Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El socialismo democrático y el socialismo regular tienen el mismo objetivo

19/02/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El anhelo por el sueño socialista proviene en parte del gran éxito del capitalismo como motor de la prosperidad. A partir del siglo XIX, la economía empresarial generó prosperidad a una escala que nunca se había visto en la historia. Sin embargo, los socialistas creían que el éxito económico sería aún mayor en una sociedad de redistribución igualitaria. Los socialistas esperan que bajo su gobierno, la economía se vuelva más productiva y la sociedad más justa.

Esta ilusión de obtener prosperidad y justicia bajo el socialismo ya era evidente en el Manifiesto comunista de 1848. En su folleto, Karl Marx y su patrocinador Friedrich Engels elogiaron con entusiasmo los logros capitalistas:

«La burguesía», declararon, «ha sido la primera en mostrar lo que la actividad del hombre puede lograr. Ha logrado maravillas que superan con creces las pirámides egipcias, los acueductos romanos y las catedrales góticas; ha llevado a cabo expediciones que ponen a la sombra a todos los antiguos éxodos de naciones y cruzadas».

Durante su reinado, la burguesía

ha creado fuerzas productivas más masivas y más colosales que todas las generaciones anteriores juntas. Sometimiento de las fuerzas de la naturaleza al hombre, maquinaria, aplicación de la química a la industria y la agricultura, navegación a vapor, ferrocarriles, telégrafos eléctricos, desmonte de continentes enteros para el cultivo, canalización de ríos, poblaciones enteras evocadas del suelo, lo que el siglo anterior había igualado. ¿Un presentimiento de que tales fuerzas productivas dormían en el regazo del trabajo social?

Sin embargo, según Marx y Engels, el sistema capitalista está condenado, y la propiedad privada se interpone en el camino hacia una sociedad perfecta: «la teoría de los comunistas puede resumirse en una sola frase: abolición de la propiedad privada». La propiedad privada implica la «abolición de la individualidad burguesa, la independencia burguesa y la libertad burguesa...»

Para Marx y Engels, la familia burguesa seguía siendo una parte fundamental de los liberales y capitalistas. Así, bajo el comunismo, la «familia burguesa desaparecerá junto con el país, la nacionalidad y la religión».

El plan socialista

Para lograr estos objetivos, el Manifiesto Comunista exige las siguientes medidas:

  1. Abolición de propiedades en terrenos y aplicación de todos los alquileres de terrenos para fines públicos.
  2. Un fuerte impuesto a la renta progresivo o graduado.
  3. Abolición de todos los derechos de herencia.
  4. Confiscación de los bienes de todos los emigrantes y rebeldes.
  5. Centralización del crédito en manos del Estado, mediante un banco nacional con capital estatal y monopolio exclusivo.
  6. Centralización de los medios de comunicación y transporte en manos del Estado.
  7. Ampliación de fábricas e instrumentos de producción propiedad del Estado; el cultivo de tierras baldías y la mejora del suelo en general de acuerdo con un plan común.
  8. Igual responsabilidad de todos para trabajar. Establecimiento de ejércitos industriales, especialmente para la agricultura.
  9. Combinación de agricultura con industrias manufactureras; abolición gradual de toda la distinción entre ciudad y país por una distribución más equitativa de la población en todo el país.
  10. Educación gratuita para todos los niños en las escuelas públicas. Abolición del trabajo infantil de fábrica en su forma actual. La combinación de la educación con la producción industrial

Bajo el socialismo, el individualismo debe dar paso al colectivismo. Entonces el estado reemplazará la iniciativa privada. El gobierno comunista también requiere la centralización del dinero y el crédito en manos de un estado y la producción debe seguir un plan central. La educación pública viene con la obligación de trabajar y su combinación con la producción industrial.

En el camino para lograr estos objetivos, «los comunistas de todo el mundo apoyan cada movimiento revolucionario en contra del orden social y político existente de las cosas ... Ellos declaran abiertamente que sus fines solo pueden alcanzarse mediante el derrocamiento forzoso de todas las condiciones sociales existentes».

Del sueño a la pesadilla

La motivación para esta revolución no es difícil de entender. ¿Quién no querría una sociedad que garantice la prosperidad para todos pero no pida un esfuerzo contributivo equivalente? El socialismo promete la igualdad y que todos recibirán lo que necesita, ya sea que uno agregue poco o nada para producir los bienes. La atracción fatal hacia el socialismo es el resultado de la ilusión de que podría haber un sistema económico, que sería tan productivo como el capitalismo y tendría igualdad. El problema con esta promesa es que no funciona.

Mientras que la propiedad privada se encuentra en el corazón del orden libre del liberalismo clásico, el socialismo requiere su abolición. Los medios de producción deben estar bajo el control del régimen.

Pero no todos los defensores del socialismo quieren una revolución inmediata y total, como implicaban Marx y Engels. A diferencia de los comunistas, que quieren instalar la «dictadura del proletariado », son los «socialistas democráticos », que creen en un método gradual y que también creen que se puede mantener la libertad personal bajo el socialismo. Sin embargo, aunque el objetivo declarado es diferente, los socialistas modernos planean usar los mismos instrumentos que los comunistas.

Los socialistas quieren abolir la propiedad privada y el mercado. Sin embargo, si los precios como sistema de información e incentivos ya no existen, un sistema de comando debe suplantarlo. Cuando no hay mercado, las directivas estatales deben ocupar su lugar. Sin embargo, sin precios, no hay forma de saber coordinar la actividad económica. Los gobernantes deben aplicar la coerción, y todos deben seguir los planes centrales. En la práctica, el socialismo instala un centro de poder, el partido gobernante, que colabora con el aparato de planificación económica central.

Pero no es el proletariado el que emplea la dictadura. Son la policía secreta y el ejército quienes también suprimirán toda disidencia y se asegurarán de que la verdadera voz de la gente se mantenga en silencio y que los trabajadores obedezcan los planes del estado.

Socialismo disfrazado

Cuando la realidad asesina del comunismo en el sistema soviético se hizo muy conocida en Occidente con la publicación del Archipiélago Gulag de Solzhenitsyn en 1973, el término «comunismo» cayó en desgracia y fue reemplazado por el menos oneroso concepto de «socialismo». Cuando este término se volvió menos atractivo, la expresión «izquierda» apareció en primer plano. Cuando «izquierda» obtuvo un mal nombre, «liberal» se convirtió en el nombre de la marca, como sucedió en los Estados Unidos. Aquí, los socialistas han usurpado el concepto de «liberal», de modo que «liberalismo» denota lo opuesto a su significado original. Ahora, el término «socialismo democrático» está en vogue. En esta expresión, «democrático» ha reemplazado el concepto comunista del «proletariado». La idea detrás de este cambio es que «las personas» son idénticas a las del proletariado porque son la gran mayoría. La «dictadura del proletariado» adquiere un nuevo significado. Para los socialistas democráticos, el gobierno de la mayoría otorga al partido en el poder la legitimidad para erosionar y finalmente eliminar la propiedad privada, al principio mediante impuestos y regulaciones y, finalmente, mediante la colectivización de los medios de producción.

Todo esto está al servicio del sueño socialista que sostiene que bajo el socialismo habría abundancia material e igualdad. Como propusieron Marx y Engels, el socialismo es ofrecer todos los beneficios y la abundancia del capitalismo, pero también mantener una igualdad perfecta. La realidad, sin embargo, ilustra que el socialismo viene con la miseria económica, la privación social y la represión política. El socialismo muestra que cuanto más uno quiera realizar el paraíso en la tierra con el uso de la fuerza, más creará, de hecho, un infierno .

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1380 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
662
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.