Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Saben los consumidores qué es lo mejor para ellos?

4
- +
24/09/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageEsta crítica al mercado es más existencial que ética. Es el argumento popular de que el laissez faire, o la economía de libre mercado, se basa en la suposición crucial de que cada individuo conoce mejor sus propios intereses. Sin embargo, se le acusa de lo contrario, esto no es cierto en el caso de muchos individuos. Por lo tanto, el Estado debe intervenir, y el caso del mercado libre está viciado.

La doctrina del libre mercado, sin embargo, no se basa en ninguna de estas suposiciones. Como el mítico «hombre económico», el individuo perfectamente sabio es un hombre de paja creado por los críticos de la teoría, no implicado por ella.

En primer lugar, de nuestro análisis del libre mercado y de la intervención del gobierno a lo largo de este trabajo debe quedar claro que cualquier argumento a favor del libre mercado se basa en una doctrina mucho más profunda y compleja. No podemos entrar aquí en los numerosos argumentos éticos y filosóficos a favor de la libertad. En segundo lugar, la doctrina del laissez-faire o del libre mercado no supone que cada uno siempre sabe lo que más le conviene; más bien afirma que todo el mundo debería tener derecho a ser libre de perseguir sus propios intereses como mejor le parezca. Los críticos pueden argumentar que el gobierno debería obligar a los hombres a perder alguna utilidad ex ante o actual para obtener posteriormente una utilidad ex post, al verse obligados a perseguir sus propios intereses. Pero los libertarios pueden responder con una refutación: (1) que el resentimiento de una persona por la interferencia coercitiva reducirá su utilidad ex post en cualquier caso; y (2) que la condición de libertad es un prerrequisito vital y necesario para que se alcance el «interés superior» de una persona. De hecho, la única manera duradera de corregir los errores de una persona es mediante un razonamiento persuasivo; la fuerza no puede hacer el trabajo. Tan pronto como el individuo pueda evadir esta fuerza, regresará a sus propios caminos preferidos.

Nadie, ciertamente, tiene una previsión perfecta en el futuro incierto. Pero los empresarios libres en el mercado están mejor equipados que nadie, mediante incentivos y cálculos económicos, para prever y satisfacer las necesidades de los consumidores.

Pero, ¿y si los consumidores se equivocan con respecto a sus propios intereses? Obviamente, a veces lo están. Pero hay que hacer algunos comentarios más. En primer lugar, cada individuo conoce mejor los datos de su propio ser interior, por el hecho mismo de que cada uno tiene una mente y un ego separados. En segundo lugar, el individuo, en caso de duda sobre cuáles son sus verdaderos intereses, es libre de contratar y consultar a expertos para que le den consejos basados en sus conocimientos superiores. El individuo contrata a estos expertos y, en el mercado, puede probar continuamente su utilidad. Los individuos en el mercado, en resumen, tienden a ser condescendientes con aquellos expertos cuyos consejos son más exitosos. Los buenos médicos o abogados cosechan recompensas en el mercado libre, mientras que los pobres fracasan. Pero cuando el gobierno interviene, el experto gubernamental adquiere sus ingresos por medio de un impuesto obligatorio. No hay ninguna prueba de mercado de su éxito en enseñar a la gente sus verdaderos intereses. La única prueba es su éxito en la obtención del apoyo político de la maquinaria de coerción del Estado.

Así, el experto contratado privadamente florece en proporción a su capacidad, mientras que el experto del Estado florece en proporción a su éxito en conseguir el favor político. Además, ¿qué incentivo tiene el experto gubernamental para preocuparse por los intereses de sus súbditos? Seguramente no está especialmente dotado de cualidades superiores en virtud de su cargo de Estado. No es más virtuoso que el experto privado; de hecho, es intrínsecamente menos capaz y está más inclinado a ejercer la fuerza coercitiva. Pero mientras que el experto privado tiene todos los incentivos económicos para preocuparse por sus clientes o pacientes, el experto gubernamental no tiene ningún incentivo. En cualquier caso, obtiene sus ingresos. No tiene ningún incentivo para preocuparse por los verdaderos intereses de su sujeto.

Es curioso que la gente tiende a considerar al gobierno como una organización casi divina, desinteresada, de Papá Noel. El gobierno no se construyó ni para la capacidad ni para el ejercicio del cuidado amoroso; el gobierno se construyó para el uso de la fuerza y para los llamamientos necesariamente demagógicos a los votos. Si los individuos no conocen sus propios intereses en muchos casos, son libres de recurrir a expertos privados para que los guíen. Es absurdo decir que un aparato coercitivo y demagógico les servirá mejor.

Por último, los proponentes de la intervención gubernamental están atrapados en una contradicción fatal: asumen que los individuos no son competentes para manejar sus propios asuntos o para contratar a expertos que los asesoren. Y sin embargo, también asumen que estas mismas personas están equipadas para votar por estos mismos expertos en las urnas. Hemos visto que, por el contrario, mientras que la mayoría de las personas tienen una idea directa y una prueba directa de sus propios intereses personales en el mercado, no pueden entender las complejas cadenas de razonamiento praxeológico y filosófico necesarias para una elección de gobernantes o políticas. Sin embargo, esta esfera política de demagogia abierta es precisamente la única en la que se considera que la masa de individuos es competente.1,2

Fuente.

1.Los intervencionistas asumen la competencia política (pero no otra) del pueblo, incluso cuando favorecen la dictadura en lugar de la democracia. Porque si el pueblo no vota bajo una dictadura, todavía debe aceptar el gobierno del dictador y sus expertos. Por lo tanto, los intervencionistas no pueden escapar de esta contradicción aunque renuncien a la democracia.

2.Ludwig von Mises ha sido activo en señalar esta contradicción. Así, ver su Planning for Freedom (Holanda del Sur, Ill.: Libertarian Press, 1952), pp. 42-43. Sin embargo, el resto de las críticas de Mises a este argumento contra el mercado (ibíd., págs. 40-44) difiere bastante del que aquí se presenta.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1849 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
16
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.