Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Un millón de catalanes en manifestación

13/09/2014 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todas las grandes manifestaciones se organizan bajo dos premisas: unas para mostrarse en contra de algo que daña a la ciudadanía, otras a favor de alguna idea ilusionante que, según creen los manifestantes, mejorará su vida.

Como los independentistas están haciendo creíble la idea de que si se separan de España la vida en Cataluña estará regalada, "todo pagado", como decía el filósofo Francesc Pujols, que no extrañen las exhibiciones masivas acogidas a esa promesa, un millón, dice el nacionalista La Vanguardia --antes Española--, que hasta podría lograr jocosamente que todos los españoles quisieran hacerse catalanes.

Bajo esa idea de la felicidad económica y social, una enorme masa de catalanes se manifestó para pedir la independencia en Barcelona en la Diada del 300 aniversario de la rendición de la ciudad en la guerra de sucesión a la Corona española, ganada por los Borbón frente a los Habsburgo-Austria.

En la España democrática casi todas las manifestaciones masivas han sido en contra de quienes provocan dolor, como ETA, y tras la Transición prácticamente ninguna a favor de un proyecto atractivo, con excepción de las independentistas que garantizan miel y no hiel a los resentidos, cuidadosamente cultivados.

Con hábiles campañas de lavado del cerebro permanente, uniendo cualquier futuro a la felicidad, enseguida se logran no uno o dos millones de manifestantes, sino entusiastas pueblos ansiosos por alcanzar su Arcadia.

Que puede ser el cielo, como en el XXXV Congreso Eucarístico Internacional de mayo de 1952, que atrajo más gente que esta Diada, puede ser la apertura de Seat en 1955, que para aclamar a Franco atiborró la carretera desde Martorell a Barcelona, y la misma capital.

Hitler y Mussolini también prometían grandezas e imperios, lo que hacía felices a unos pueblos que les organizaban manifestaciones muy superiores a la Diada 2014; pero acabaron mal.ç

----

SALAS

image

image


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
792
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.