Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Machcreative escriba una noticia?

Terror embutido italo-ibérico..

24/07/2009 11:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay un intento de homenajear al genuino giallo italiano en algunos momentos de Imago Mortis, precisamente cuando asistimos a las muertes de algunos incautos personajes que desfilan por la deshilachada trama. Son los instantes más enfermizos y denterosos del filme

Hay un intento de homenajear al genuino giallo italiano en algunos momentos de Imago Mortis, precisamente cuando asistimos a las muertes de algunos incautos personajes que desfilan por la deshilachada trama. Son los instantes más enfermizos y denterosos del filme. Es ahí, cuando la sombra de Argento, Fulci y compañía es alargada, cuando mejor funciona esta cinta de terror que peca de una ingenuidad chocante desde su planteamiento. Que haya habido tantos nombres propios metiendo mano en el guión hace aún más insólito que la historia planteada sea un despropósito inconexo, repleto de lugares comunes más que trillados dentro del género. El director, Stefano Bessoni, no oculta sus referencias, lo ha dicho en más de una entrevista: le gusta el cine de Alejandro Aménabar, Guillermo del Toro y Jaume Balagueró. No miente. Lo ha puesto totalmente en práctica, rodando un torpe cruce entre Tesis, El espinazo del diablo y Darkness (esta última puede cambiarse por cualquiera del realizador catalán). El principal problema está en que el realizador se ha quedado con lo más superficial del lote y confunde dirigir con darle caña al travelling, una irritante manía que se extiende en el cine novel de nuestro tiempo.

Hay un intento de homenajear al genuino giallo italiano en algunos momentos de Imago Mortis

Coproducida por Italia, España e Irlanda, no estamos, desgraciadamente, ante un revulsivo para el género con marca europea, más bien todo lo contrario. La presencia de un entregado plantel de actores no ayuda a que nos creamos un relato presuntamente macabro que se antoja cine de terror para niños, sin ritmo ni interés como intriga. Uno se imagina lo que está pasando pronto, sin demasiado esfuerzo, intuye hasta quién es el villano. Sólo queda ver al protagonista correr de un lado a otro, entrando y saliendo de cuadro, soportando una tensión sexual de parvulario con su compañera de correrías. Nada es creíble dentro de lo increíble —característica esencial en el celuloide fantástico— en esta propuesta que, de entrada, apuesta por enmarcar la acción en una imposible Escuela Internacional de Cine que se asemeja a un internado lleno de artistas de pacotilla con demasiado tiempo libre. Un lugar llamado, con recochineo pedante, Murnau. El pseudónimo de uno de los profesores es Caligari (estupendo como siempre Álex Angulo, todo hay que decirlo). No hace falta escribir más para explicar por dónde van los tiros. Uno sigue preguntándose por qué se producen este tipo de subproductos requetevistos, que ni siquiera dan miedo al espectador más impresionable.


Sobre esta noticia

Autor:
Machcreative (76 noticias)
Visitas:
425
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.