Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guiadelandreu escriba una noticia?

Tryp Madrid Alameda Aeropuerto (madrid)

5
- +
05/03/2019 12:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

TRYP MADRID ALAMEDA AEROPUERTO (***)

Avenida de Logroño 100

28042 Madrid

Habitación: 127

Fecha de entrada: 13/04/2018 Tarifa:

Ubicado a una rotonda de las terminales del Aeropuerto de Barajas, en una calle con muchos árboles y edificios bajos, de escaso tráfico. Una construcción de cuatro alturas, en ladrillo rojizo con cierto aire ochentero, rodeado de jardines y con una generosa plaza delante alrededor de la cual aparcan algunos coches, taxis y el servicio de shuttlle que comunica con el aeródromo. Bajo una estructura metálica con el nombre del hotel encontramos la entrada al establecimiento.

Antes de la puerta giratoria de cristal por la que sale una enorme cantidad de luz fría desde el interior, hay una pequeña zona cubierta bajo un pórtico con varias plantas, macetas - cenicero y una horrible máquina de vending. Dos escalones o una rampa, y llegamos a la puerta. Tras ella el espacio es muy grande. Luminoso y frío. Algo bullicioso. Mármol blanco y rosado en paredes y suelos con algunos detalles en negro. A la derecha y allí mismo encontramos el mostrador de recepción. Hacia la izquierda, y bien hacia dentro encontramos la extensión del hall en dos alturas reparadas con unas barandillas doradas y acristaladas. Al fondo el bar, de donde viene bastante bullicio, el acceso al restaurante y los ascensores. Entre medio varias mesas estrechas con lámparas y varios periódicos a disposición de los clientes, algunos cuadros sosos y un par de televisiones con noticias. Luces redondas frías incrustadas en el techo.

Es tarde, pero en recepción no lo parece. Tras el poderoso mostrador en el mismo mármol que el resto y rematado por una placa superior de mármol negro. Tres monitores de ordenador sobre él y algunos folletos del hotel. Al fondo, en letras metálicas el nombre del hotel y algunos relojes. Nos atiende un recepcionista con el típico y tedioso -como casi siempre- trámite de DNI, la tarjeta de garantía, pese a que le avisamos que no estaremos más de cuatro horas. ... Nos asigna la habitación y nos entrega la tarjeta de la llave y un código para el wifi gratuito y veloz que funciona en todo el edificio.

Giramos hacia atrás y recorremos el largo hall bajando unas escaleras (también hay una rampa) hacia el bar, que pese a ser medianoche continúa animado. A la derecha, justo antes del bar y en una zona de techo bajo los dos ascensores. Puertas metálicas automáticas. El interior correcto, con luces oscuras y un espejo. Algunos carteles con información del hotel.

Al salir del ascensor hay un amplio recibidor con una ventana al exterior y un par de butacas algo trasnochadas. La luz sigue siendo fría, aunque algo menos que en la recepción. Se abren dos puertas a los pasillos de las habitaciones con unos cartelitos indicando los números de habitaciones a los que dan acceso. Entramos en un pasillo ancho, con suelo de madera bien cuidada. Luces puntuales indirectas. Paredes recubiertas con poderosas maderas oscuras, serias y rigurosas. Puertas de madera algo más clara. Pomos modernos dorados con manivela.

Tras la puerta, suelo de moqueta marrón oscuro haciendo cuadritos bastante limpia y cuidada. Paredes pintadas en claro. A la derecha, la ranura de la tarjeta que activa las luces. De frente, un pasillo que termina en una puerta que aísla el dormitorio. A la izquierda cuelga de la pared un cuadro clasicote. A la derecha, la puerta del baño. Una luz, quizá poco cálida, en el techo ilumina la zona. La sensación es elegante y cálida, porque la calefacción nos recibe encendida en una noche fría. Se maneja desde un display digital muy sencillo: encendido, apagado, potencia (con modo auto) y una rueda para seleccionar la temperatura. Funciona perfectamente y es poco ruidoso. Aunque no lo suficiente como para dormir con él encendido.

El dormitorio es grande. Largo. Las paredes, pintadas en color blanco, denotan, igual que el mobiliario y las esquineras de madera, algo de falta de cuidado. A la izquierda hay un largo armario de madera rojiza brillante. Arranca con un maletero bastante rayado y machacado por el uso y sigue con un larguísimo escritorio que se remata casi junto a la terraza con el mueble que acoge el minibar (de precios caros) sobre el que hay varios folletos del hotel, del servicio (externo) de habitaciones y una televisión de pantalla plana. En medio del escritorio hay una lámpara de mesa de metal con pantalla en color crudo y una revista de mujer. De la pared cuelga un espejo con marco de madera en el que con un rotulador aparece escrito "Bienvenido a Madrid" . Bajo el espejo hay tres enchufes disponibles. Y bajo el escritorio dos cajones y una papelera.

Más sobre

En la pared del fondo, cubierta por un foscurit y un visillo ambos en blanco y ambos algo destartalados (que además no se cierran del todo en el centro) hay una gran cristalera que da acceso a una terraza vacía con vistas a la puerta principal. A su lado, una butaca tapizada en tela color crudo con motivos vegetales y una mesa de centro redonda de madera.

A la derecha de la puerta del dormitorio encontramos un gran armario empotrado. Con dos puertas de espejo correderas. Dentro colgadores con perchas antirobo, cajones y baldas; la caja fuerte y alguna manta extra doblada en una funda de plástico. Junto al armario, en la parte de abajo hay un punto de luz de noche para poderse levantar sin molestar al compañero de habitación.

Un largo cabecero de madera, también rojiza como el escritorio, recibe las dos camas. Sobre él, un cuadro alargado con motivos arquitectónicos clásicos. Las camas son blancas con la parte de los pies de color turquesa. Dos almohadas en cada una. De distintos grosores y medidas. Cómodas, como la cama. Vestida con suave lencería y un ligero nórdico. Junto a las almohadas hay una postal de la cadena con una foto de Madrid. A cada lado de la cama hay una mesilla de madera con tapa de cristal. Sobre ellas: el teléfono, unos caramelos, un bolígrafo de colores, un punto de libro. En la otra, el mando de la televisión. Encima de las mesillas hay sendas lámparas de metal y pantalla también cruda. Dan una luz bastante cálida, en contraste con la fría luz de los puntos del techo, aunque insuficiente para leer o trabajar en la cama. Un montón de interruptores puestos en vertical en el cabecero nos permiten apagar todas las luces del dormitorio y del pasillo. Junto a ellos también hay un enchufe disponible para cargar los aparatos electrónicos.

El descanso no es complicado. Aunque quizá estamos demasiado cansados. La luz de la calle (por la noche la iluminación del edificio) se cuela un poco por la rendija de las cortinas y a primera hora de la mañana empieza a molestar el ruido del motor del shuttle que ofrece servicio de traslado al aeropuerto. En general el hotel es tranquilo en la zona de habitaciones y aunque la insonorización interior no es brutal, no molesta. El baño resulta elegante aunque con un punto trasnochado. Mármol color salmón en paredes y suelos. Brillante y limpio. Con luz suficiente a través de puntos halógenos incrustados en el techo practicable. A la derecha, el inodoro y el bidet enfrentados dejando en medio un radiador blanco que caldea el espacio para la mañana. A la izquierda una poderosa encimera de granito negro recoge un lavabo blanco con grifo monomando con tapón de goma negra y cadenilla (como los de antes). Sobre la encimera dos toallas de lavabo, y las amenities envueltas en sobres de papel azul con el logo de la cadena: set dental, de afeitado, gorro de ducha, peine. Dos vasos de cristal azulados. En la pared un gran espejo. A los lados un bote anclado a la pared con el jabón de manos. Un espejo de aumento y un secador de pelo.

Frente a la entrada queda la bañera. Blanca, limpia aunque algo estrecha. Dentro una ducha de teléfono de factura algo "plastificada" pero con excelente caudal, presión y temperatura; como el lavabo. Un bote de gel champú anclado a la pared y un toallero. La bañera se protege por una mampara de cristal que chirría al moverla para acceder. Quizá es demasiado baja, quizá no cierra bien del todo y quizá no encaja bien con el borde de la bañera, pero salpicamos fuera demasiada agua. La lencería es blanca, con el logo de la cadena. Aunque no es nueva y tiene algún deshilachado es enorme y seca de maravilla.

Cuatro horas después de haber llegado salimos. En la recepción, el mismo empleado: "Pues sí que es verdad que iba a estar sólo cuatro horas" nos dice. Nos pregunta por el minibar y nos desea buen viaje.

Calidad/precio: Servicio: 6

Ambiente: 6.5

Habitación: 8

Baño: 8

Estado de conservación: 7

Desayuno:

Valoración General: 7.5


Sobre esta noticia

Autor:
Guiadelandreu (127 noticias)
Fuente:
guiadelandreu.blogspot.com
Visitas:
29
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.