Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ines F escriba una noticia?

Tumbonas y antiestrés, terapia para el alma

30/08/2016 08:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las tumbonas son excelentes elementos decorativos en patios, terrazas, jardines y piscinas de todo el mundo, dada su función relajante y antiestrés

Son sin duda, un elemento clave en algunos espacios y ambientes, y marca la diferencia en muchos casos, entre un espacio ameno y relajante, y un jardín pobre e irrelevante.

Hace años que, las tumbonas cumplen un papel fundamental en muchas situaciones y momentos, en los que deseamos descansar y desconectar del mundo, o simplemente tomar el sol sin nada más que hacer. Por todo esto, podemos decir que las tumbonas son un un elemento antiestrés en nuestra sociedad ajetreada.

Una tumbona permite acostarnos o sentarnos muy cómodamente en un espacio abierto, aireado y en contacto con la naturaleza o el campo. Por eso, entendemos que las tumbonas sirven en muchas ocasiones como nuestro aliando frente al estrés y los agobios del día a día, en una sociedad como la nuestra.

Una perfecta terapia antiestrés, demostrada y demostrable por nosotros mismos es dedicar un momento del día para descansar, reposar y meditar en una tumbona al aire libre. Cuando estemos cansados, agotados, o más bien, agobiados, una buena recomendación es poner destino a un lugar o rincón donde poder distender las tensiones y desconectar del mundo que nos agobia.

Entrar en contacto con la naturaleza, y en especial con nosotros mismos es la mejor terapia antiestrés que podamos imaginar, ya que nos permite olvidarnos durante un tiempo de los quebraderos de cabeza que nos persiguen, y sobretodo relativizar los problemas que nos invaden haciéndonos sentir más irascibles y ariscos.

Una perfecta terapia antiestrés, demostrada y demostrable por nosotros mismos es dedicar un momento del día para descansar, reposar y meditar

Invertir unos minutos al día en una tumbona colocada en un espacio relajante, como puede ser un jardín, una terraza o una piscina, nos hará disfrutar de nosotros mismos, del confort y la comodidad de reposar, además de colocarnos en una posición en la que tendemos a liberar nuestra mente por la similitud que tiene con la posición de dormir.

Este, es un ejercicio que realizado con frecuencia, nos ayudará a combatir, tanto el cansancio físico como el cansancio mental que supone nuestro día a día, y a la larga notaremos un efecto antiestrés que nos permitirá ver las cosas desde un punto de vista mucho más relativista, con una visión más abierta, y por lo tanto, evitaremos el bloqueo que a veces implica el estrés ante algunas situaciones.

Por todo esto, comprar una tumbona puede ser una elección muy inteligente si deseas poner punto y final a los agobios y las angustias con las que a veces acarreamos. Instalar una tumbona en algún rincón de tu casa puede resultar la solución perfecta a los días en que volvemos a casa con nuestro cuerpo y nuestra mente agotados.

Es cierto que existen infinidad de terapias antiestrés, muchas de ellas muy efectivas, pero el uso de una tumbona como cobijo en esos días de agobio infernal es una solución sencilla, fácil y práctica que no requiere de ningún otro ritual. Aunque eso sí, puede ser también el complemento de otros métodos con los que combatir estas situaciones, puede ser el lugar donde leer, dibujar, escuchar música o acariciar nuestras mascotas.


Sobre esta noticia

Autor:
Ines F (37 noticias)
Visitas:
2065
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.