Aplicar esta preparación sobre el área afectada mediante masajes circulares.

Calentar 1/4 taza de flores de manzanilla en 1/2 taza de aceite de oliva. Dejar macerar por 6 días en un recipiente de vidrio opaco  y de cierre hermético. Agitar el frasco 5 veces al día y al llegar al sexto día no se debe agitar.  Al día séptimo, filtrar  y guardar en el recipiente con tapa hermética. Realizar, cuando se requiera,   suaves fricciones sobre las articulaciones doloridas. Hacer fricciones con ajo machacado a diario en las zonas afectadas.

Hervir, en 5 litros de agua, por 10 minutos 15 gr de romero, 10 gr de salvia, 15 gr de lavanda, 10 gr de ajenjo, 10 gr de flores de saúco y 2 cucharadas de sal marina integral. Retirar del fuego y cuando la infusión este fría, colar exprimiendo las hierbas. Verter el líquido en la bañera y agregar el agua caliente necesaria para el baño.  Tomar un baño de 15 minutos máximo.

Hervir en 1 litro de agua 1 puñado de hojas de abedul durante 10 minutos.  Transcurrido este tiempo, tapar y dejar refrescar.  Verter en una bañera con agua caliente (pero tolerable). Tomar un baño por 15 minutos

Extraer jugo de hojas de mostaza, luego se calienta el jugo, se remoja en unas tiras de tela limpias y se aplica en las áreas donde se siente dolor.  Luego se coloca encima de las tiras unas toallas para conservar el calor por más tiempo. Hervir 150 gr. de salvia en 2 litros de agua durante 10 minutos. Deja reposar, colar y agregar al agua del baño.

Aplicar una cataplasma. Para su elaboración se debe llenar una bolsita de tela con flores de grama aromática e introducir dentro de 3 litros de agua. Deja hervir durante 1 minuto y después se mantiene dentro del agua, sin fuego.   Luego exprimir y aplicar, bien caliente, sobre la zona afectada.

-Hervir varias hojas de nogal en un litro de agua.  Añadir 3 cucharadas de sal marina.  Seguir con la cocción.  Cuando esté en ebullición, retirar del fuego.  Realizar un baño con esta preparación todos los días por 15 días sucesivos.

Y si nada de eso le resulta consulte al especialista: el brujo, el médico con título, el fisioterapeutas, el monitor, un especialista de pilates, etc.

.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1593 noticias)
Visitas:
14646
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.