Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Cultura escriba una noticia?

Las vidas de María Cornejo: refugiada, diseñadora y activista anti-Trump

14/02/2017 09:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

De refugiada política a los 12 años durante la dictadura de Pinochet al mundo del punk y la moda en Londres, del éxito fulgurante en Japón a las pasarelas de Nueva York y al activismo político en la era Trump, la chilena María Cornejo parece tener mil vidas.

En tiempos turbulentos en los que el flamante presidente estadounidense, Donald Trump, intenta bloquear la entrada de refugiados de todo el mundo y de ciudadanos de varios países musulmanes a EEUU, la diseñadora chileno-neoyorquina, dueña de la marca Zero+María Cornejo, hace hincapié en la diversidad y en "las mujeres fuertes".

Cornejo eligió a modelos de 16 países para desfilar por las pasarelas de la Semana de la Moda de Nueva York. Las modelos llevaban vestidos femeninos e intensos en terciopelo rojo sangre y bronce, con un uso liberal del drapeado y grandes abrigos peludos y reversibles.

También aparecieron con vestidos negros "de seda acolchada de ambos lados que calzan como una armadura pero que tienen el peso de una pluma y son seductores al tacto", según las notas del desfile.

"Esta colección es para una mujer fuerte, que no tiene que vestirse como un hombre para serlo", dijo Cornejo a la AFP entre bambalinas, segundos después de terminar el desfile de su colección otoño/invierno 2017 en el barrio de Chelsea.

Cornejo es conocida por su estética geométrica, minimalista. Sus vestimentas sofisticadas, simples pero interesantes, son cómodas y van fácilmente del día a la noche con el cambio de accesorios o zapatos.

- Más diversidad -

Cornejo dice que le invade "una tristeza" tremenda cuando piensa en la decisión de Trump de bloquear la entrada a refugiados.

"Siempre pienso en la situación política a la hora de crear, es difícil ignorarla, la única manera en que podemos combatir esto es con la belleza, con la diversidad de las modelos y con el espíritu de generosidad", afirmó.

image

"Me gusta hablar ahora porque puedo usar mi voz y hay que usarla", aseguró Cornejo, que ha vestido a la ex primera dama Michelle Obama, a la artista Cindy Sherman o a la actriz Tilda Swinton, y dice sentirse "siempre" como "una activista" política.

Una voz que los millones de latinoamericanos indocumentados en EEUU, que Trump quiere deportar, no poseen.

Cornejo, de cincuenta y pocos años, participó en la gigantesca Marcha de las Mujeres de Washington DC el 21 de enero, al día siguiente de la investidura de Trump.

- El poder de la democracia -

"Soy una mujer que es una madre, una inmigrante, una refugiada política, una ciudadana estadounidense, una propietaria de un negocio pequeño, y una creyente del cambio climático", escribió Cornejo en una columna en la revista W, tras la marcha.

"Creo que ser activa socialmente es importante. Está arraigado en mí como refugiada política. Expresar libremente nuestras diferentes opiniones es parte de nuestros derechos como ciudadanos estadounidenses y es algo que no doy por sentado dada mi experiencia de vida", agregó.

Cornejo contó, en una larga entrevista en marzo en la publicación feminista online semanal Lenny Letter, que con sus padres y hermanos tuvo que dejar Chile en 24 horas, solo con la ropa que llevaba puesta.

Durante un año se refugiaron en Perú y durante medio año durmieron en una iglesia.

La llegada a Inglaterra también fue dura. Tuvieron que compartir casa con muchos otros refugiados durante varios meses en Londres, y luego terminaron en Manchester.

No hablaba inglés, y los niños muchas veces se metían con ella. "¡Jodida paqui!", le gritaban por la calle, pensando que era india o paquistaní.

Conoció el éxito muy joven, a los 20 años, en su primera colección con su socio John Richmond. Con Richmond-Cornejo llegaron a tener más de 20 tiendas en Japón.

image

Ambos trabajaban también en Italia, viajaban sin parar. Pero para Cornejo era demasiado, demasiado rápido. Era bulímica, tenía 21 años y no era feliz. La sociedad con Richmond finalmente acabó.

Años después, en 1998, dos años después de mudarse a Nueva York, y ya más tranquila y experimentada, abrió su primera tienda en el barrio de Nolita. La bautizó Zero. Después abrió otra mayor, con aires de galería de arte, en la famosa Melrose Place, en Los Ángeles.

Hace cinco años se convirtió en ciudadana estadounidense para poder votar.

Y en esta NYFW escogió transmitir un fuerte mensaje político, comenzando por el broche de la asociación Planned Parenthood que los invitados recibieron al comienzo del desfile.

Esta organización provee servicios de salud y planificación familiar gratis a mujeres en todo el país y depende de los fondos gubernamentales para sobrevivir. Pero los republicanos amenazan con dejar de financiarla.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Cultura (1944 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
2938
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.