Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

¿Por qué la socialdemocracia está fallando en Europa?

1
- +
28/05/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay una cierta tensión en la frase «socialdemocracia» y en la descripción de alguien como socialdemócrata. Social en este contexto es el socialismo por el Estado. Un demócrata apoya la libertad de los electores individuales para expresar y defender sus intereses personales en los plebiscitos regulares. Las dos posiciones son incompatibles.

En este punto, debemos señalar que en términos económicos hay poca diferencia filosófica entre el socialismo europeo y el comunismo. Ambos buscan liberar a los capitalistas de los medios de producción a favor del Estado, ya sea por propiedad o por control. El mismo Marx vio el socialismo como una fase temporal en el camino hacia el comunismo pleno. Sin embargo, todos sabemos por experiencia que el comunismo falla al empobrecer a todos, excepto a un grupo de líderes. El mismo problema de la incapacidad del Estado para calcular los precios, aparte de referirse a los costos laborales, y para prever lo que los consumidores requieren en el futuro perjudica tanto en el socialismo como el comunismo. La principal diferencia entre los dos es la velocidad a la que se produce la desintegración económica, ligada a la velocidad a la que el estado de socialización elimina las libertades personales y destruye la riqueza.

Los socialdemócratas asumen que el socialismo moderado no conduce a esos resultados, lo cual es un error.1Ellos son engañados.

Con la socialdemocracia observamos que los socialistas y comunistas comprometidos usan la democracia como el camino hacia el aumento del socialismo y el eventual comunismo. Pero hay un problema, que con el tiempo se vuelve cada vez más obvio para el electorado. Los electores se vuelven más pobres con el tiempo y los más progresistas buscan escapar para participar en economías más capitalistas. Lenin y Mao Zedong lidiaron con esta tendencia al suprimir toda libertad de expresión y redefinieron la democracia para permitir solo la elección de funcionarios comunistas. Los intelectuales, siempre los primeros en expresar su descontento, fueron liquidados o enviados a los gulags soviéticos y los campos de trabajo penales de China.

En Europa occidental se necesitaba un enfoque diferente y más paciente para la revolución comunista. Y aquí es de donde surge el concepto de socialdemócrata.

La táctica era (y sigue siendo) mantenerse firme en el socialismo y obligar a los demócratas a hacer compromisos. Durante décadas fue la base de la política exterior soviética, que empleó a «idiotas útiles» para difundir el comunismo tanto en las universidades como en los círculos políticos. Su influencia fue la que derrotó a Enoch Powell y aún impulsa a Ken Clarke y sus compañeros apaciguadores hacia un mayor socialismo. Está claro que los políticos socialdemócratas no tienen que ser comunistas, solo apaciguadores.

Los partidos políticos socialdemócratas expresan una creencia en la justicia social. Pero la justicia social es un término sin sentido usado por la extrema izquierda para atraer apoyo para formas más extremas de socialismo. En Europa, los socialdemócratas que defienden la justicia social han prevalecido desde la Segunda Guerra Mundial. Pero se están convirtiendo en víctimas de su éxito al acabar con el capitalismo, porque están perdiendo apoyo electoral.

La era de la socialdemocracia parece estar llegando a su fin. El partido socialdemócrata de Alemania recientemente sufrió su peor resultado electoral desde la Segunda Guerra Mundial, y el Partido Socialista de Francia obtuvo el quinto lugar en las elecciones presidenciales ganadas por Emmanuel Macron, un forastero político. Otros partidos socialdemócratas que han perdido terreno incluyen el Partido Laborista de los Países Bajos, el Partido Demócrata de Italia y los socialdemócratas de Austria. En Estados Unidos hubo un rechazo de los demócratas a favor del presidente Trump, quien, como Macron en Francia, comenzó como un intruso político.

Brexit fue el rechazo por el votante británico de los controles de socialización impuestos por un superestado remoto. El parlamento británico inicialmente prestó atención a los deseos del electorado, antes de reunirse en torno a sus credenciales socialistas y ahora está conspirando para detener el Brexit. Tan fuerte es el instinto socialista colectivo del Parlamento que el gobierno apaciguador de May está preparado para destruir su base electoral en lugar de oponerse a la corriente socialista. Ocurre en un momento en que el Partido Laborista ha sido capturado por una camarilla marxista que parece ser cada vez más probable que forme el próximo gobierno.

Los comentaristas atribuyen el declive de la socialdemocracia a eventos como la gran crisis financiera. Esta y otras razones son la razón por la cual los trabajadores tradicionales de clase trabajadora y obreros se han alejado. El conflicto filosófico entre el socialismo y la democracia está en el corazón de la rebelión, si solo los votantes lo supieran. En lugar de rechazar el socialismo, están abarcando extremos, y los extremos son siempre extremos socialistas. En particular, casi ninguno de los socialdemócratas desilusionados apoya los libres mercados.

El punto que no entendieron la mayoría de los analistas es que la socialdemocracia está fallando debido a la contradicción entre la libertad personal y el control estatal.

Como forma de socialismo moderado, falla por la misma razón que el comunismo. Todo se pone en manos de los comunistas, para quienes el fracaso de la socialdemocracia es una oportunidad. Estimulan las bases para culpar al capitalismo. El colapso del capitalismo es inevitable, como escribió Marx. Y su colapso acelera el comunismo de pura sangre. El comunismo es una filosofía rota, como se ha demostrado claramente. Pero los líderes despiadados todavía lo ven como el medio para obtener poder sobre sus compañeros humanos.

El artículo original se encuentra aquí.

1.Enlace agregado por el editor.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (1556 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
15
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.