Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Alonso Curiel escriba una noticia?

Tramo Señalizado. Entrevista con la profesora y escritora Gloria Rivas Muriel: El Compromiso con la Comunicación y la Palabra

20/04/2021 19:28 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Más de tres décadas como docente de Lengua y Literatura Española, hacen de esta salmantina de origen pero vallisoletana de adopción una voz indicada para hacer una radiografía precisa del estado actual de la Educación en España


Gloria Rivas Muriel: "La principal cualidad de un docente para hacer bien su tarea es la capacidad para comunicarse"

 

 

 

 

Dice en un momento de esta entrevista la profesora y escritora Gloria Rivas Muriel que algunos de los alumnos que ha tenido durante su ya larga carrera de más de tres décadas como docente de Lengua y Literatura Española querían ser profesores y que, afortunadamente, han llegado a serlo. Estoy seguro de que esos alumnos, tras tenerla como profesora, afirmaron aún más su vocación; y estoy seguro también, aunque ella no lo confiese por su modestia y humildad, de que algunos de ellos se lo han dicho a ella misma tiempo después, dándole las gracias con el corazón en la mano. Porque tener a la salmantina y vallisoletana de adopción Gloria Rivas Muriel (La Fuente de San Esteban, 1957) como profesora es una verdadera suerte. En ella se mezclan amabilidad, cercanía, respeto, educación, buenos sentimientos, empatía, sabia comunicación y humor en un cóctel que a ningún alumno deja indiferente y que crea en ellos la confianza de sentirse entendidos y no juzgados. Así, lo único que puede ocurrir es que los alumnos se impliquen en la materia y en el aprendizaje, y sientan que la Lengua y la Literatura no es un territorio aburrido e intransitable, sacando de ellos lo mejor que pueden dar, como hacen los buenos maestros y los verdaderos líderes. Pero Gloria también es escritora, y para definir su obra sirven las mismas palabras antes citadas, como el claro reflejo de su personalidad.  Estar con ella, conversar con ella, es una inyección de alegría, porque es una persona con verdadera gracia, un ser adorable lleno de luz. Hablamos con ella de la situación actual de la educación en España, de su trayectoria docente, de lo que vendrá en el futuro en este ámbito, de vocaciones, y, claro que sí, de libros y de literatura. Gloria coincide con Heminway en afirmar que toda elección que no te hace feliz, es mejor apartarla. Y creo que tienen razón.    

 

PREGUNTA. Licenciada en Filología Hispánica, más de treinta años impartiendo clases de lengua y literatura española, todo un largo recorrido enseñando a los jóvenes y aprendiendo también de ellos. ¿Qué te hizo ser profesora, Gloria?

RESPUESTA. Hola, Jorge. ¿Qué me hizo ser profesora? Pues recuerdo que de pequeña sentía admiración por todo lo que sabían mis maestras. Miraba mucho sus cuadernos, el tintero y los lápices que tenían en su mesa, y luego por las tardes las imitaba y jugaba con mis hermanos. Ahí está el origen.

PREGUNTA. Ser docente es una vocación, o al menos debería serlo. Es una labor que hay que amar mucho para aguantar en la brecha durante tantos años. ¿Qué te ha dado y te sigue regalando este oficio?

RESPUESTA. Sobre todo me ha dado, y me sigue regalando, conocimientos y conocidos. Conocimientos porque estás siempre aprendiendo y manteniendo lo que sabes, y conocidos porque ya antes de trabajar en la Consejería de Educación di clases particulares y trabajé en academias, y he conocido a muchos alumnos, a familias y a compañeros de diversos ámbitos. Además, tratar con jóvenes te acerca a su pensamiento y te mantiene la mente ágil.

PREGUNTA. Gloria, ¿qué hay que tener para ser un buen profesor? ¿Qué cualidades destacarías?

RESPUESTA. Pues además de controlar los contenidos de la programación que tengas que impartir, hay que contar con una gran dosis de paciencia y ponerte siempre en la camiseta de tu alumno, en su piel. No son todos los niños ni todas las niñas iguales. Cada cual viene de una casa y cada uno trae en su cabeza una historia y unas capacidades determinadas. Pero respondiendo a tu pregunta te diré que la principal cualidad de un docente para hacer bien su tarea es la capacidad para comunicarse. Que se le entienda, vamos.

PREGUNTA. Dada tu larga y rica trayectoria, ¿qué diferencias hay entre la educación de hace treinta años y la actual? ¿Ha empeorado como hemos escuchado tantas veces? ¿Qué problemas existen?

RESPUESTA. Bueno, la pregunta (triple) requiere contestación larga pues en la educación participan factores “internos” y “externos”. Quiero decir que el hecho educativo, en cuanto a contenidos impartidos y horas lectivas, por ejemplo, ha variado poco. Sin embargo, la sociedad de hoy no es la de hace 35 años y en esa inevitable evolución han cambiado la metodología y las relaciones triangulares: profe-alumno-familia. La educación no ha empeorado como se dice por ahí, aunque sí hay una relajación de esfuerzo intelectual. El mayor peligro no es si los profes tenemos o no autoridad, que ese es solo un daño colateral, el mayor peligro (no desviemos la atención) es el menosprecio al conocimiento humanista y una valorización desmedida al tecnológico, sin caer en la cuenta de que ambos se complementan y se necesitan para el progreso. No sé en qué momento y con qué interés alguien los enfrentó. Recuperemos el pensamiento renacentista. Y también te digo que la desatención hacia el estudio de las Humanidades no procede tanto de la comunidad educativa como de la sociedad en general. Yo creo que es un desinterés social.

 

 

 

 

PREGUNTA. Desde el estrado has visto pasar a muchos jóvenes, de todo tipo, con diferentes cualidades. Pero, en tu caso, ¿cuál es el aspecto que pretendes desarrollar en tus alumnos? ¿Qué quieres que acaben sabiendo de verdad, lo que más deseas, al final de curso?

 

RESPUESTA. Mi asignatura es muy rentable, académicamente hablando, porque abarca varias disciplinas, desde la Gramática al estudio de la Literatura pasando por los textos, y es en este campo donde más trabajo con ellos, pues me interesa mucho más que aprendan a redactar un documento o a interpretar un contrato laboral que el conocimiento del Complemento Directo. El análisis de textos argumentativos, por ejemplo, de los diferentes artículos de los suplementos de la prensa, desarrolla el espíritu crítico, muy útil para la interpretación del mundo en el que vivimos. Ah, y los viernes hacemos un taller de escritura. ¡No te imaginas qué caudal creativo hay en mi alumnado!

PREGUNTA. Voy a detenerme en un asunto que me provoca mucha curiosidad y del que quiero saber tu opinión. Hay padres –es cierto que son pocos– que creen que la escuela no es tan importantes como para llevar a sus hijos a las aulas, y prefieren educarlos ellos mismos en sus hogares. Es una manera de verlo, y de entender la educación. ¿Crees que es una forma equivocada? ¿Qué es la escuela, Gloria?

RESPUESTA. Sé que existen estos padres. Conozco la asociación ALE, pero no conozco ningún caso cercano en particular, aunque ahora con la pandemia sí ha habido ciertas intenciones y ha salido a relucir la educación en casa. Yo no educaría así a mis hijos. La escuela no es solo un dispensario de contenidos, es también aprendizaje social, de relaciones con los otros, y privarles de ese aprendizaje me parece negativo. He leído y escuchado algunas justificaciones de familias que la defienden como ejercicio de libertad, pero ni siquiera sé si es legal. La verdad es que no estoy muy enterada de este asunto.

PREGUNTA. Me apetece escucharte alguna anécdota que hayas vivido con algún alumno, alguna de esas anécdotas con las que te has sentido realizada e importante, y has pensado que tu trabajo ha merecido la pena.

RESPUESTA. Pues mira, aunque no sea una anécdota, quiero contarte una situación que se repite cada año a final de curso y que guarda relación con tu pregunta. Cuando un estudiante cambia de etapa educativa, cuando termina 4º de E.S.O. y empieza el Bachillerato o un Ciclo Formativo, a veces surgen las dudas con los itinerarios a seguir y se crea un conflicto familiar. No siempre, pero sí a veces. Ya sabes que estas decisiones son determinantes para tu futuro laboral. Y la vida laboral es larga… y trabajar a disgusto debe de ser penoso. Pues bien, hay jóvenes que ya desde peques manifiestan su vocación que a veces es contraria a lo que sus padres tenían pensado para ell@s. “Mamá es que yo voy a estudiar Música", o lo que es peor: "Yo quiero ser dibujante de cómics", y peor aún: "Yo quiero estudiar Agricultura para poner una granja", y ya lo peor de todo: "¡Yo quiero estudiar Filosofía…!”. Grito en el cielo de mamá: "¡Papá, mira a ver est@ chi@! ¡Para qué vas a estudiar algo que no tiene salida… Pídenos cita con la tutora". Y ahí está la tutora, o la de clases particulares, convenciendo a los padres de que ya es una suerte que un hijo tenga una vocación. Todo por lo que luchéis tendrá salida para vosotros. Ese es mi mensaje. Y así he visto cómo algunos de estos jóvenes ha conseguido su granja, su empresa de bricolage, su melodía, su tira de cómics y su vida filosófica… ¡Ah! Y aprovecho para decirte que reivindico la dignidad de la Formación Profesional. ¿Te he respondido a la pregunta, Jorge?

–Claro que sí, Gloria. Y de manera muy clarita. 

PREGUNTA. La aparición y el uso de la tecnología en las aulas ya tiene una gran importancia. ¿Qué ha aportado realmente, y qué aportará? ¿Crees que tiene algún peligro?

RESPUESTA. Las tecnologías en las aulas ayudan mucho, y aplicadas adecuadamente no tienen ningún peligro. En el aula se controla su uso. El peligro existe cuando los menores tienen acceso a contenidos inadecuados, pero ese control es responsabilidad de los padres. Yo he aprendido poco a poco haciendo cursos para ponerme al día. Me ha costado un esfuerzo, no te creas… pero ahora me gusta trabajar con ellas. Hacen del aprendizaje un proceso más lúdico, pero no hay que confiarse demasiado. Yo les digo a mis alumnos que el estudio es un esfuerzo diario. Y defiendo el denostado ejercicio de la memoria…

 

 

 

 

 

PREGUNTA. Pero la docencia no es solo tu pasión. Otras son la lectura y la escritura. Eres una escritora estupenda, con una trayectoria muy interesante. Pero ¿cuál te gusta más, enseñar o escribir? ¿Qué es para ti escribir?

RESPUESTA. Son actividades diferentes y complementarias. Las dos me satisfacen. Empecé a escribir antes que a enseñar y terminaré de enseñar antes que de escribir. Para mí, escribir es algo normal, algo cotidiano. Igual que leer. Forman parte del ocio gustoso. La docencia, sin embargo, es un trabajo y una responsabilidad.

Es una suerte que un hijo tenga una vocación. Todo por lo que luchéis tendrá salida para vosotros. Ese es mi mensaje

PREGUNTA. Eres una escritora –hasta ahora– de distancias cortas. Escribes poesía, microrrelato, relato corto, artículos de opinión y críticas literarias, y todo con un gran rigor y un destacable sentido estético. ¿Cómo concibes la literatura? ¿Qué quieres conseguir a la hora de ponerte delante del folio? 

RESPUESTA. Pues… a ver: concibo la literatura como una expresión artística que por medio del lenguaje recrea otros mundos paralelos y sentimientos  reconocidos. Esto como lectora. Y a la hora de ponerme ante un folio quiero conseguir lo que tú y todos nuestros colegas, es decir, transmitir con palabras lo que te bulle en el corazón: desazón, quietud, compromiso… Y que quede bonito y que se entienda. Aunque algunas veces con que lo entienda yo, me vale. Hay cosas que se escriben y se guardan para una misma. Sin embargo, me gusta que me lean lo que publico.

PREGUNTA. Has publicado los siguientes títulos: A la sombra de un tilo (2012), donde reúnes artículos que escribiste para una revista. Yo me llamo Ying (2014), un delicioso y encantador conjunto de microrrelatos que se leen de un tirón. Haikus o el arte de mirar (Editorial Salamandra, 2017), en coautoría con el escritor Ángel de Castro, una colección de haikus repletos de sensorialidad y maestría. Y en 2020 has publicado una edición bilingüe español-inglés de Yo me llamo Ying, para que no solo los más jóvenes mejoren en su estudio de aquel idioma, sino también los mayores. ¿Por qué las distancias cortas, Gloria? ¿Qué te ofrecen como lectora y como escritora?

RESPUESTA. La precisión de la brevedad es como un reto o un juego lingüístico que me llama la atención. Pero te voy a decir la verdad. Aquí entre tú yo, y esto creo que ya lo he contado más veces, si no he sido capaz de escribir una novela es porque los personajes se me mueren hacia la página dieciséis… Y así es imposible [se ríe].

PREGUNTA. Además has conseguido unos cuantos premios de reconocido prestigio como las Justas Poéticas de Laguna de Duero en 2009, el Premio de Poesía Gabriel y Galán en 2016 o el IV Concurso Literario Hiperbreves Movistar, entre otros. Parece que te gusta participar en certámenes literarios, ¿qué ofrecen al escritor? ¿O qué te ofrecen a ti?

 

RESPUESTA. Me encanta participar en certámenes literarios. Periódicamente me envían las bases de algunos, y dos o tres veces al año, cuando tengo vacaciones, hago una selección de los que se ajustan a las bases y envío algo. Soy selectiva, y humilde, con lo que envío para un posible premio y también con las entidades convocantes. No todo vale… ¿Qué me ofrecen? La satisfacción de saber que algunas veces ha gustado.

 

 

 

 

PREGUNTA. Tu literatura busca la sencillez con una refinada y encantadora estética, sin olvidar la profundidad y la emoción, porque sobre todo lo que quiere es emocionar a los lectores, además de entretener. Tampoco olvidan el humor, que muchas veces está presente, y eso es importante. Tus obras resultan cercanas, están escritas para todos, sin elitismos, y se notan en ellas, incluso, la bondad y los buenos sentimientos de quien los escribe. Es una literatura encantadora y acogedora, que te envuelve con sus cálidos brazos, dejando en el lector unas gratas sensaciones, y es del tipo de literatura que crea lectores, carreras lectoras. ¿Qué sientes si alguien te dice que a partir de la lectura de tus libros no ha dejado ya de leer convirtiéndose en lector, que ha comenzado una carrera lectora? ¿Ese es el objetivo de todo escritor?

RESPUESTA. Bueno, ¡ya ves que me he puesto colorá con lo que me dices, eh! Y respondiendo a tus preguntas te diré que no creo que el objetivo de un escritor sea crear lectores. ¡Solo nos faltaba esa carga! Uno escribe por la necesidad de hacerlo, y los lectores, si se crean, son la consecuencia del producto escrito. Eso sí, se agradece mucho, ya te dije antes, saber que te leen.

PREGUNTA. ¿Te gustaría dejarnos leer uno de tus textos para disfrutar de todo lo que hemos dicho?

RESPUESTA. ¿Te parece bien este? (Un texto poético, pues hoy me siento más lírica que cuentista…). Ya sabes que el sentido de mi literatura, aún en prosa, se ladea hacia un sentimiento poético. 

 

Con el fervor que trato a las manzanas

 

Las acuesto en el cesto de la fruta

con delicado golpe y gesto amable.

La manzana reineta, la doncella,

la golden y la roja deliciosa…

ellas, tan distinguidas, venerables,

son como corazones importantes

que te gradúan cum laude en siquiatría.

Todo el mundo se rinde a sus sabores,

a su olor a Paraíso Terrenal.

La piel, que pide un muerdo venial,

es la sensualidad que las distingue.

 

PREGUNTA. ¿Para cuándo un nuevo libro en las librerías, Gloria? ¿Qué estás escribiendo ahora, quizá un texto de larga distancia? ¿Qué planes tienes para el futuro tanto para la faceta docente como para la creativa?

RESPUESTA. Los planes para el futuro en la faceta docente son sencillos: me quedan dos años para jubilarme. En la creativa, pues seguir escribiendo. El texto de “larga distancia”, del que hablas y que dejé abandonado, como ya sabes, durante estos tristes años, lo he retomado y a ver si puede ser que mantenga con vida a los personajes más allá de las dieciséis páginas... Y en cuanto normalicemos la vida cultural y podamos asistir a presentaciones y a tertulias, publicaré un “calendario poético”, con versos alejandrinos que tanto me gustan y que tengo esperando desde hace tiempo en el cajón. La poesía que escribo ahora la estoy agrupando en un librito que se titula Mi vida en el bosque, y responde a ese impulso vital que me lleva desde siempre al apego a la Naturaleza, al campo.

PREGUNTA. Para terminar, Gloria, te hago la misma pregunta que les hago a todos los invitados de este espacio de entrevistas, y aunque ya hemos hablado antes de este tema, quiero que vuelvas sobre él porque me parece importante: tú que eres una persona apasionada con su oficio y vocación y que por eso estás en este TRAMO SEÑALIZADO. CONVERSACIONES CON PERSONAS APASIONADAS CON SU OFICIO, ¿por qué merece la pena apostar por los sueños, por la vocación, por lo que explica una vida? 

RESPUESTA. Pues que a pesar de los inconvenientes que a veces surgen en la vida, merece la pena el esfuerzo por conseguir lo que uno quiere. Unas veces se logra y otras no. Pero que no quede por intentarlo, pues al final, y en cualquier caso, te sentirás bien. Los esfuerzos siempre tienen su recompensa. Y para terminar esta entrevista quiero agradecerte esta iniciativa de Tramo Bien Señalizado, y en especial darte las gracias de todo corazón por contar conmigo. Ya sabes lo que te aprecio. Tenemos en común cosas importantes.

–Gracias a ti, Gloria. El aprecio es mutuo, lo sabes. Que sigan en común esas cosas importantes por mucho tiempo.

 

                  Por Jorge Alonso Curiel 

 

 

 

 

 

OTRAS ENTREVISTAS DE TRAMO SEÑALIZADO. CONVERSACIONES CON PERSONAS APASIONADAS CON SU OFICIO:

 

Rosa Palo, columnista del Grupo Vocento

 

Daniel Múgica, escritor


Sobre esta noticia

Autor:
Alonso Curiel (26 noticias)
Visitas:
4687
Tipo:
Entrevista
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.