Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Agcom escriba una noticia?

Trombosis Venosa Profunda

02/03/2020 16:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es la principal causa de un cuadro grave: embolia pulmonar

El Dr. Juan Manuel Telayna (M.P. 55545), Jefe del Servicio de Hemodinamia y Terapéutica por Cateterismo del Hospital Universitario Austral, explica el riesgo de no detectar ni tratar una trombosis venosa profunda.

Cuando un vaso sanguíneo se obstruye con coágulos se habla de “trombosis”.  Esto puede ocurrir tanto en arterias como en venas, sin embargo, se da con mayor frecuencia en estas últimas.

Cuando se obstruye una arteria puede provocar Infarto Agudo de Miocardio o Accidente Cerebrovascular (ACV o Stroke). Si sucede con una vena superficial (las que están a nivel de la piel) no se trata de algo grave; esto ocurre generalmente en mujeres de a partir de aproximadamente 65 años, que padecen dolores e inflamación de piernas o brazos a causa de pequeños golpes o estancamiento de la sangre.

Sin embargo, si se obstruye una vena importante, de las que se encuentran a nivel de los músculos o dentro del abdomen o el tórax, se estará frente a una trombosis venosa profunda que puede llegar a causar muerte por tromboembolia pulmonar, también conocida como muerte súbita, que se observa en la población más joven. Esto sucede porque los coágulos de las piernas “viajan” al pulmón, bloquean la circulación sanguínea, dificultan o impiden la respiración hasta provocar la muerte. En casos que no provoque embolia pulmonar, puede presentar una evolución crónica con alteraciones invalidantes en las piernas (síndrome postrombótico crónico).

Ante cualquier molestia, dolor, hinchazón, cambio de color o alta temperatura en una pierna, hay que consultar con un médico

La trombosis venosa profunda se da principalmente en los miembros inferiores; es una patología más complicada. Puede ser causada por diferentes motivos:

  • Algún daño en las paredes de los vasos.
  • Circulación sanguínea lenta (por falta de movimiento o inmovilidad prolongada).
  • Sangre más densa de lo normal (generalmente asociado al colesterol).
  • Hipercoagulación (coagular más rápido de lo normal).
  • Una combinación de todos los factores.

Al diagnosticarse una Trombosis Venosa Profunda, se requiere una rápida reacción por parte del profesional consultado para evitar un mal mayor y mejorar la calidad de vida del paciente. En los casos en los cuales la trombosis ha evolucionado a un síndrome postrombótico, sigue siendo importante la consulta y resolución del mismo.

Cómo detectar la Trombosis Venosa Profunda y tratarla

La Trombosis Venosa Profunda presenta signos y síntomas similares a otras patologías, por eso es difícil de diagnosticar sin practicar exámenes o estudios específicos. De ahí la importancia de explicar bien al médico qué es lo que se siente, orientarlo de la mejor manera para que pueda solicitar estudios para descartar o confirmar un diagnóstico: eco-doppler venoso, venografía, angiotomografía o resonancia magnética.

Los síntomas pueden ser:

  • Hinchazón, edema de la pierna, o hinchazón a lo largo del trayecto de una de las venas de la pierna.
  • Dolor o molestias en la pierna que se manifiestan solamente al caminar o al estar de pie.
  • Aumento de la temperatura o calor en el área de la pierna hinchada o dolorida (puede “sentirla” caliente el paciente o realmente estar más cálida al tocar la zona).
  • Decoloración de la piel (color rojiza o pérdida de color) en la pierna afectada o en el área de la pierna afectada.
  • Trastornos tróficos en piel y úlceras.

Existen distintos factores de riesgo:

  • Insuficiencia cardíaca congestiva o insuficiencia pulmonar.
  • Movilidad reducida.
  • Inmovilidad prolongada (cirugías, viajes largos).
  • Obesidad.
  • Tabaquismo.
  • Cirugía reciente.
  • Antecedentes familiareso propios de Trombosis Venosa Profunda.
  • Várices.
  • Enfermedades inflamatorias.
  • Trastornos de coagulación.
  • Accidentes, traumatismos, lesiones de consideración (rotura de huesos, accidentes y golpes violentos).
  • Embarazo (especialmente durante el tercer trimestre e inmediatamente después del parto).
  • Pérdida del embarazo dentro de los 3 primeros meses.
  • Ingesta de pastillas anticonceptivas (las drogas con estrógenos elevan el riesgo de desarrollar Trombosis Venosa Profunda).

Tratamientos alternativos

Si bien el profesional es quien debe decidir qué terapia corresponde según cada paciente, existen diferentes tratamientos para disminuir la morbimortalidad y mejorar la calidad de vida de quien padece Trombosis Venosa Profunda. El objetivo es impedir que el coágulo sanguíneo que obstruye el vaso aumente de tamaño, que se desprenda y “viaje” por el torrente sanguíneo alojándose en los vasos de los pulmones, prevenir que la trombosis se repita a futuro.

El paciente puede ser tratado con:

  • Anticoagulantes.
  • Trombolíticos (drogas que favorecen la disolución de los coágulos).
  • Tratamientos mecánicos de desobstrucción (se “rompe” el coágulo y se extrae del torrente sanguíneo; en algunos casos, puede haber colocación de un filtro).
  • Cambio de hábitos de vida, según cada caso (hacer ejercicio, comer sano, controlar el colesterol, bajar de peso, etc.).
  • En la actualidad, ante un cuadro agudo de Trombosis de grandes venas, el mejor tratamiento es el “fármaco-mecánico”. Consiste en la aplicación local de trombolíticos en muy bajas dosis (disminuye el riesgo de sangrado grave), trombo-aspiración (remoción de los trombos) con dispositivos dedicados, angioplastia con balón e implante de stents dedicados para venas.

Complicación de la Trombosis Venosa Profunda: Tromboembolia Pulmonar

Cuando el coágulo se desprende de la vena del miembro inferior, “viaja” por el torrente sanguíneo y llega al pulmón, bloquea la arteria pulmonar o alguna de sus ramas, lo que dificulta -o impide- la respiración y sobrecarga el trabajo del corazón. La embolia pulmonar puede desencadenar la muerte súbita del paciente. Los síntomas previos son:

  • Sensación de falta de aire (es algo repentino).
  • Dificultad para respirar.
  • Dolor en el pecho.
  • Sudoración.
  • Tos (con o sin sangre).
  • Ritmo cardíaco acelerado o irregular
  • Sensación de nerviosismo, de ansiedad.
  • Mareos o desmayos.

La obstrucción de una vena importante puede provocar tromboembolia pulmonar, conocida como "muerte súbita"

Ante estos síntomas, se debe acudir a asistencia médica en forma urgente y llevar al paciente al hospital más cercano. Es una situación de emergencia.


Sobre esta noticia

Autor:
Agcom (92 noticias)
Visitas:
485
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.