Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan De Jesús R. O. escriba una noticia?

Las Tentaciones del Joven en la Actualidad

30/03/2010 18:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Vivimos en una época de cambios acelerados. Esta época es llamada de la información y la comunicación. Otros le llaman posmodernidad. Lo cierto es que esta época histórica que nos ha tocado vivir presenta un gran reto para los jóvenes. Es una época de tentaciones y desafíos

Vivimos en una época de cambios acelerados. Esta época es llamada de la información y la comunicación. Otros le llaman posmodernidad. Lo cierto es que esta época histórica que nos ha tocado vivir presenta un gran reto para los jóvenes. Es una época de tentaciones y desafíos.

Los jóvenes somos bombardeados por los medios de comunicación y la publicidad. Estos nos dicen que debemos comer, como debemos vestir, que debemos leer, en quien o quienes debemos creer, que debemos ver y hasta como debemos comportarnos. Este poder de los medios de comunicación es aprovechado por los sectores de poder para manipular nuestras conciencias. Nos sujetan, impiden que surja en nosotros el más mínimo pensamiento crítico. Los medios de comunicación moldean nuestras mentes y nos venden un mundo de burbujas, una realidad que solo existe en el mundo del cine, de la música, del espectáculo, de la farándula. Los jóvenes ven como modelos a seguir a los actores, cantantes, las figuras del deporte etc., quieren ser y hacer lo que ellos hacen.

Los medios de comunicación nos venden a los jóvenes una vida banal. Una vida de lujos y comodidades que se puede adquirir muy fácil. Una de las tentaciones que vivimos los jóvenes es la de querer tener un mejor estilo de vida de forma fácil, sin trabajar. Queremos el dinero fácil. Muchos jóvenes se ven tentados a irse fuera de sus países de forma ilegal en busca de una mejor vida en las naciones desarrolladas. Ven en la venta de drogas, la delincuencia, el fraude etc., el camino fácil de llegar a tener lo que el mundo capitalista vende y crea a través de los medios de comunicación y la publicidad.

Otra tentación es la tendencia a perder el respeto a las instituciones, a los profesores, a los padres, y a las autoridades de todo tipo. Los jóvenes tendemos a llenar el vacío espiritual y moral con el sexo, el alcohol, el consumo de sustancias alucinógenas etc., el joven pasa de una cosa a la otra con mucha facilidad.

Otra tentación a la que nos enfrentamos los jóvenes es al relativismo moral. Las cosas son buena o mala de acuerdo con los deseos y criterios de cada uno, todo depende de nuestros intereses: dinero, placer, pereza. Creemos que todo está permitido. Actuamos por placer más que por deber o de forma razonada. Queremos vivir el aquí y el ahora. Tendemos a rechazar lo que cuesta sacrifico.

Otras tentaciones que sufrimos los jóvenes son: querer hacer las cosas como la hacen los demás, querer ser como la mayoría, del montón, no querer ir contra corriente. La autosuficiencia. Querer hacer las cosas sin la ayuda de los demás y sin prestar ayuda a quien la necesite. Vivir la vida superficialmente. Sin profundidad, sin comprometerse con nada, sin comprometerse con una causa, el vivir como espectador y no como actor. El pesimismo y el negativismo, ver todo oscuro, sin esperanza, sin un norte, sin futuro, vivir nuestra vida derrotados, desanimados. Querer vivir y hacer las cosas a costa de los demás, de utilizar a las personas para nuestro beneficio. Tratar a los demás como un objeto.

Querer vivir la vida de las apariencias, de vivir lo que no se es y no ser y aceptar lo que somos y como somos. El abandonar cuando surgen las dificultades, cuando las cosas se ponen difíciles y no salen como las hemos planeado. Retroceder por miedo a enfrentarnos a la vida. Querer dar marcha atrás y volver al punto de partida, añorar los tiempos pasados y negarnos a avanzar, a aventurarnos la vida como don.

Somos un proyecto creado por Dios con un fin y solo con los ojos puestos en él podremos alcanzarlo

La indecisión: el no saber qué escoger, por dónde avanzar, qué camino seguir. El vivir sin elegir, sin hacer nunca opciones fundamentales, sin decidirse por luchar contra todo mal descubierto en el camino. El conformismo, el quedarse en el lugar que se está, no querer luchar por ser mejores, por obtener mejor calidad de vida, no querer crecer personalmente, no querer ser más de lo que se es, por temor al cambio. Querer hacer las cosas solo contando con nuestras fuerzas, capacidades y seguir con nuestros planes sin contar con Dios.

Los jóvenes somos el futuro, somos el relevo, en nuestros hombros descansaran los destinos de nuestras naciones, del mundo. Estamos llamados a prepararnos, a crecer espiritualmente y personalmente. Estamos llamados a ser valientes, a no vivir con miedo, a confiar en nuestras capacidades.

En el mensaje a los jóvenes en el 2009, el Papa Benedicto XVI dice: “La juventud, en particular, es tiempo de esperanzas, porque mira hacia el futuro con diversas expectativas. Cuando se es joven se alimentan ideales, sueños y proyectos; la juventud es el tiempo en el que maduran opciones decisivas para el resto de la vida”.

Pablo le exhorta a Timoteo: «Ninguno tenga en poco tu juventud, sino sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta, amor, espíritu, fe y pureza» (1Ti 4.12) Estamos llamados a dar fruto en el lugar en que nos ha plantado el Señor.

Las limitaciones están en nuestra mente. En su libro “El Poder del Factor Adicional”, Norman Vincent Peale nos narra una anécdota. Mientras él caminaba por las calles de Hong Kong se detuvo en frente de un lugar donde hacían tatuajes y mientras observaba en la vitrina los modelos de tatuajes, le llamó la atención una muestra que decía “nacido para perder”. De inmediato entró en la tienda de tatuajes y le preguntó al tatuador chino, que si en realidad hay alguien que quiera ponerse esas horribles palabras en su cuerpo. El tatuador le respondió en un mal inglés y golpeando su frente con los dedos, “antes de que el tatuaje esté en el cuerpo, el tatuaje está primero en la mente”. Las personas podemos tatuar en nuestra mente ideas positivas o ideas negativas. Nuestra actitud depende de que tipos de pensamientos tatuemos en nuestra mente. Dios nos ha creado con capacidades ilimitadas para lograr la superación y la excelencia humana.

Somos un proyecto creado por Dios con un fin y solo con los ojos puestos en él podremos alcanzarlo. Podremos llegar a la superación y a la plenitud humana, con la ayuda de Dios, con el trabajo duro, con el estudio, con el autocrecimiento personal, con una actitud de vencedor, con coraje, entusiasmo, valentía, perseverancia, con la autoaceptación.

Este es un tiempo más que adecuado para reflexionar y replantearnos la vida. Abramos los ojos y el corazón y solo pongamos nuestra confianza en Dios que él no nos defraudará.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan De Jesús R. O. (4 noticias)
Visitas:
1828
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.