Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Informativo escriba una noticia?

Otra vez las garras y las pezuñas se imponen

08/01/2010 17:26 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los Gigantes huelen a final

Desde que los Gigantes se dieron cuenta que Francisco Liriano salió de la lomita, frotaron las manos, como quien dice ´´vamos arriba´´.

No se equivocaron, ya que al final vencieron a los Leones 7-4 en el tercer partido entre ambos que concluye en entradas extras.

Francisco Peguero conectó un sencillo con las bases llenas en la parte alta del episodio número 11 que rompió un empate a tres y fue el tiro de gracia de los visitantes contra los Leones.

En el batazo de Peguero, el jardinero central de los Gigantes que está caliente con el madero en los últimos partidos, los Potros anotaron tres, ya que el patrullero izquierdo Víctor Méndez cometió una pifia que permitió que anotara el corredor de la primera, Lou Palmisano. Así que a la cuenta de Peguero van dos impulsadas en ese batazo y en total tuvo tres.

Luego, Yaser Gómez produjo la cuarta de los ganadores con granadazo al izquierdo. Los dos imparables de oro de los Gigantes fueron ante Jorge De Paula, que vino en situación delicada porque el perdedor Félix Heredia (1-1) llenó las bases luego de un out.

El veterano dio cuatro malas a Wilson Betemit, Ramón Santiago le bateó sencillo al central y terminó transfiriendo intencionalmente a Palmisano.

La séptima victoria de los pupilos de Félix Fermín les permite aumentar en dos su ventaja en el primer lugar del Todos contra Todos sobre los Leones, que ahora tienen a los Tigres pisándoles los talones, a un juego de diferencia tras su triunfo anoche en La Romana sobre los Toros. Liriano estuvo imponente, en lo que sin dudas se puede considerar su salida más dominante en mucho tiempo.

Al zurdo apenas le dieron un hit en seis entradas de ocho ponches y una transferencia y terminó retirando 13 en línea, entre ellos seis estrucados. Dejó el partido 3-0 a su favor, pero falló el relevo de los rojos ante unos Potros contestones.

El partido, que duró cuatro horas y ocho minutos, lo ganó Darío Veras (1-0), que laboró en dos episodios. Fue la segunda victoria de los Gigantes en entradas extras sobre los melenudos.

Los Tigres del Licey están decididos a mantenerse con vida. Ayer, su abridor estelar Ubaldo Jiménez le dio seis entradas de sobrada calidad y José Bautista disparó un jonrón solitario en el tercero para darle una ventaja 2-1, la cual mantuvieron hasta el final del encuentro.

El Licey ganó su segundo partido corrido, después de haber perdido cinco corridos y además empatan con los Toros (los dos con 4-6) en la tercera posición del Todos contra todos. El triunfo, al igual que el que obtuvieron ante los Leones, también fue con el corazón en la boca.

El jonrón de Bautista fue en el tercero ante Ruddy Lugo, quien más tarde salió en ese acto.

En el segundo, un toque largo de Anderson Hernández por primera sirvió para impulsar desde la antesala a Timoniel Pérez con la primera carrera de los azules. Ruddy Lugo, aun sin un gran comando en sus pitcheos, se las arregló para dominar a Emilio Bonifacio, con rodado por segunda y ponchó a Erick Aybar para cerrar la entrada.

Esta vez el relevo hizo su trabajo y aun cuando se vio amenazado desde el séptimo al noveno, siempre con corredores en posición anotadora, controló la situación.

En el noveno, Onelis Pérez retiró a Eddy Garabito (de short a primera) y a Alberto Rosario (elevado al jardín izquierdo), otra vez tuvo que ajustar, pues Ruddy Yan disparó sencillo al jardín izquierdo, se robó la intermedia, pero finalmente José Constanza falló con línea suave al shortstop.

La epidemia de las derrotas consecutivas ahora la tienen los Toros, que caen por tercera ocasión.

Los Tigres contaron con otra magistral actuación de su abridor Ubaldo Jiménez, el mejor lanzador de las Mayores y en consecuencia de esta semifinal.

En seis entradas le dieron cuatro indiscutibles, una carrera, un boleto y ponchó a siete, tres de ellos consecutivos, además de un sexto inning de tres ponches corridos, después de un indiscutible y robo de Pedro Ciriaco, que amaneraba con el empate del encuentro. El mayor perjudicado fue Yurendell Decaster, quien fue ponchado tres veces.

Además retiró en orden 1-2-3 en el primero, el cuarto y el quinto. Su entrada más débil fue el segundo cuando permitió el empate del encuentro ayudado por un pasajero descontrol, el cual permitió que Ricardo Nanita anotara desde tercera por lanzamiento descontrolado y Eddy Garabito llegara a la tercera.

Los tigres se meten en la pelea y siguen con vida

Tras bolear a Matt Pagnozzi entonces retiró con rodado al cuadro a Garabito, donde el intermedista Anderson Hernández recibió con su mano libre y retiró en la carrera a Ruddy Yan.

En el segundo, un toque largo de Anderson Hernández por primera sirvió para impulsar desde la antesala a Timoniel Pérez con la primera carrera de los azules. Ruddy Lugo, aun sin un gran comando en sus pitcheos, se las arregló para dominar a Emilio Bonifacio, con rodado por segunda y ponchó a Erick Aybar para cerrar la entrada.

Aun así, los Toros, si bien fueron amenazados constantemente por los azules, también presentaron una buena labor monticular, al recuperarse en momentos difíciles y también devolvieron el ataque a los Tigres, pero fracasaron en su intento de pisar el plato.

Los dos equipos lucharon animosamente por llevarse el partido para acercarse a posiciones cimeras y conocedores del valor del encuentro.

La magia presentada por Jiménez ante los primeros cinco bateadores (de 1-2-3 en el primero) le falló momentáneamente al abridor azul, en cuya corta trayectoria tenía todos los outs hechos por el cuadro, incluido tres por ponches.

Sin embargo Ricardo Nanita despachó sencillo al prado derecho y Eddy Garabito siguió con largo doble por el lado derecho. En lugar de un batazo fue el propio Jiménez quien ayudó a la primera carrera de los Toros con un lanzamiento que se enterró en el plato, se fue atrás y anotó Nanita para empatar el partido 1-1.

Aun así, una preciosa jugada en toque largo de Ruddy Yan salvó lo que pudo ser la vuelta de la ventaja, pero Anderson Hernández se lució a manos limpias y retiró al corredor en la inicial.

Un jonrón de José Bautista fue la respuesta azul en el inicio del tercero por el lado izquierdo comenzó a fabricar la salida de Lugo, quien retiró a Juan Miranda con línea a primera, boleó a Ronny Paulino y dominó con elevado a tercera a Timoniel Pérez, el cual fue su último bateador.

Jorge Julio entró en su lugar para enfrentar a Willy Mo Peña, que falló con rodado por el short.

Corredores en las bases

Independientemente del resultado del partido, los Tigres transformaron el encuentro en puaras amenazas, de hecho habían dejado en base a 11 corredores en circulación en las primeras seis entradas, de los que siete fueron en posición anotadora y excepto en el primero, el cuarto y el sexto, en los demás episodios fue con menos de dos outs.

La falta de bateo se evidenció especialmente en el sexto cuando tuvieron bases llenas, aunque con dos outs, pero Juan Miranda falló con línea fuerte y baja a primera, pero de frente, donde se lució el inicialista Yurendell Decaster.

En ese mal momento, Willy Mo Peña falló en par de ocasiones con corredores en posición anotadora, aunque con dos outs, primero en el tercero con corredores en segunda y luego en el quinto, cuando fue ponchado, ambas ocasiones ante Jorge Julio.

Los Toros también sufrieron una pesadilla parecida. Tras empatar en el segundo, Ruddy Yan falló con rodado a la intermedia, con corredores en las esquinas, para cerrar el acto. En el tercero, con un out, Manuel Mayerson y Yurendell Decaster fueron retirados con rodado a segunda y ponche, respectivamente.

En busca de lograr el empate, los Toros abrieron con indiscutible en el sexto, el séptimo y el octavo.

En el sexto, con dos outs y Pedro Ciriaco en la antesala, Víctor Mercedes fue dejado con el bate en las manos, lo que fue una entrada de tres ponches para Ubaldo Jiménez. Esa entrada la abrió Pedro Ciriaco, quien después de un out, tras ser ponchado Manuel Mayerson, se fue a robo y llegó a salvo hasta tercera, pero en su intento Yurendell Decaster fue ponchado.

Los Toros abrieron el séptimo con indiscutible de Ricardo Nanita contra el también zurdo Athaualpa Severino, quien falló en su labor. Eddy Garabito falló con elevado al jardín izquierdo, donde extrañamente el dirigente de los Toros, prefirió que él bateara libremente en lugar de (su tradicional juego corto) tocar a su designado.


Sobre esta noticia

Autor:
Informativo (43 noticias)
Visitas:
2077
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Personaje

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.