Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Sociedad escriba una noticia?

Zika, "mosquitos del demonio" y sueños rotos de familias en Brasil

28/01/2016 12:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Mateus Lima tenía grandes sueños para su hijo pero se trizaron en el parto. La explicación más probable por ahora es que un mosquito infectó a su esposa en el embarazo y dañó la vida del niño de forma irreversible.

"Cuando nació fue como un bombazo. Yo tenía tantos sueños; quería que hiciera deportes, que jugara, que fuera sano y fuerte", recuerda ante la AFP sentado con su mujer Kleisse Marcelina en una sala del hospital Irmã Dulce en Salvador de Bahía, en el noreste de Brasil, la capital de uno de los estados más golpeados por la explosión de casos de bebés con microcefalia en el país.

Detectada por un perímetro cefálico de menos de 33 cm y un cerebro atrofiado, la malformación está asociada al contagio de mujeres embarazadas con el virus zika, transmitido por el mosquito aedes aegypti, cuyo brote irrumpió en 2015 sin aviso en este país sudamericano y en gran parte de Latinoamérica.

image

"Tuve zika en el quinto mes de embarazo. Fui al médico y me dijo que no había riesgo para mi bebé. Pero cuando nació, el 22 de noviembre, nos dijeron que tenía microcefalia y ahí supimos que nunca sería un niño normal", cuenta Kleisse, de 24 años, dos más que su marido.

Era su primer hijo juntos y Kleisse no paró de llorar tras el parto. "Hoy estoy más tranquila, pero sigo teniendo miedo por el futuro de mi hijo", confiesa. "¿Podrá caminar o hablar?", se pregunta.

El pequeño Pietro se mueve agitado en los brazos de su padre. Su cuerpo se nota más rígido y su cabeza más firme que en un niño con desarrollo normal del cerebro a la misma edad, una característica de bebés con microcefalia.

image

Los ventiladores de la sala apenas logran aplacar el aire ardiente del verano. Este hospital católico atiende gratuitamente a familias pobres y tal como los Lima Marcelina, hay otras con bebés ya diagnosticados con la malformación o que vienen por primera vez.

"Me enfermé de zika en el embarazo y me dijeron que no pasaría nada, pero al octavo mes detectaron microcefalia. Desde ese momento no dormí más", cuenta Ana Paula Santos, de 34 años, cargando en sus brazos a Flavia, de un mes y medio de vida, que también se mueve con inquietud.

- Del espanto a la acción -

El departamento de neuropediatría del hospital Irmã Dulce está agitado como cada miércoles desde noviembre, cuando se decidió dedicar ese día exclusivamente a casos de microcefalia ante el alza de las consultas.

La primera vez recibieron seis casos; dos semanas después 19 y para evitar un colapso abrieron una agenda y ya tienen lista de espera.

image

"Estamos en alerta, corriendo para buscar soluciones. Ya salimos de la fase de espanto, ahora estamos en acción", afirma a la AFP Janeusa Primo, jefa de neuropediatría en este hospital religioso.

"Este es un problema de salud pública mundial. El virus pudo entrar a Brasil por la Copa del Mundo y ya no está sólo acá. Incluso se debaten otras posibles formas de contagio además de la picadura del mosquito aedes aegypti, como la transmisión sexual", alerta.

Para evitar el contagio lo más seguro por ahora es evitar la picadura de este insecto que prolifera en los húmedos veranos tropicales y que también transmite otras dolencias como el dengue, fiebre amarilla o chicunguña.

En Brasil la alarma se disparó en octubre, cuando se detectó un brote de casos de microcefalia en el noreste. Desde entonces se han registrado 4.180 casos sospechosos de la malformación (270 ya confirmados), contra 147 bebés diagnosticados en todo 2014.

- Estimulación temprana -

Autoridades y científicos brasileños identificaron una posible relación entre la explosión de casos y el virus zika aunque no hay unanimidad en torno a esta hipótesis.

image

El cuadro viral del zika es más leve que el del dengue, con malestar, fiebre y a veces ronchas en la piel, pero la posible transmisión de mujeres embarazadas a sus hijos puede ser devastadora.

Dificultades en el habla, audición o vista; alteraciones motoras y cognitivas puede provocar la microcefalia según el área dañada del cerebro. La malformación es detectable a simple vista en los bebés, aunque éstos son sometidos a una serie de exámenes para un diagnóstico certero.

A partir de ahí -cuanto antes mejor- se recomienda el proceso de estimulación para las áreas no comprometidas.

Mientras, se recolecta información sobre el embarazo, contagio de zika u otras enfermedades en la madre y en qué momento. Incluso, si fueron sus parejas las que se infectaron.

"Si hubiese sabido me habría cuidado más, habría usado repelente. Toda la vida nos han picado los zancudos, pero sólo ahora pasa todo esto", se queja Kleisse.

"¡Mosquito del demonio!", exclama su marido.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Sociedad (16576 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
4358
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.