Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Con o sin trasvase, el río Tajo se muere, así como su riqueza piscícola

29/09/2015 05:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde que Dolores de Cospedal generosamente abrió el grifo para enviar agua que no tenía el Tajo al Segura, se ha terninado cualquier actividad de ocio sobre los embalses del río más largo de España. La guerra entre Castilla La Mancha y Comunidad Valenciana se recrudece

El verano de 2015 fue extraordinariamente árido en España. La reserva hidráulica se encuentra al 60% de su totalidad, perdiendo un porcentaje mayor a dos puntos por semana y dejando una reserva que ahora mismo está por los 35.102 hm3 de agua a nivel nacional. Pero la preocupación aumenta en la cuenca del Tajo, donde sus niveles bajan hasta el 53, 1%, debido a la reciente aprobación en el Consejo de Ministros de 20 hm3 de trasvase con destino al río Segura. “La situación es insostenible, ya que la cabecera del Tajo se encuentra alrededor del 16% y, según los meteos previsiblemente, no va a llover suficiente en la mitad de octubre”, afirma Rosa Prieto responsable de medio ambiente de IU en Castilla-La Mancha.

Así, a finales de 2013 el Gobierno de Mariano Rajoy, con Miguel Arias Cañete como ministro de Agricultura, presentaba un memorándum que introducía una serie de modificaciones relativas a los trasvases entre cuencas, en general, y particularmente, al funcionamiento del trasvase Tajo-Segura. En dicho acuerdo -firmado por Castilla-La Mancha, la Comunidad de Madrid, la Comunidad Valenciana, Extremadura y la Región de Murcia- se establecía un límite de 400 hm3 para garantizar del río más largo de la Península Ibérica. Sin embargo, para la Plataforma que defiende al Tajo tal sostenibilidad no es suficiente e incluso, a juicio de su presidenta, “presumiblemente este otoño el nivel del agua bajará aún más del margen que se estableció en su día”.

Chillarón del Rey lleva un mes necesitando un servicio de camiones cisterna para suministrar agua a sus vecinos, sin embargo, el Gobierno aprueba los 20 hm3 para el trasvase al río Segura. Ese es Rajoy ahora bajo lñas críticas del mismo Aznar.

Tal y como se aprecia en las fotografías la realidad es totalmente sobrecogedora en los embalses de Entrepeñas (Sacedón, Guadalajara) y Buendía. Tanto es así, que en Buendía (Cuenca) las actividades lúdicas (piragüismo hoy de moda) relacionadas con el deporte, el turismo y el ocio han sido suspendidas. “Antes se efectuaban distintas salidas para navegar en el pantano, realizar deportes acuáticos y demás acciones derivadas, pero  hoy día de  solo sobrevive una con muchas dificultades”, afirma Rosa Prieto. En este sentido, la única empresa de multiaventura necesita una excavadora para poder desarrollar su labor porque el agua se encuentra lejos, a varios metros de lo que debería ser la orilla habitual en estas épocas del año.

El malestar aumenta según continúa el trascurso del río y Chillarón del Rey es una localidad alcarreña indignada con la nueva concesión del Gobierno a la Comunidad Valencia y a la Región de Murcia. La población, emplazada a un par de kilómetros del embalse de Entrepeñas, lleva un mes necesitando un servicio de camiones cisterna para suministrar agua a sus vecinos. La obra de abastecimiento a los municipios ribereños iba relacionada con los acuerdos del trasvase, pero el Ministerio de Fomento va prolongando la canalización y las últimas noticias que tiene la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha es que quieren retrasarla hasta 2018, cuando debería haber finalizado en diciembre de 2014. Asimismo, el Ejecutivo castellanomanchego critica que la cartera administrada por Ana Pastor se lleve el agua del Alto Tajo e incumpla a la vez el contrato. “No ejecutan las obras de canalización, deben tres millones de euros del agua trasvasada desde 2009 y no mantienen los márgenes del caudal”, reconocen fuentes de la Consejería de Fomento a los medios.

Para hacer la problemática más visual, la Plataforma en Defensa del Tajo y el Alberche -junto a otras similares- se ha trasladado varias veces a la sede del Parlamento Europeo para solicitar una mediación en el conflicto. “Estamos pendientes de que venga una comisión de europarlamentarios a visitar el río. A mí me gustaría que viniesen en este mismo momento, ya que la situación es evidente porque el agua circula a 3 m3/s en su mejor momento del día”, expresa Rosa Prieto. Y es que se ha creado un tejido social muy bien organizado para garantizar unos máximos en el trasvase, que incumplen la normativa europea marco del agua, la Red Natura 2000 y el Convenio Aarhus. Igualmente, ya presentaron un recurso contra el memorándum ante el Tribunal Superior de Justicia, aunque reconocen que “es una carrera de fondo” porque llevan varios años aportando pruebas de la insostenibilidad del proyecto y aún no han conseguido nada.

“Pronto no habrá más trasvase que de lodo amarillo. Los panes hidrológicos se hicieron con los pies"

Por su parte, la consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Elena de la Cruz, califica en declaraciones a los medios que las condiciones que se acordaron inicialmente en el trasvase Tajo-Segura fueron distintas. A su juicio, las características sociales, naturales y económicas han evolucionado con el paso de los años y la región tiene el mismo derecho que otras comunidades autónomas a seguir desarrollándose. “Como sigan así van a terminar trasvasando lodo”, acentúa De la Cruz. Elena sigue: "Vamos a revisar todos los planes hidrológicos que afectan a Castilla-La Mancha, además de enfocar la redacción de una nueva ley de aguas que aborde todas las cuestiones posibles".

De este modo, la titular de Fomento  castellanomanchega afirma que desde su Gobierno -y más concretamente el presidente de la Comunidad, Emiliano García-Page- tienen la intención de revisar todos los planes hidrológicos que afectan a Castilla-La Mancha, además de consumar la redacción de una nueva ley de aguas que “aborde todas los problema que han surgido, que pida informes de aprobación antes de realizar un trasvase  y que certifique unos niveles mínimos de agua en los pantanos de cabecera”.

Para De la Cruz es muy importante emprender estas dos iniciativas porque el río Tajo va recogiendo aguas residuales a lo largo de su trayecto y “si le seguimos quintado agua, se va a convertir en un río muerto”. Además, la consejera incide en la preocupación medioambiental que causa comprobar que un 10% del agua envasada en los citados pantanos corresponde a fango, conforme indica un estudio elaborado recientemente por la Universidad de Castilla-La Mancha. “Cualquiera que se pase por la zona puede comprobar que no hay agua”, reivindica.

Naturalmente el presidente de la Generalitat Valenciana está feliz con que se mantenga el caudal de agua que recibe de Castilla La Mancha

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, exteriorizaba su opinión favorable al mantenimiento del trasvase tal como hoy y defendía la cuestión como “legal” y “justa”, además de pedir abiertamente que se mantuviesen los términos “como están”. En este sentido, Elena de la Cruz deja claro que quieren ser solidarios y no empezar una guerra, pero no puede consentir que el agua “se regale” como en los últimos cuatro años: “La culpa fue de Cospedal que permitió que se abriese generosamente el grifo a este lado del trasvase sin tener en cuenta el nivel de los pantanos de cabecera y el caudal ecológico del río,   ha estado disminuyendo y sin agua sin ningún tipo de consideración”.

Explicar las problemáticas sociales, políticas, económicas y ambientales del trasvase Tajo-Segura, es un imposible. Es una gigantesca infraestructura, de 286 km de recorrido y el eje sobre el que gira la llamada "guerra del agua" entre las Comunidades Autónomas de Castilla-La Mancha y Región de Murcia. Para entender la polémica,   no bastan algunas pinceladas sobre la historia de la falta de recursos hídricos en la zona en que se encuentran las dos comunidades. Varias universidades han intentado algo más sin conseguirlo.

La región sureste de la Península Ibérica (Murcia, Almería y Alicante) ha sido y es, por razones meteorológicas, una de las más secas y calurosas del territorio español. Esto genera una falta de recursos hídricos en toda la zona, que llegan a resultar escasos para la agricultura y, en ocasiones, para el abastecimiento a la población. Esta problemática, unida al hecho de que los suelos de esta región poseen una alta productividad, ha llevado al deseo de sus gentes y políticos a tratar de aprovechar las tierras murcianas para la agricultura (más concretamente, para el regadío).

Por ello, desde la Baja Edad Media, los señores del territorio ibérico han estado interesados en trasladar agua de una zona a otra a cualquier precio. Esto ocurrió, originalmente mediante tres iniciativas diferentes:

- Los "viajes de aguas".

- Los intentos de trasvases del Guadalquivir, Tajo, Guadiana y Ebro mediante grandes colectores fluviales.

- El trasvase Júcar-Vinalopó (Alicante, 1420).

Con el paso de los siglos la tecnología se desarrolló, haciéndose posible la extracción de agua de yacimientos subterráneos (acuíferos). Sin embargo, en el siglo XX, la cantidad de recursos hídricos seguía siendo insuficiente en la región sureste española para que ésta se desarrollara económicamente, por lo que algunos consideraron como imprescindible un trasvase.

Tras barajarse varias opciones interesadas todas, en 1968 se comenzó la construcción de un trasvase del río Tajo al Segura, que se finalizó en 1978. La infraestructura se construyó sobrestimando el caudal del río cedente, por lo que el acueducto nunca ha llegado a cumplir las expectativas del trasvase según cada parte. Esto provoca dos problemas diferentes: un exigencia mayor a la prevista de la Región de Murcia y un estancamiento (económico y medioambiental) de la zona del Tajo

Un problema imposible de resolver, sin una guerra. Ojalá no haya que trasvasar sangre.

Cuesta creer que el Tajo a la altura de la ciudad de Toledo haya sido lugar de baño. El agua huele mal y entre la espuma aún flota alguna carpa muerta. Es viernes. Han pasado días desde que miles de peces muertos tapizaran el río que rodea la ciudad. Las carpas y barbos flotando son solo un síntoma de años, décadas, de dejadez y mala depuración, de un río esquilmado. A esto se le ha sumado que este es el curso más seco en la cabecera desde que en 1912 empezó la serie histórica.

El origen de la mortandad está aún en disputa entre la Confederación Hidrográfica del Tajo, el Ayuntamiento de Toledo y otros organismos. El caso se produjo por “el mal estado de un colector del municipio de Toledo, cuyas fugas de aguas residuales sin depurar han acabado vertiendo directamente en el río Tajo, al coincidir con un episodio tormentoso”.

En Castilla-La Mancha es políticamente relevante quién sea responsable. Porque el alcalde de Toledo es Emiliano García-Page, el socialista que rivalizó con la popular Dolores de Cospedal en las autonómicas y que ha hecho del Tajo una de sus banderas.

 

El Tajo “está enfermo de agua, y la que tiene está sucia”, ha dicho García-Page. Es la única verdad.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1875 noticias)
Visitas:
8734
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.