Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

La sumiller Virginie Routis, paladar fino del Elíseo

29/11/2016 16:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Al principio de su carrera, un cliente un día le arrojó la carta de vinos a la cara, negándose a ser aconsejado por una mujer. Hoy la sumiller Virginie Routis se ha tomado la revancha porque está al frente de la bodega del palacio del Elíseo.

Esta bordelesa de 38 años es desde hace nueve años la sumiller jefe de la presidencia francesa y la primera mujer en ocupar el prestigioso cargo.

Vela sobre 14.000 botellas destinadas a ser servidas en cenas de Estado, oficiales, o almuerzos de trabajo del palacio presidencial.

image

El jefe de Estado, François Hollande, confía en su criterio: "Tengo carta blanca", asegura esta mujer amable y discreta que viste traje sastre negro.

Bajo la bóveda de la bodega climatizada en el subsuelo del Elíseo, las botellas más prestigiosas (Cheval Blanc, Latour, Bâtard-Montrachet de Joseph Drouhin, Puligny-Montrachet de Leflaive...) se codean con las más accesibles. El vino más antiguo es un sauternes, un Château Rieussec de 1906.

Los vinos de Burdeos representan más de la mitad de la bodega exclusivamente francesa, los de Borgoña la cuarta parte, pero "todas las regiones están representadas", precisa Virginie Routis.

Ella escoge los vinos en función del menú elaborado por el chef cocinero del palacio, Guillaume Gomez, pero también del protocolo, antes de catarlos y servirlos.

"Si se agasaja a un jefe de Estado extranjero, apelamos a un referente seguro, a un gran blanco de Borgoña o un gran tinto de Burdeos, pero para todos los demás almuerzos se puede viajar por Alsacia, Cahors, Córcega... Juego a los descubrimientos, sé que el presidente es muy abierto para esas cosas".

- Renovando la bodega -

Creada en 1947 bajo la presidencia de Vincent Auriol, la bodega fue renovada en parte gracias a la subasta en 2013 de unas 1.200 botellas. Algunos vinos gran reserva estaban disponibles en cantidades demasiado pequeñas como para ser servidos en eventos oficiales.

image

El presupuesto en 2015 era de 170.000 euros, de los cuales 50.000 provenientes de la subasta sirvieron para adquirir vinos que se dejarán añejar en la bodega para su posterior consumo.

La cena de Estado que más recuerda Virginie Routis fue la organizada para agasajar a la reina Isabel II de Inglaterra, el 6 de junio de 2014: "Fue una de las más estresantes", confía la sumiller.

Para la ocasión, Virginie Routis decidió servir un sauternes, un Château d'Yquem 1997, un Haut-Brion 1990 y un champagne Pol Roger, cosecha Winston Churchill.

Oriunda de una familia de amantes del vino y de la buena mesa, formada en el liceo hotelero de Talence (suroeste), cerca de Burdeos, Virginie Routis inició su carrera en Inglaterra, en el Manoir aux Quat'Saisons, restaurante del chef francés Raymond Blanc, cerca de Oxford.

La joven trabajó luego cinco años en el Bristol, un hotel de lujo de París. No había cumplido 30 años cuando fue nombrada en el Elíseo, tras presentarse al cargo, que había quedado vacante.

Como el presidente de la época Nicolas Sarkozy no toma vino, ella hablaba del tema con su esposa Carla Bruni.

- Saber imponerse -

En esta profesión mayoritariamente masculina "hay que saber imponerse", admite esta madre de una niña. Cuando era más joven, tuvo que afrontar la misoginia de un veterano cliente inglés: "Llegué con la carta de vinos y me la arrojó a la cara. Me dijo: 'quiero ver a un hombre'. Se negaba a hablar conmigo y a que yo me ocupase del vino. ¡Tuvo que venir el maitre!".

image

Ahora hay cada vez más sumilleres mujeres. "Es mucho más fácil que antes", comenta Virginie Routis, que en el Bristol conoció a Estelle Touzet --hoy sumiller en el Ritz, otro gran hotel parisino-- o a Marlène Vendramelli, designada mejor joven sumiller de Francia en 1993.

"Creo que tenemos un paladar más sensible y tal vez una manera más sencilla y menos técnica de explicar un vino que los hombres. Pero es bueno tener un equipo mixto", dice sonriendo.

"Despertar aún más vocaciones femeninas" es justamente "una de las metas" de Philippe Faure-Brac, mejor sumiller del mundo (1992), al señalar que hoy hay entre un 15% y un 20% de mujeres en la profesión.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3403
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.