Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Política escriba una noticia?

El 'no' de Bélgica deja en el aire la firma del CETA

24/10/2016 13:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

La firma del acuerdo comercial entre la UE y Canadá (CETA) está en el aire después que Bélgica fuese incapaz de conseguir este lunes el 'sí' de todos sus Gobiernos regionales a este espacio de libre comercio de unos 550 millones de habitantes, pese a la presión de los europeos.

"Animamos a todas las partes a encontrar una solución. Aún hay tiempo", aseguró a última hora de la tarde el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, después de hablar con el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, sobre la firma de este acuerdo prevista el jueves en Bruselas.

En virtud del denominado "acuerdo mixto", la Unión Europea necesita el visto bueno de todos los países del bloque para poder firmar el CETA. Y Bélgica, un Estado federal, necesita a su vez la aprobación de todas sus entidades, tanto federales como regionales.

Al término de una breve reunión con los responsables regionales y de las diferentes comunidades lingüísticas del reino, el primer ministro belga, Charles Michel, confirmó que "Bélgica no puede firmar el CETA", ya que la región de Valonia, la comunidad francófona y la región de Bruselas lo rechazan.

Según el presidente regional valón, el socialista Paul Magnette, Michel dijo durante la reunión que el presidente del Consejo Europeo "quería una respuesta hoy de 'sí' o 'no'". "Es evidente que, en las circunstancias actuales, hoy no podemos decir 'sí'", aseguró.

image

Magnette, la cara visible hasta el momento del bloqueo, no se opone a un acuerdo comercial con Canadá, pero este no debe dañar las normas sociales y medioambientales, así como la protección de los servicios públicos, aseguró durante la mañana.

El dirigente valón, que reclama más garantías frente a las multinacionales, reiteró también sus críticas a uno de los puntos más controvertidos del acuerdo, que autoriza a las multinacionales que invierten en un país extranjero a demandarlo si adopta una política contraria a sus intereses.

A pesar de una propuesta el domingo del ejecutivo europeo sobre una protección de las inversiones, Valonia mantuvo su veto al acuerdo.

- 'Debate democrático' -

image

Tras el fracaso de las negociaciones el viernes entre los valones y la ministra de Comercio Internacional canadiense, Chrystia Freeland, Ottawa defiende que "la pelota está en el tejado de la UE", como reiteró este lunes un portavoz del gobierno canadiense.

Más sobre

Según una fuente europea, el ejecutivo comunitario estaría dispuesto a dejar algunas semanas más de tiempo para lograr un acuerdo. "En este momento, necesitamos paciencia", dijo el portavoz de la Comisión, Margaritis Schinas, en su rueda de prensa diaria.

Una línea defendida desde hace días por el gobierno valón, ya que, en palabras de Magnette, los ultimátums "hacen imposible una discusión serena, un debate democrático".

Independientemente de los motivos esgrimidos, el veto valón cuenta con el respaldo de las oenegés, que consideran el CETA como la antesala de un acuerdo comercial más ambicioso negociado entre la UE y Estados Unidos, conocido como TTIP.

"Más adelante habrá tratados con los estadounidenses, los japoneses y los chinos, por lo tanto se necesita una base jurídica sólida" con los canadienses, confesó en esta línea el presidente del parlamento valón, André Antoine.

- 'El CETA está muerto' -

image

Sin embargo, para el presidente de la comisión de Comercio Internacional del Parlamento Europeo, Bernd Lang, "el CETA está muerto de facto". "El conflicto social alrededor del CETA y los acuerdos comerciales es tan fuerte en general que no puede haber ningún compromiso", añadió.

La imposibilidad para la UE de firmar el acuerdo comercial con Canadá, negociado durante siete años, abriría una nueva crisis en un bloque europeo debilitado desde el crash financiero de 2008.

Los partidarios del acuerdo, que prevé la supresión de la práctica totalidad de los derechos de aduana, defienden sus beneficios para el crecimiento económico y la creación de empleo.

El 'no' de Bélgica siembra también dudas sobre el futuro de otros acuerdos comerciales negociados con Japón o con los países del Mercosur, así como sobre la capacidad de los europeos de negociar con Reino Unido su salida del bloque.

En Bélgica, el rechazo de Valonia, una región de 3, 6 millones de habitantes con una industria perjudicada por los efectos de la globalización, tensa aún más sus relaciones con sus vecinos de la región flamenca de Flandes, más rica y partidaria del CETA.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Política (31941 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
3042
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.